sin comentarios

La magia y sus principios

A toda acción corresponde una reacción, esto es una ley física, sin embargo en la magia también igual. La magia por sí sola no hace que las cosas sucedan, ella lo que hace es poner todo en movimiento. Funciona como una fuerza de arranque para el movimiento de las energías en la dirección necesaria para que se cumpla nuestro propósito. Si creías que una fuerza misteriosa haría todo por ti, estás muy equivocado. Esta al igual que todo, su uso provoca una reacción, a veces puede favorecernos (mayormente) pero hay veces que no es así. Un mal uso de esta y terminará afectándonos a nosotros o a los nuestro, puede incluso invertir el objetivo que queremos lograr y perjudicarnos.

Todos los hechizos ayudan con las reacciones que necesitamos para cumplir nuestro propósito, la magia y sus usos, ya sea amarre de amor u otro ejemplo de conjuro, lo único que hace es abrir la puerta de las oportunidades.  Por lo que para cumplir con éxito tus objetivos debes saber cómo sacar provecho a esta puerta que se te ha abierto ahora.

¿Qué se puede hacer con Magia?

Los conocedores separan la magia en dos tipos, para algunos practicantes estas son denominadas como teúrgia y taumaturgia. La primera es una palabra elegante para definir a la magia usada para mejorar la compresión religiosa y espiritual, que facilitan tu entendimiento para conocer claramente quien eres, o conseguir el éxito en objetivos terapéuticos, algunos ejemplos de esto es hacer magia para superar adicción a drogas o alcohol, aumentar la autoestima que se tiene, o la relación con Dios y como se mantiene.  Mientras que Taumaturgia, palabra elegante para definir  la práctica de la magia para  conseguir o lograr ciertas metas claras, un ejemplo es mudarse a apartamento nuevo, cuidar de los peligros a una relación, entre otros.

Magia ceremonial

Magia ceremonial

Llevándolo a la práctica estos dos conceptos no están tan separados como se cree. Un ejemplo de esto podría ser un trabajo que ayuda a superar la adicción, puede aumentar las oportunidades de tener una relación sana con las demás personas. Al igual que realizar un hechizo para aumentar tu autoestima puede ayudarte a que consigas oportunidades laborales mucho mejor y un mejor desempeño en las relaciones también. La forma en la que creas de cómo funciona la magia, puede afectar en la decisión sobre qué tipo de magia decides utilizar. Si piensas que la magia solo sirve a nivel psicológico, pues enfócate en prácticas teúrgicas.

Además hay que tener en mente ciertos puntos acerca de practicar magia. Esta no debe ser tu primera opción de solucionar los problemas, recurre a la magia cuando hayas hecho todo lo posible (no mágico) para solventar un inconveniente. Es decir, esta debe ser tu último recurso  para lograr tu objetivo. Por ejemplo en una pelea con tu pareja, recurrir a hechizos no debe ser tu primer paso, lo que tienes que hacer es sentarte con ella y una vez tranquilizados los dos, comienza hablar acerca de problema y como lo solucionarás. Ahora si la pelea no la has podido resolver, incluso una vez ya sentado juntos y haber hablado sobre el problema, recurre a un hechizo que pueda brindarles mucha mejor claridad. Pero no es que cada vez que algo vaya mal debes ir a tu altar a hacer conjuro.

La regla principal para realizar magia es “Haz lo que quiera siempre que no dañes a nadie”. Puedes practicar diferentes hechizos siempre que no estén motivados por deseos egoístas, esto sucede mucho en los embrujos de amor. Para que funcione correctamente la otra persona debe tener sentimientos buenos hacia a ti, es ahí cuando puedes utilizar los amarres, etc.

Mas informacion sobre este tema

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies