Agatha Christie, el misterio de su desaparición

Retrato de Agatha Christie

Retrato de Agatha Christie

En 1926, Agatha Christie se encontró en medio de un asunto extraño, que parecía más bien sacado de una de sus novelas, pero ningún Hércules Poirot, y tampoco ninguna Miss Marple llegaron a aclarar.

La novelista contaba entonces con 36 años, y parecía que comenzaba a tener éxito. Escritora de cierto renombre, casada con un héroe de la Gran Guerra, el coronel Archibald Christie, vivía en una casa de campo espléndida, que ella describe como “una especie de suite para millonarios de Savoya trasplantada en plena campiña“.

La reina del crimen

Agatha Miller en París en 1906

Agatha Miller en París en 1906

La que ha sido denominada la reina del crimen se llamaba Agatha Clarissa Miller y nació en 1890. A la edad de 24 años, se casó con Archibald Christie, aviador del Royal Flying Corps, que iba a cubrirse de gloria durante la Gran Guerra, mientras Agatha Christie trabajó como enfermera en un hospital. Poco después de que terminase la guerra, dio a luz a su única hija, Rosalind.

Un año más tarde, publicó su primera novela, “El misterioso caso de Styles“.

En 1926, instalado cómodamente en su casa en Berkshire, los Christie parecían un matrimonio feliz. Aunque en realidad, la prolongada crisis latente entre su marido y ellae staba a punto de estallar.

Alarma en el expreso

Agatha Christie Foto

Agatha Christie Foto

En este momento, Agatha Christie ya había publicado varias novelas. Su última obra, “El asesinato de Roger Ackroyd” fue un gran éxito, pero también causó gran controversia. En esta novela escrita en primera persona, el narrador oculta al lector información básica, la más importante es el hecho de que él es el asesino…

Aunque utilizar un “narrador poco fiable” es un clásico de la literatura, escandalizó a los amanantes de las aventuras de Hércules Poirot identificándose como el culpable.

Los críticos la adoraban. Agatha Christie no era todavía famosa, la mayoría de estos libros vendieron sólo unos pocos miles de ejemplares. Fue entonces cuando la noche del 3 de diciembre de 1926, dejó el hogar conyugal y desapareció. Durante la noche, todo el país se preocupa por su destino.

A las 11 de la mañana del día siguiente, el superintendente de la policía de Surrey fue informado de un accidente de coche en la esquina de Newlands, en salida de Guildford. El Morris de la señora Christie era encontrado en una cuneta, había dado una vuelta de campana. No había ni rastro del conductor, pero no debía haber ido muy lejos, porque su abrigo de piel se había quedado en el coche.

A media tarde, un grupo de reporteros fueron a visitar la casa de Agatha Christie. Desde el principio, la policía se plantea la teoría del suicidio, una teoría refutada por su marido, que no sin razón destacó que la mayoría de la gente se suicida en su casa, sin dejar su coche en el medio de la noche. Sin embargo, la policía investigó los campos de los alrededores de Newlands Corner, los buzos recorrieron el Silent Pool, un lago cercano.

El coche de Agatha Christie abandonado

El coche de Agatha Christie fue encontrado después del accidente.

Penas llevadas en secreta

Agatha Christie y Archibald en 1919

Agatha Christie y Archibald en 1919

Lo que todo el mundo desconocía era lo que estaba ocurriendo en la pareja. Archie se había enamorado de una mujer 10 años menor que Agatha, Nancy Neele.

Incluso anunció su intención de divorciarse de su esposa. Otro giro del destino, Agatha acababa de perder a su madre. No podía dormir, apenas comía, constantemente movía de un lugar a otro los muebles y los objetos en su casa.

Parecía claramente perturbada y al borde de un ataque de nervios.

La investigación sobre la desaparición de Agatha Christie

Dos o tres días de investigación sin pistas. El anuncio de que se había encontrado ropa de mujer y una botella con la etiqueta “opio” en una cabaña aislada provocó otra avalancha de periodistas, pero fue una falsa alarma: el opio resultó ser bicarbonato.

Los periódicos insinuaron que Archibald Christie tenía todas las papeletas de ser el autor del asesinato de su esposa, pero su coartada era infalible: asistió a un día de campo en Surrey. Otros periodistas hablaron de que podría tratarse de un “un truco publicitario“.

Un conocido de Agatha, Peter Ritchie-Calder, pensó que había desaparecido tras saber que su esposo mantenía una relación sentimental con Nancy Neele. Quizá las respuestas estarían en sus novelas, y estudiándolas podría saber lo que habría hecho la escritora. El “Daily Mirror“, ofreció una recompensa a cualquiera que pudiera encontrar a Agatha Christie. En vano.

El misterio crece

Agatha Christie en el Daily Mirror

Agatha Christie en el Daily Mirror

El misterio aumenta aún más cuando el hermano de Agatha reveló que había recibido una carta de ella. De acuerdo con el matasellos de correos, se envió por correo a las 9:45 am desde Londres, el día después de su desaparición, es decir, en un momento en que se suponía que vagaba en algún lugar en el bosque de Surrey.

El domingo siguiente, en una entrevista con el “Daily Mirror“, Archibald reconoció que su esposa se había “planteado la posibilidad de desaparecer a voluntad“.

Algún tiempo antes ella le dijo a su hermana que podría desaparecer si quisiera, que lo tenía bien pensado. Quizá, después de todo, era otra cosa distinta a un suicidio o a un asesinato de su marido.

El 14 de diciembre, 11 días después de la desaparición, el mayordomo del hotel Swan Hydropathic Hotel, en North Yorkshire reconoció entre sus clientes a la novelista cuyas fotos aparecieron en todos los periódicos.

Advertido por la policía, el coronel Christie se subió al primer tren con destino a Harrogate.

A su llegada, se enteró de que su esposa había estado allí durante 10 días, tenía una bonita habitación en el primer piso, y ella parecía normal y feliz. Había estaba cantando, bailando, jugando al billar, leyendo cómo los periódicos hablaban de su desaparición, charlando con otros huéspedes, dando paseos.

Agatha estaba leyendo un artículo sobre ella cuando su marido se acercó a ella. “Parecía que para ella era alguien a quien conocía de algo, pero no sabía exactamente quién era“, dijo el gerente del hotel. “Ella sufrió una pérdida total de la memoria“, Archibald dijo a la prensa, y creo que ella no sabe quién es.

Los médicos confirmaron más tarde que sufría de amnesia. Pero para Ritchie-Calder, su comportamiento no se parecía al de una persona con amnesia: el día de su desaparición llevaba un vestido de lana verde, una chaqueta gris y un sombrero de terciopelo, y sólo unas pocas libras en su bolso. Cuando la encontraron, ella estaba vestida elegantemente y tenía 300 libras en ella. Se había registrado bajo el nombre de Teresa Neele, y dijo que era de Sudáfrica.

Agatha Christie en 1950

Agatha Christie en 1950

El caso no tuvo un final desagradable, ni mucho menos. La prensa considerará demasiado elevado el coste de la investigación sobre la desaparición de Agatha Crhistie, se habló de 3000 libras. ¿Quién lo pagaría? Los contribuyentes de Surrey se echaron sobre la extraña personalidad de la escritora el fuerte aumento de los impuestos sufridos ese año.

Su nueva novela, “The Four“, fue recibida calurosamente por la crítica, vendiendo 9.000 ejemplares, el doble que “El asesinato de Roger Ackroyd“. A partir de entonces, las ventas de sus trabajos fueron en constante aumento.

En la década de 1950, las tiradas de sus libros excedían los 50.000 ejemplares; su última novela con “Miss Marple”, “El Último Enigma” (1976), recibió una tirada de 60.000 copias en su primera edición.

Los caminos de la celebridad

Los Christie se divorciaron en 1927, Archibald se volvió a casar Nancy Neele, Agatha se casó con el profesor Sir Max Maalowan en 1930.

Hasta el final de sus días, ella se niega a hablar de su desaparición, en las entrevistas se negaba a tratar el tema. Su biógrafa, Janet Morgan, acepta la tesis de una crisis nerviosa seguida de amnesia. Sin embargo, hay algunos puntos pendientes de aclarar: ¿de dónde vino el dinero que tenía en Harrogate?

¿Por qué se había registrado bajo el nombre de la amante de su marido? ¿Una persona que sufre de una amnesia tan seria puede tener un comportamiento aparentemente normal, leer artículos sobre su propia muerte, observar sus propias fotos, sin cuestionar su identidad?

Ritchie-Calder, que la conoció bien, sigue convencido de que “su muerte se organizó cuidadosamente, como las intrigas de sus novelas“. Una película producida después de su muerte narraba que su desaparición podría ser parte de un complot para asesinar a Nancy Neele.

Una cosa es cierta, el caso de la novelista desaparecida ha contribuido a hacer de la autora inglesa Agatha Christie, la más leídos en el mundo después de Shakespeare.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad