sin comentarios

Actividad cerebral 10 minutos después de la muerte

Unos médicos canadienses se han enfrentado con un caso muy extraño. Cuando los aparatos de soporte de vida de un paciente terminal se desactivaron, aparecieron síntomas de actividad cerebral persistente incluso después de ser declarado clínicamente muerto.

Durante más de diez minutos los médicos confirmaron la muerte con varias observaciones, incluyendo la ausencia de pulso y pupilas no sensibles. Aun así, el paciente tenía las mismas ondas cerebrales del sueño.

“En el paciente, las ondas delta persistieron después de que el ritmo cardíaco y la presión arterial se hubieran detenido”, informaron los médicos de la University of Western Ontario.

El estudio mostró que los genes estaban aún más activos después de la muerte del organismo.

Examen actividad cerebral del paciente desconectado de las máquinas de soporte vital

Examen actividad cerebral del paciente desconectado de las máquinas de soporte vital

También descubrieron que la muerte puede ser una experiencia única para cada individuo. Otros tres pacientes terminales que también tuvieron los aparatos apagados en el mismo hospital fueron chequeados, y los médicos observaron que sus actividades cerebrales eran diferentes entre sí, tanto antes como después de la muerte clínica.

“En este grupo había una diferencia significativa en la amplitud de la eletroencefalografia entre 30 minutos antes y 5 minutos después de la presión arterial”, explican los médicos.

Dicen que aún es muy temprano para afirmar lo que esto significa para analizar la experiencia post-mortem. En ausencia de cualquier explicación biológica sobre el que hizo el cerebro continuar su actividad durante tanto tiempo después del fin de los latidos del corazón, los investigadores sopesaron la opción de que la observación no hubiera sido correcta, pero los equipos utilizados no presentan el defecto o la señal de funcionamiento incorrecto.

Presentamos los exámenes de los cuatro pacientes a continuación, donde se muestra el momento de la muerte en 0, justo el instante en el que corazón dejó de latir unos minutos después de los aparatos se hayan desconectado.

El color amarillo muestra actividad cerebral durante algunos minutos antes de que el corazón dejara de latir en los pacientes 1, 2 y 3. En el paciente, 4, sin embargo, la actividad cerebral continúa durante 10 minutos y 38 segundos después de la muerte clínica. Las observaciones han sido publicadas en la revista The Canadian Journal of Neurological Sciences.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.