sin comentarios

Transformar el CO2 en combustible

Transformar el CO2 en combustible: la solución que (tal vez) que viene de China. El elemento clave es el uso de la reacción redox, un conocido proceso para la conversión de CO2 por el uso de la energía eléctrica. Cuando la corriente eléctrica fluye a través de las capas estimula la interacción entre las moléculas del material y las de dióxido de carbono, que pasan a través del mismo material.

El problema de las emisiones contaminantes en China ahora es bien conocido: en un estudio realizado por la Universidad de California, Berkeley, en 2015, se estima que cada año 1,6 millones de personas mueren en el país asiático debido a enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire.

No es, por tanto, no sorprende que haya venido de un descubrimiento que puede resolver el problema (o al menos atenuar): un proceso para transformar el dióxido de carbono (CO2) en un combustible con un bajo impacto ambiental.

Para ser honesto, esto no es la primera vez que algo como esto se propone, pero las soluciones anteriores tenían todos el mismo límite: interruptor de CO2 de combustible que se requiere un gasto de energía que hacen que el sistema sea ineficaz.

Este obstáculo se puede superar gracias a la labor de un grupo de científicos en Hefei, de una ciudad, de 4.5 millones de habitantes en el este de China que, como casi todas las metrópolis del país, es lidiar con los altos niveles de contaminación.

Como se describe en un estudio publicado en la revista Nature, los investigadores han desarrollado un material que increíblemente delgado, compuesto de capas de cobalto puro, y a partir de una mezcla de cobalto y el óxido de cobalto.

El elemento clave es el uso de redox, un proceso que se conoce en el momento de los primeros intentos se remontan al siglo XIX), para la conversión de CO2 por el uso de la energía eléctrica.

CO2 y contaminación

CO2 y contaminación

Cuando la corriente eléctrica fluye a través de las capas estimula la interacción entre las moléculas del material y las de dióxido de carbono, que pasan a través del mismo material.

Como explicó a Popular Mechanics por William Herkevitz del Instituto de Tecnología de California, de esta manera los átomos de hidrógeno están unidos con los de el carbono del CO2, empujando un adicional de electrones a los átomos de oxígeno. De esta manera, el CO2 se convierte en un CHOO-, es decir, un tipo de formato que puede ser utilizado como un combustible con bajo impacto ambiental.

Como se explica en el papel, de esta manera fue posible obtener “la densidad de corriente estable de alrededor de 10 miliamperios por centímetro cuadrado en el curso de 40 horas, con aproximadamente el 90% de la selectividad de la formación, y una sobretensión de sólo 0,24 voltios”.

Esto último es particularmente relevante, ya que indica la cantidad de energía que se “desperdicia” debido a la lentitud de las reacciones electroquímicas en un electrodo, es decir, es una medida de la eficiencia de la célula voltaica de la electroquímica.

Como es fácil de adivinar, la parte inferior de la sobretensión, mayor será la eficiencia. La dificultad que ha obstaculizado la de otros estudios en este ámbito es el de la necesidad de reducir este valor el mantenimiento de la producción de combustible. Mientras que la necesidad de algunas mejoras, el material desarrollado por los científicos chinos parece ser muy prometedora desde este punto de vista.

“Por supuesto, se necesitan años antes de que pueda ser convertido en un dispositivo de éxito comercial”, dice Herkevitz, que no está involucrado en la investigación. “Pero en esta etapa de desarrollo, sobre la base de todas las posibles mediciones, esta reacción parece muy positivo”.

Si, de hecho, los investigadores serán capaces de lograr este objetivo, podría ser un muy eficiente para reducir el impacto en el medio ambiente de los 36 mil millones de toneladas de CO2 cada año lanzamos a la atmósfera.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies