sin comentarios

¿Cómo fue la masacre de Carandiru?

La masacre de Carandiru tuvo repercusión fuera de Brasil debido a la cantidad de muertos y también a la forma como los presos fueron abordados por la policía.

Fue una respuesta policial a una rebelión, que causó la muerte de 111 presos del Centro de Detención de Carandiru, en Sao Paulo, en octubre de 1992. La masacre de Carandiru tuvo repercusión fuera de Brasil debido a la cantidad de muertos y también a la forma como los presos fueron abordados por la policía. 120 policías militares fueron acusados.

En 2001, el comandante de la operación, el coronel Ubiratan Guimarães, fue condenado a 632 años de prisión por 102 de 111 muertes. Él recurrió la sentencia y el Órgano Especial del tribunal de justicia lo absolvió del delito en 2006, el mismo año en que Ubiratan murió. En ese espacio de tiempo en que corría el trámite del recurso de apelación, fue elegido diputado por Sao Paolo en el año 2002

Otros 74 policías militares involucrados en la masacre de Carandiru fueron condenados en diversos juicios realizados entre 2013 y 2014. Las penas varían entre 48 y 624 años de prisión, pero nadie fue a la cárcel, ya que todos apelaron la decisión. En septiembre de 2016, el Tribunal de Justicia de SP anuló los juicios de todos los 74 policía y la Fiscalía anunció que entraría con recursos para mantener las condenas.

La Casa de Detención fue inaugurada en 1956, por el gobernador Jânio Quadros. Inicialmente, el proyecto preveía albergar a 3.250 detenidos, pero, con el pasar de los años, su máxima capacidad fue ampliada a 6,3 mil. En 1975, la prisión dejó de albergar sólo presos a la espera de juicio y, a principios de los años 90, la población llegó a ser de 8 mil detenidos. Carandiru dejó de funcionar en el año 2002. Actualmente, la zona alberga el Parque de la Juventud, con áreas deportivas, parque, escuelas técnicas y una biblioteca.

Cómo fue la rebelión en Carandiru

carandiru

1. Por la mañana, dos personas comenzaron a pelear en un partido de fútbol en la cancha interna del pabellón 9. Cuando Antonio Luis do Nacimento (Barba) y Luis Tavares de Azevedo (Conejo) comienzan a atracar, algunos grupos aprovecharon la confusión para arreglar cuentas antiguas, iniciando la rebelión

carandiru2

2. A las 14 horas, los guardias abandonaron los puestos y transfirieron algunos heridos para el pabellón 4. Los detenidos lanzaron basura por las ventanas y prendieron fuego a colchones y otros objetos. Con la situación fuera de control, el director de la cárcel pidió apoyo a la Policía Militar.

carandiru3

3. Cerca de 300 oficiales llegaron al centro de detención. De acuerdo con la dirección del Carandiru y el comando de la policía militar, hubo un intento de negociación, ignorada por los presos. Ex-detenidos, por otro lado, afirmaron que los presos se rindieron antes de que la policía entrara. El número de 300 agentes de policía es de la Fiscalía, en la versión del coronel Ubiratan, sólo 86 hombres irrumpieron en el pabellón

carandiru6

4. La policía irrumpió en el pabellón a las 16:30 horas. Alrededor de 90 hombres rompieron las barricadas construidas por los detenidos y, en pocos minutos, controlaron la planta baja del pabellón. El coronel Ubiratan Guimarães, comandante de la operación, fue herido y retirado de la acción, pasando por el comando el capitán de Wilton Brandão.

carandiru5

5. En el primer piso, los policías se dieron de bruces con más barricadas y un preso muerto colgado boca abajo. De acuerdo con la experiencia, la agresividad policial se incrementó y cerca de 30 prisioneros murieron fuera de las celdas en este suelo. Del tercer piso en adelante, no había indicios de conflicto

6. En la versión oficial, se produjo una emboscada de los detenidos, equipados con armas de fuego, agujas y cuchillos con sangre contaminada y bolsas de plástico con heces y orina. La policía respondía con disparos de fusiles y ametralladoras, y el 60% de las víctimas fueron asesinadas entre el primer y el segundo piso. Alrededor de un 70% de los disparos certeros de los policías alcanzaron el pecho o la cabeza de los presos

carandiru7

7. La rendición se produjo a las 17 horas. Muchos supervivientes se escondieron entre los cuerpos en el suelo. Los detenidos fueron sacados de las celdas, desnudos y descalzos, y ayudaron a la policía militar en la transferencia de los cadáveres para el primer piso. Muchos de los heridos acabaron muriendo en este momento

carandiru8

8. Los detenidos fueron remitidos a la calle, donde la policía hizo la revista y la cuenta. Ocho heridos fueron llevados a un puesto de socorro en la zona, pero llegaron muertos. Fueron 103 reos muertos por disparos y 130 heridos. Entre la policía militar hubo 23 heridos. “Si nuestra intención era matar, habrían muerto mucho más que 111”, dijo el coronel Ubiratan a la prensa en la época.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.