sin comentarios

Los primeros payadores argentinos

Diego era hijo de un matrimonio sevillano que viajaba rumbo a América, con ansias de poblar esas tierras desconocidas. El padre de Diego cantaba tan bien acompañado de su guitarra que se hizo famoso trovador de su país. Durante el viaje animaba a la gente con su música. Mientras tanto, Diego, sentado a su lado, aprendía todo lo que sabía su padre.

Habían navegado durante muchos meses, ya estaban por llegar, cuando una terrible tormenta se desató… La embarcación naufragó cerca de las costas patagónicas. Los únicos sobrevivientes fueron dos marineros y el niño. Diego, en la confusión del naufragio, había podido alcanzar la guitarra de su padre abrazándose a ella antes de que una ola lo arrastrara a la orilla.

Al día siguiente, los indígenas los hallaron tendidos en la playa y los tomaron prisioneros. Pero cuando la mujer del cacique vio al niño, rubio como el Sol, se enterneció y lo tomó a su cuidado. Lo llevó a la toldería, lo abrigó y le dio alimento. Allí Diego conoció a Malal, hijo del cacique, de su misma edad, con quien compartió ese mundo extraño que había estado esperándolo.

Los primeros payadores argentinos

Los primeros payadores argentinos

Un día, Diego recordó la guitarra de su padre. La buscó en cada rincón de la tribu hasta que dio con ella. Cuando hizo sonar sus cuerdas dormidas, los recuerdos parecieron despertar todos juntos y, una tras otra, fueron saliendo todas las canciones de su padre. Malal quedó fascinado por el mágico instrumento. Los indígenas poco a poco, rodearon al pequeño cantor hasta llegar al anochecer.

Desde entonces, Diego cantó para todos y Malal, a su lado, aprendió a tocar la guitarra y a cantar. Por las noches se sentaban junto al fuego y pasaban largo tiempo cantando viejas canciones o entonando otras nuevas. A veces, para variar, se preguntaban y respondían al son de la guitarra, y así fue naciendo el contrapunto.

Pasó el tiempo, Diego y Malal se hicieron dos hermosos jóvenes que decidieron recorrer los caminos en busca de nuevos horizontes. Acortaban las distancias con la música de su guitarra y regalaban en cada toldo alguna canción, y dice la leyenda que fueron los primeros payadores de la tierra argentina.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies