El caso de Taman Shud

Lo cautivador de pertenecer al cuerpo de detectives de la policía, sea en el país que sea, es el hecho de descubrir casos interesantes, tristes, conmovedores y hasta alucinantes, pero lo que más llega a satisfacer como profesional es el hecho de resolver un caso y cerrarlo, pero esto no fue lo que ocurrió con el caso de Taman Shud.

El caso de Taman Shud comenzó en una madrugada del año mil novecientos cuarenta cuando fue encontrado el cuerpo de un hombre en la playa de Somerton, en Australia. El hombre tenía buena complexión física y al parecer llevaba ropa elegante puesta cuando fue encontrado, pero no portaba identificación, no había ningún tipo de etiquetas en su ropa, ni agendas en la que buscar información sobre el hombre.

Hubo testigos que afirmaron ver al sujeto la noche anterior e incluso una parejo dijo haberlo visto recostado sobre la arena, con el brazo en una posición que recordaba a alguien fumando un cigarrillo, por lo que decidieron pasarlo por un borracho y siguieron su camino.

¿Cómo comenzó la investigación?

La investigación comenzó cuando se hizo la primera autopsia, la cual reveló que el cerebro y el estómago estaban realmente dañados, si se quiere congestionados, el daño generado en estos órganos indicaba que la muerte pudo haberse producido por envenenamiento, pero en ese entonces no se pudieron detectar en el cuerpo restos de ninguna sustancia toxica capaz de producir dichas lesiones.

Los medios de comunicación como la prensa, se encargaron de difundir la información sobre el caso y un boceto del rostro del hombre, con el fin de esperar recibir información acerca del misterioso hombre y su muerte, pero pronto se dieron cuenta de que no estaba siendo muy útil ese recurso.

La policía a los días se dio cuenta de que las huellas dactilares del hombre no coincidían con ninguna de las que estaba asentada en la base de datos, por lo que la investigación debió ampliarse más allá de la ciudad y con el tiempo, el caso tomó interés internacional.

Causa de muerte: Envenenamiento

El caso siguió abierto durante mucho tiempo y tras una segunda autopsia se pudo determinar que la causa de muerte fue envenenamiento y lograron encontrarse dos sustancias toxicas capaz de generar una muerte rápida y silenciosa.

Los nombres de los fármacos, cuyos nombres no se supieron sino hasta la década de los años ochenta, fueron Digitalis y Strophanthin” y se dice que, la combinación suministrada de estos tóxicos en la dosis correcta pueden pasarse desapercibidos en el cuerpo y más en las causas de muerte de aquel misterioso hombre.

Teorías que giran alrededor del caso

En uno de los bolsillos del hombre, se encontró un trozo de papel borroneado y sucio en el que podía leerse “Taman shud” y se descubrió que no era más que una frase que salía al final de un libro llamado: Rubaiyat, escrito por un poeta persa llamado Omar Jayam.

Según un periódico australiano, una copia de dicho libro fue encontrada no muy lejos de la escena del crimen y con un estudio microscópico pudo determinarse que era el libro al que pertenecía el trozo de papel que se encontraba en el bolsillo de la víctima.

En el libro estaba escrito el número de una enfermera llamada Jessica Thompson, pero esta afirmó muchas veces que no conocía al hombre que había muerto envenenado en aquella playa.

Hoy en día, hay un investigador que afirma estar casado con la nieta de Jessica Thompson y ha solicitado hacerle una prueba de ADN a su esposa y si éste coincide con la del hombre muerto de hace tantos años, se cumpliría la teoría de que Jessica y el difunto fueron amantes y tuvieron un hijo en esa relación, lo que apuntaría a que el caso tomara un rumbo pasional.

¿Quién era Taman Shud? Teorías

Nunca se pudo obtener información sobre la verdadera identidad del hombre, pero muchos apostaron a decir que se trataba de un espía soviético, quien fue asesinado por algunos enemigos, ya que murió en una zona bastante cercana a un lugar muy secreto desde donde se lanzaban misiles.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad