sin comentarios

El monje negro

La Tradición nos habla de los conjuros y de los rituales que algunos Brujos y Hechiceros del Mal han practicado y practican. Quizás muchas veces se ha exagerado e incluso se ha desvirtuado, pero lo que si es cierto es que no todo es mentira. Uno de los ejemplos lo tenemos en un grimorio y un escrito realizado por el monje negro.

Cuando he estado preparando material para esta sección de la web, he encontrado un relato que nos puede ilustrar sobre las artes negras y sobre cosas que se han escrito, el que se crea o no, insisto, es ya diferente.

El grimorio del que hablo se llama “El Libro de San Cipriano” y empieza así:

Hechizos. El monje negro

Hechizos. El monje negro

AL MUNDO ENTERO

“Yo, Jonas Sulfurino, monje del Monasterio de Brooken, declaro solemnemente, postrado de rodillas ante el firmamento estrellado, que he mantenido tratos con todos los espíritus superiores de la corte infernal. Ellos me han mostrado este libro, escrito en pergamino inmaculado con caracteres hebreos.

Cuando entre en el Monasterio pedí ir a cuidarme de la biblioteca, me aislé por completo y pase los años en los mas profundos y misteriosos estudios. Allí habían innumerables volúmenes que trataban de las artes mágicas. La simple lectura de algunos de ellos me convenció de que allí se encontraba lo que buscaba.

Partiendo de la idea de los espíritus buenos y malos, que de verdad existen, ya que al mismísimo Hijo de Dios se le apareció el diablo antes de su muerte para tentarlo, y la misma Iglesia y religión les da poder para tentarnos, en una noche de invierno que reinaba una terrible tormenta me dirigí a lo alto de una montaña cercana, cuando todo el mundo dormía en el Monasterio.

El huracán se estrellaba contra mi cuerpo, los relámpagos cruzaban incesantemente sobre mi cabeza y el vendaval retorcía furiosamente mi habito monacal. Y conjuré al diablo y este se me apareció.

Le pedí relaciones, para poseer los misterios de la vida y de la muerte, y el me los concedió, volví a mi celda y a partir de entonces cuando lo invoqué se me apareció. El, en fin, me ha revelado el libro que lego a la posteridad, como la llave de oro que abre y descifra los supremos arcanos de la vida y de la naturaleza, completamente ignorados por los seres incrédulos o vulgares. Vale.

Monasterio de Brooken. Año de Gracia 1001
Jonas Sulfurino

Texto extraído de Subrujeria.com

Mas informacion sobre este tema

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies