sin comentarios

Magia negra

Existen dos grandes divisiones de la magia, según sus fines; la primera es la magia blanca, destinada a realizar acciones benéficas y nunca perjudiciales (ni para seres humanos, ni para otras formas de vida); la segunda, es la denominada magia negra, en la que se engloban todos aquellos hechizos y maleficios que pueden dañar a las personas; es decir, cuenta con un objetivo completamente opuesto al de la magia blanca. Comúnmente, la magia negra suele emplearse para apoderarse de bienes, vengarse, satisfacer vicios, etc.; siempre con fines que están destinados a poder cumplir los deseos de una persona, sin detenerse por las consecuencias negativas que esto pueda propiciar.

Es de suma importancia resaltar que cuando hablemos de magia, para saber si se trata de magia negra o de magia blanca, no habrá otra manera de saberlo más que conociendo las acciones y, sobre todo, las intenciones de la persona que esté haciendo uso de este tipo de poderes. Sólo en función de lo que este individuo pretenda, se podrá diferenciar entra ambos tipos de magia.

La magia negra puede usarse para dañar a terceros directamente, pero también con fines puramente egoístas en los que no se tomen en cuenta las consecuencias sobre el prójimo.

Algunos rituales conocidos popularmente y asociados a la magia negra son las misas negras, los pactos con demonios, la invocación de espíritus malignos, brujería satánica, maleficios propios del vudú, entre otros.

La influencia de la cultura popular sobre la magia negra, ha llevado a concebir ciertas prácticas dentro de ésta, aunque no cuenten con una relación directa; tal es el caso de ciertas prácticas satánicas; en donde no necesariamente se desea realizar daño sobre alguna persona, sino que corresponde a ciertos ritos propios de esta religión.

Otro nombre con el que se conoce a la Magia negra (sobre todo en tiempos antiguos), es el de Goecia; que proviene del término griegos góes, que significa gritar, gemir o clamar; en clara alusión a las palabras pronunciadas en los rituales de magia negra.

Dentro de la magia negra, encontramos la denominada magia roja; relacionada con actos criminales que implican sangre. En otras palabras, la magia roja es la subdivisión de la magia negra en la que se llevan a cabo prácticas sangrientas; sobre todo vinculadas con ceremonias o rituales en los que se emplea sangre de animales o personas.

Así mismo, la necromancia es el tipo de magia negra que emplea diversos conjuros con el fin de poder controlar cadáveres. Esta magia negra ha sido practicada a través de la historia en diferentes partes del mundo; y probablemente es de ella que se deriva la creación popular del personaje del “zombi” o muerto viviente.

Magia negra y vudú

Magia negra y vudú

¿Cómo combatir la magia negra?

Se cree que la forma más eficaz con que se puede contar para combatir la magia negra es el uso directo de magia blanca. Así mismo, debemos de esforzarnos por purificar correctamente nuestra mente y nuestro cuerpo para aumentar considerablemente las probabilidades de que  la magia negra no surta efecto sobre nosotros.

Así mismo, es importante que no se tome ningún tipo de acción perjudicial en contra de la persona que sea la emisora de la magia negra; puesto que esta energía podría regresar a nosotros en forma de energía negativa y afectarnos aún más.

El uso de amuletos o talismanes también puede ser bastante útil para combatir algún hechizo o maleficio de magia negra; para ello, debemos de conocer el tipo de magia negra que puede afectarnos, así como qué tipo de amuleto o talismán puede combatir directamente contra este mal. Lo ideal en estos casos es investigar más sobre amuletos y talismanes o acudir con un experto en ellos para poder elegir y portar el correcto.

No hay comentarios

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies