sin comentarios

El Apolo 8 y el enigma del calamar espacial

El Apolo 8 tomó muchas fotografías durante la misión, pero en ese momento no existían las cámaras digitales. No podían ver las imágenes hasta que regresaron a la Tierra y las revelaron. En esa ocasión, sucedió algo inexplicable.

Diciembre de 1968. En plena carrera espacial, la misión Apolo 8 tiene la tarea de llegar a la Luna y tomar fotografías eb alta resolución de los posibles lugares de aterrizaje.

La misión fue un éxito. La NASA tiene ahora la certeza de ser capaz de enviar a un hombre en la Luna antes que la Unión Soviética.

Pero cuando la agencia espacial revela la película de la misión Apollo 8, surge algo extraño [Imágenes disponibles en history.nasa.gov].

“El Apolo 8 tomó muchas fotografías durante la misión,” dice Chris Orwoll, histórico vuelo aeroespacial, “pero en ese momento no existían las cámaras digitales. No podían ver las imágenes hasta que regresaron a la Tierra y las revelaron. En esa ocasión, sucedió algo inexplicable.”

http://history.nasa.gov/ap08fj/photos/13-e/hr/as08-13-2380hr.jpg

http://history.nasa.gov/ap08fj/photos/13-e/hr/as08-13-2380hr.jpg

http://history.nasa.gov/ap08fj/photos/13-e/med/as08-13-2382.jpg

http://history.nasa.gov/ap08fj/photos/13-e/med/as08-13-2382.jpg

Las imágenes parecían estar tomadas de un viejo episodio de Star Trek. Parecía que había con largos tentáculos, como un calamar que flota en el espacio.

La extraña imagen fue carganda con el nombre de “calamar” espacial (space squid). La pregunta que siguió fue bastante obvia: ¿hay criaturas capaces de vivir en el espacio profundo sin oxígeno?

Vitalii Iosifovich Goldanskii, un profesor en el instituto de química física Nikolay Nikolaevich Semenov, y miembro de la Academia de Ciencias de Rusia, en un artículo publicado en 1997 en Pure and Applied Chemistry, argumentó la posibilidad de que cantidades apreciables de materiales prebióticos podrían acumularse en las regiones que rodean a las nebulosas, o nubes gigantes de gas que cuelgan en el universo.

Con el paso del tiempo, este material, por las mismas leyes que han permitido el nacimiento de la vida en nuestro planeta, podría agregarse y convertirse en una cierta forma de vida, adaptándose a las condiciones de vida tan extremas como las de el universo. Estos organismos son llamados “zeroids”.

Pero el astrobiologo Chris McKay tiene la sospecha de que el calamar del espacio no es un organismo vivo: “mi idea es que es un vehículo espacial alienígena, con una tecnología mucho más sofisticada que la nuestra, diseñado para sobrevivir en el espacio usando sólo de la “energía”.

Si el calamar era una nave espacial, los tentáculos podría servir como un extraño sistema de propulsión que libera una tela de energía detrás del vehículo.

“¿Qué podrían utilizar los extraterrestres para viajar a las estrellas?”, le preguntan a McKay. “Un par de posibilidades hay: un cohete propulsado por energía nuclear de fusión, o haces de electrones”.

¿Es posible que el Apolo 8 fotografiara las huellas dejadas por algunos de esos impulsos de electrones?

Mas informacion sobre este tema

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies