sin comentarios

Los chamanes y la adivinación

El chamanismo y la adivinación siempre han estado ligados, hacen parte del misticismo más antiguo del cual se tiene registro. Desde tiempos inmemorables, la mayoría de culturas han accedido a este tipo de actividades para traer conocimiento y guía a sus vidas. La adivinación siempre ha sido una parte integral del chamanismo. Una de las funciones más importantes del chamán, ha sido la de buscar el conocimiento a través de revelaciones y fuentes visionarias.

La adivinación es tan antigua como la humanidad, pero por desgracia, en la corriente principal de la sociedad occidental, se ha considerado como algo primitivo, irracional y calificado como un juego de superstición. La adivinación es simplemente una manera de revelar la verdad. En las sociedades orientales, la adivinación sigue desempeñando un papel importante, revelando lo que está oculto, aliviando la ansiedad y ayudando a llegar a un acuerdo con las circunstancias difíciles que pueden exigir la aplicación de conductas radicales.

En la adivinación, el papel del chamán es actuar como un mediador que decodifica información de otras frecuencias y la hace comprensible a otras personas.

En el Chamanismo, el tiempo no es lineal o secuencial y actúa en cualquier dirección en un instante. Este gran momento siempre en movimiento no tiene fronteras que lo separen del pasado, presente o futuro. El chamán viaja “fuera” del tiempo lineal con la proyección de su conciencia para buscar información en el lugar más apropiado, sin importar el tiempo o el espacio.

Una de las principales puertas de entrada a este gran momento del tiempo o de la conciencia universal, son nuestros poderes de imaginación. Otras veces, los Chamanes alcanzan estados alterados de conciencia, por medio de plantas como el yagé, el peyote, la santa maría, el mambe etc.

Chamanismo

Chamanismo

A continuación encontrará los tres principios fundamentales de la percepción expandida.

1. Intención: Todas las acciones comienzan con una intención, el deseo de un resultado específico. El principio de la intención opera en dos niveles, lo obvio, “esto es lo que quiero hacer ‘, y el nivel sutil, es decir, una señal o alerta a la energía para esté preparada a pasar a determinado destino.

2. Verdad: Es una cualidad inefable, se experimenta en las emociones, no en la mente. La confianza en la verdad toma tiempo, y para alcanzarla necesitamos experimentar, plasmar los conocimientos en acciones que aporten sabiduría y se conviertan en verdades inefables en nuestras vidas. Por algo dicen los textos sagrados: “La Fe llega por el conocimiento”.

3. Atención: Se trata de la aplicación y el enfoque de la energía hacia determinado propósito. La atención no es un ‘trabajo duro’ como tendría a esperarse, es más bien la cualidad de observar sin esfuerzo, como si de un testigo se tratara. La energía fluye donde va la atención y precipita hacia la realización los deseos bien enfocados.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.