Rusos entrenan macacos para viajar a Marte

Carrera Espacial 2.0
Los monos han ayudado a abrir el camino para que el hombre pudiera llegar a la Luna. Ahora, los científicos rusos piensan que serán fundamentales para obtener más detalles de cómo establecer una colonia humana en Marte. Expertos de la Academia Rusa de las Ciencias están entrenando cuatro monos rhesus, para viajar por el espacio, y aterrizar en el planeta rojo. Esta formación, que incluye el uso de un joystick (control) y la solución de rompecabezas, debe hacerlos capaces de llevar a cabo una misión dentro de los próximos dos años.

De hecho esta es una noticia muy triste, a pesar de todo dilema ético involucrado en el asunto. Esto porque no es la primera vez que el envío de animales al espacio sucede. Inicialmente, pensé sólo en divulgar esta noticia, pero esta noticia se divide en cuatro partes, porque también voy a comentar los primeros primates que fueron al espacio, el programa espacial soviético Bion y cuál fue el destino de la perra Laika, que se hizo famosa a finales de la década de los 50.

Sinceramente esta noticia no es una novedad, pero nunca ha sido tratada aquí en Oculto.eu como se merece, así que me decidí a hacer esta especie de mini especial para comentar esta nueva noticia que está circulando en los medios de comunicación internacional. De la misma forma mencionaré los casos anteriores, hasta llegar a la perra Laika, que es un episodio muy triste para ser contado y espero tener aliento para conseguir escribir sobre ella. Bueno, continuemos.

Para proyectos científicos como estos, los monos son criados en lugares especiales, donde sólo los más inteligentes son seleccionados para participar en la investigación. Los científicos explicaron que los cuatro monos rhesus de este último estudio, han sido elegidos por sus habilidades cognitivas y debido a que tienen una capacidad de aprendizaje rápido.

Carrera Espacial 2.0

Cuando los monos completan una tarea con éxito, son recompensados con un pequeño sorbo de zumo

Todos los días un equipo liderado por Inessa Kozlovskaya, entrena a los monos para manejar y controlar un joystick y alcanzar un objetivo destacado con la ayuda de un cursor (indicador utilizado para mostrar la posición en un monitor de vídeo).

Cuando se completa la tarea con éxito, ellos son recompensados con un pequeño sorbo de zumo. Una vez que hayan dominado esta tarea, los monos serán capacitados para resolver cálculos matemáticos simples y rompecabezas.
Carrera Espacial 2.0

Los científicos explicaron que los cuatro monos rhesus de este último estudio fueron escogidos por sus habilidades cognitivas y sus habilidades de aprendizaje rápido

Al final de sus entrenamientos, los macacos deben ser capaces de completar una programación diaria de tareas por cuenta propia. Los científicos esperan que este objetivo sea alcanzado hasta 2017, siendo que la Dra. Kozlovskaya, dijo que el objetivo principal es enseñar a los monos a que realicen una determinada cantidad de tareas que ellos sean capaces de recordar. Mira el vídeo a continuación:

“Lo que estamos tratando de hacer es hacerlos tan inteligentes como sea posible. para que podamos utilizarlos para explorar el espacio más allá de nuestra propia órbita”, dijo la Dra. Kozlovskaya.

El equipo tiene la intención de ir más allá, porque también está a la espera de que los monos astronautas sean capaces de formar a otros monos y de integrarlos en el equipo. Los monos, normalmente, tienen una expectativa de vida de unos 25 años, por lo que se espera que se tenga el tiempo suficiente para prepararlos adecuadamente para que puedan sobrevivir al viaje de seis meses a Marte, añadió el equipo.

Sin embargo, muchos de los periódicos internacionales están comparando la iniciativa rusa con la antigua carrera espacial, una especie de nueva Guerra Fría, y que según las opiniones expresadas en dichos periódicos podría llevar a una crisis sin precedentes.

Los primeros primates en ser enviados al espacio

El primer primate a ir al espacio fue “Albert I”, en junio de 1948, en el cohete militar V2 de los Estados Unidos. La misión fue un fracaso, pues se atragantó y murió durante el vuelo, que alcanzó sólo entre 48 y 63 km. de altitud

Carrera Espacial 2.0

Albert II siendo preparado para su segundo vuelo histórico

Un año después, el 14 de junio de 1949, Albert II fue enviado al espacio y alcanzó una altitud de 134km. Esta vez el cohete pudo regresar a la Tierra, pero Albert II murió en el impacto después de un error el en paracaídas. Albert III murió a 10,7 km de altitud debido a la explosión del cohete V2 el 16 de septiembre de 1949.

El 8 de diciembre de ese mismo año, Albert IV fue enviado al espacio con cables unidos a su cuerpo, y que estaban conectados en equipos que monitorizaban sus signos vitales. Él no sufrió ninguna complicación mientras estaba en el espacio, pero así como Albert II, murió debido al impacto durante el retorno de su cohete, de nuevo por un error en el paracaídas.

El 18 de abril de 1951, un mono, posiblemente llamado Albert V, murió debido a un error en paracaídas.

El 20 de septiembre de 1951, un mono llamado Yorick, también conocido como Albert VI, junto con 11 ratones de laboratorio, se convirtieron en los primeros animales en sobrevivir a un vuelo de un cohete. Sin embargo, en Yorick murió 2 horas después del aterrizaje. Dos de los ratones murieron después del período de recuperación. Se creía que todas las muertes estaban relacionadas con el sobrecalentamiento en la cápsula sellada, que se expuso al sol abrasador de Nuevo México, mientras esperaban a que la cápsula fuera abierta. Sin embargo, llegó sólo a una altitud de 70km, por debajo de la definición de vuelo espacial.

Muchos monos de varias especies fueron enviados al espacio por los Estados Unidos en la década de 1950 y 1960. Fueron implantados sensores en los monos para monitorizar sus signos vitales, y muchos estaban bajo anestesia durante el lanzamiento. La tasa de muerte entre los monos, en esta fase, era muy elevada: alrededor de dos tercios de los monos murieron en el curso de las misiones o inmediatamente después del aterrizaje.

El 31 de enero de 1961, un chimpancé llamado Ham (también llamado Sam) participó en el Proyecto Mercury, en una misión llamada MR-2. El cohete despegó de Cabo Cañaveral, en Florida, en vuelo suborbital. Ham tuvo sus signos vitales, así como su rendimiento durante la realización de tareas siendo monitorizados constantemente utilizando las computadoras en Tierra.

Carrera Espacial 2.0

El chimpancé Ham, que el 31 de enero de 1961, participó en el Proyecto Mercury, en una misión llamada MR-2. Él tenía sus signos vitales, así como su rendimiento durante la realización de tareas siendo monitoreados constantemente utilizando los ordenadores de la Tierra.

La cápsula sufrió una pérdida parcial de la presión durante el vuelo, pero el traje espacial de Ham impidió que él padeciera cualquier tipo de daño. El rendimiento de Ham al empujar una simple palanca fue sólo una fracción de segundo más lenta de lo que él hacía en la Tierra, demostrando que las actividades podrían ser llevadas a cabo sin mayores problemas en el espacio.

La cápsula de Ham se estrelló en el Océano Atlántico y fue recuperado por un buque de rescate más tarde ese día, pero esta vez, afortunadamente sobrevivió, teniendo sólo la nariz rota. Su vuelo duró alrededor de 16 minutos y 39 segundos.

Ham fue enviado para el Parque Zoológico Nacional en Washington DC, en abril de 1963, donde vivió 17 años y fue visitado por más de 50 millones de personas. En 1980, debido a las quejas de los activistas que se preocupaban por el hecho de que el chimpancé estaba sufriendo por estar en solitario en su recinto, Ham fue trasladado a un zoológico en Carolina del Norte, donde se convirtió en parte de una colonia social de los chimpancés. Ham pesaba 80 kilos y estaba con la barba casi blanca, pero aún así hizo amigos y todavía encontró otra chimpancé, que se convirtió en su pareja. La relación no duró mucho, pues Ham falleció el 17 de enero de 1983.

El proyecto soviético de enviar macacos al espacio comenzó en la década de los 80

No es de hoy que los rusos entrenen monos para enviarlos al espacio. Un programa espacial soviético llamado Bion, llevado a cabo en las décadas de 1980 y 1990, realizaba pruebas utilizando solamente monos rhesus.

Abrek y Bion fueron los primeros monos soviéticos en ser enviados al espacio el 14 de diciembre de 1983. Después de un largo viaje desembarcaron en Kazajstán, el 20 de diciembre del mismo año. Dos años después, en 1985, los monos Verny y Gordy pasaron unos siete días en el espacio (entre 10 de julio y el 17 de julio de 1985).

Carrera Espacial 2.0

Dryoma e Yerosha pasaron dos semanas en órbita alrededor de la Tierra en 1987

En 1987, los monos Dryoma y Yerosha pasaron dos semanas en órbita. Después de volver del espacio, Dryoma fue presentado al líder cubano de la época, Fidel Castro. Aún hubo más de tres vuelos espaciales de dos semanas en 1989, 1992 y 1996-1997. A continuación, el proyecto fue cerrado, porque Rusia no tenía suficiente dinero para el programa, y vamos a explicar por qué.

Lapik y Multik, que participaron en la misión Bion 11, fueron los últimos monos en ser enviados al espacio, antes de que Irán enviara otro en el año 2013. Multik murió después de una inhalación de vómito, mientras estaba anestesiado durante una biopsia realizada por los Estados Unidos con el fin de obtener algunas muestras de sangre y tejidos. Lapik casi murió durante un procedimiento idéntico a este.

Eso no era una buena señal y molestaba a los planes estadounidenses, que han decidido cancelar el apoyo financiero, que en este caso era dado a Rusia, tras la caída del régimen soviético. La continuidad del programa se vio seriamente comprometida, y posteriormente fue cerrado. Ahora, los experimentos son llevados a cabo en la Tierra, en condiciones que simulan la ausencia de gravedad.

En una noticia publicada en abril de 2008 por la BBC, se dice que los monos serían los primeros en experimentar la radiación, lo que representaba un gran riesgo para los cosmonautas rusos, que tenían el objetivo de pisar el suelo del planeta rojo. Señalaba, además, que el Instituto de Primatologia Médica de Sochi, en Vesyoloye, cerca del Mar Negro, tenía una “historia orgullosa” de su participación en el programa espacial soviético/ruso.

“A las personas y monos tienen una sensibilidad casi idéntica a pequeñas y grandes dosis de radiación”, explicó Boris Lapin, director del instituto de la época. “Por eso, es mejor probar en monos, pero no en perros u otros animales”, agregó.

Carrera Espacial 2.0

El macaco de nombre Krosh, que fue enviado al espacio por Rusia, en el año 1992

El instituto iba a seleccionar monos que pudieran, eventualmente, viajar hasta Marte antes que los seres humanos. Después de dos años de experimentos, los 40 monos más propicios de llevar a cabo tal misión, serían enviados al Instituto de Problemas Biomédicos de Moscú, donde los científicos estudian medicina aeroespacial. Además de los efectos de la radiación, los científicos querían comprobar como los monos estaban en las condiciones de ingravidez prolongada, aislamiento y una dieta especial de jugos y alimentos en forma de puré.

Hoy en día, Rusia es uno de los pocos países donde los experimentos con primates se llevan a cabo.

“La humanidad sacrifica más de 100 millones de animales por año en nombre de la salud y la belleza. Es hora de pensar en una alternativa para los experimentos con animales”, dijo Andrei Zbarsky, que al menos en aquella época, pertenecía a un grupo internacional de conservación de la naturaleza, WWF.

“Estoy seguro de que los científicos van a repetir la historia de Laika, el primer perro en el espacio”, agregó.

Boris Lapin admitió en su momento, que el instituto ha recibido algunas objeciones de sus colegas europeos preocupados por los experimentos que involucran animales.

Por cierto, hace algunos años, la propia Agencia Espacial Europea (ESA) se mostró en contra de los experimentos con primates, diciendo que no consideraría los resultados del estudio ruso como parte del proyecto, que tiene como objetivo la futura colonización del planeta rojo.

“Seguro que yo siento pena por los monos. Ellos pueden morir, pero las experiencias son necesarias para preservar la vida de los astronautas, que van a viajar a Marte en el futuro”, dijo Anaida Shaginyan, uno de los investigadores del Instituto de Primatologia Médica de Sochi.

Carrera Espacial

El macaco Lapik tras volver de un viaje de dos semanas al espacio, en 1997.

En otra noticia publicada en 2009, por el diario británico Telegraph, se apuntaba a que Rusia continuaba con sus planes de enviar macacos a Marte.

“Tenemos planes para volver al espacio”, dijo Zurab Mikvabia, que al menos en la época era director del Instituto de Terapia y Patología Experimental, en Georgia, y que proporcionó a los monos para el programa espacial de la unión soviética en la década de 1980.

“En el inicio del programa espacial, pensábamos enviar astronautas a Marte. Sin embargo, considerando la duración del vuelo a Marte, y los rayos cósmicos para los que no tenemos la protección adecuada, debido a un viaje tan largo, las discusiones se han centrado recientemente sobre el envío de un mono en lugar de una persona”, agregó.

En fin, a lo largo del tiempo vemos varias noticias publicadas sobre esta intención de los rusos, y ahora tenemos un video publicado por el Daily Mail, que acaba con cualquier duda de como las pruebas están siendo realizadas. De cualquier manera, muchos animales ya han sido enviados al espacio. Entre ellos me gustaría destacar un animal, la perra soviética Laika. También me gustaría destacar que el texto que viene a continuación es algo que si te gustan los animales, difícilmente no te va a emocionar. Si quieres puedes omitir esta parte, y desde ya agradezco tu lectura hasta este punto.

La historia de Laika, un experimento que nunca debe repetirse

El 3 de noviembre de 1957, una perrita llamada Laika fue el primer animal en orbitar la Tierra. Fue enviada al espacio en el Sputnik 2 (haz click aqui para ver la nave espacial, el compartimento inferior fue donde estaba la perra), una nave de una misión, que reforzó la enorme ventaja que el programa espacial soviético tenía sobre los americanos en los primeros años de la carrera espacial. Su viaje histórico se convirtió en un hito importante para la exploración espacial, y se ha convertido en el símbolo internacional del triunfo sobre las probabilidades imposibles.

Sin embargo, hay un lado muy oscuro en relación a esta imagen heroica, que muchos aún desconocen sobre el más famoso de los héroes caninos. Pocas horas después de que viajara audazmente donde ningún perro se había ido antes, Laika, pasó a la historia por segunda vez, convirtiéndose en el primer animal en morir en órbita

Carrera Espacial 2.0

La perra Laika, nacida en 1954, se convirtió en el primer animal en orbitar la Tierra

Durante décadas, los oficiales soviéticos ha mentido sobre el momento, la causa y la forma como Laika murió, alegando que ella murió sin sentir ningún dolor, algunos días después de su lanzamiento. Algunos incluso afirmaron que había sobrevivido durante una semana entera. Sin embargo, en 2002, Dimitri Malashenkov, que participó en la misión Sputnik 2, puso la luz de la verdad a medio siglo de rumores, admitiendo que Laika murió durante la cuarta vuelta alrededor de la Tierra, aproximadamente de cinco a siete horas después del lanzamiento.

Los soviéticos pueden tener una ventaja sobre los americanos, pero no significaba que su nave estaba completamente lista. El Sputnik 2 fue lanzado a toda prisa, en menos de un mes después de que pusieran en órbita el Sputnik 1, y Laika nunca fue destinada a sobrevivir a este viaje. El plan era sacrificarla a ella con comida de perro envenenada después de varios días de pruebas, pero en vez de eso, una avería en el sistema de control de temperatura resultó en su muerte por estrés y sobrecalentamiento.

A lo largo de todo esto, Laika estaba absolutamente aterrorizada. Su corazón latía con fuerza tres veces más rápido que su ritmo normal, durante la fase de lanzamiento. Sin tener como consolarla, así como ellos lo hicieron en pruebas en la centrífuga, se llevó mucho más tiempo que el habitual para calmarse. El estrés del lanzamiento había terminado, y por un error grotesco, Laika fue expuesta al calor y la humedad, muy por encima de los 40ºC, que la mató lentamente.

Carrera Espacial 2.0

Laika en su compartimento dentro del Sputnik 2

Es insoportable imaginar esta pobre perra, de sólo 3 años de vida, que encontraron abandonada y perdida en las calles de Moscú, morir sola y asustada en el espacio exterior. Pensar en el hecho de que ella confiaba en sus guardianes, que quedaron completamente ajenos a sus planes finales para ella. Vladimir Yazdovsky, uno de los científicos de la misión, por ejemplo, la llevó a casa para jugar con sus hijos antes del lanzamiento. “Laika era tranquila y encantadora, yo quería hacer algo bueno para ella. Ella tenía tan poco tiempo para vivir”, dijo Yazdovsky en su libro sobre la medicina espacial soviética.

Para las personas que apoyan los derechos de los animales, así como la agresiva explotación del espacio, Laika representa una fuerte crisis de conciencia. Por más que ella represente un cartel de “chica adorable” debido a los logros en el inicio de la era espacial, también es un profundo símbolo del debate ético sobre la experimentación en animales en pro del avance científico.

Carrera Espacial 2.0

Sello ruso lanzado en 1959 en homenaje a Laika

Sí, Laika se ha ganado un lugar envidiable en la historia del espacio. Porque, mientras que los cosmonautas rusos y los astronautas estadounidenses podían evaluar si se colocarían o no sus vidas en riesgo, Laika no tenía la capacidad de hacer lo mismo. Ella murió sin saber dónde estaba, por qué ella no sentía el peso de su propio cuerpo o si ella volvería a casa de nuevo. Su caja de 4 metros de altura permaneció 162 días en el espacio, dando 2.570 vueltas en la Tierra, para quemarse en la atmósfera el 4 de abril de 1958.

Los 36 perros soviéticos enviados al espacio, antes de que Yuri Gagarin se convirtiera en el primer ser humano en orbitar la Tierra, eran perros callejeros, elegidos por sus vidas en la pobreza de las calles. Otros perros habrían ido al “espacio” antes de Laika, pero sólo en los lanzamientos sub-orbitales.

Carrera Espacial 2.0

Monumento erguido en homenaje a Laika, inaugurado el 11 de abril de 2008 en frente de una instalación militar en Moscú

La historia de Laika fue conocida de inmediato, y su muerte provocó un debate global sobre los derechos de los animales. Muchos han argumentado que el miedo y el dolor que ella sufrió nunca podrían ser redimidos por su contribución sustancial para el vuelo espacial por parte de los seres humanos.

En 1998, incluso Oleg Georgievich Gazenko, que trabajó en estrecha colaboración con Laika durante su formación, admitió que se arrepintió de enviarla a la muerte.

“Cuanto más tiempo pasa, más me culpo de esto”, dijo Oleg, en una conferencia en Moscú, a finales de los años 90. “Nosotros no hemos aprendido tanto con esta misión como para justificar la muerte de Laika”, agregó.

Los perros son los campeones indiscutibles en lealtad y amor, y siempre será doloroso aceptar que la confianza ciega de Laika en sus guardianes fue traicionada.

Al mismo tiempo, llegar a la Luna es el logro más espectacular en la historia de la humanidad, y que probablemente no se habría logrado sin sacrificar las vidas de decenas de animales, así como de algunos de los astronautas “humanos”. El hecho es que un perro humilde de la calle, sigue siendo el símbolo de esa lucha, lo que al mismo tiempo es conmovedor y reconfortante.

Laika nunca va a volver a casa. Sin embargo, los sueños, ideas y controversias que ella inspiró, siempre van a quedar en la memoria de la humanidad. Un hecho para ser recordado, un hecho para que nunca más se repita, independiente de cual sea el animal.

Fuentes consultadas:
http://motherboard.vice.com/read/why-we-still-want-laika-the-space-dog-to-come-home
http://www.nbcnews.com/id/24069819/#.VFeyQPTF9qY
http://news.bbc.co.uk/2/hi/europe/7341211.stm
http://time.com/3546215/laika-1957/
http://www.telegraph.co.uk/news/science/space/6864142/Monkey-to-be-sent-to-Mars.html
http://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-3291456/Monkeys-heading-MARS-Russian-scientists-training-macaques-solve-puzzles-travel-space-2017.html
https://en.wikipedia.org/wiki/Monkeys_and_apes_in_space

Un comentario

  1. hanniballyorks

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies