no comments

El oraculo

El deseo de conocer lo que pasará en un futuro es tan antiguo como la raza humana. El saber si la lluvia llegaría o no, para poder salvar las cosechas, o saber cuál sería el resultado de una batalla o una guerra, todo esto era súper importante para nuestros antepasados. Para todo esto era utilizado el oraculo.

A pesar de que en la actualidad las preguntas han cambiado, aún seguimos con la misma motivación de preguntar a el oraculo o a los dioses, sobre una situación que queramos resolver, decidir el camino correcto entre tantas circunstancias, o simplemente ver lo que nos espera en un futuro. Lo cierto es que con tanto tiempo en la tierra y los avances tecnológicos y científicos, la naturaleza de la raza humana no ha tenido muchos cambios.

Los oráculos, en el pasado, eran una práctica de vital importancia para lo sociopolítico en las polis de Grecia. La gran fe de los griegos hizo que algunos famosos como Apolo en Delfos, influyera en los acontecimientos de la historia, ya que eran consultados por los dirigentes o personas de poder para conocer cuál era la voluntad divina y por consecuencia, solicitar un consejo para emprender un gran proyecto.

El oraculo era el que designaba la respuesta divina de lo que era preguntado para el futuro, así como también el santuario y el lugar donde se debía hacer la consulta.

Algunos oráculos no tenían más que una fama local y algunos otros tenían fama internacional, pero cada uno se caracterizaba por sus rituales y la fe que tenían sus consultantes en la palabra divina. Los procedimientos que se usaban en los distintos oráculos para averiguar la palabra de cada uno de los dioses eran muy diversos.

Fotografía de el oraculo de Apolo en Delfos

Fotografía de el oraculo de Apolo en Delfos

¿Cuál era el oraculo más famoso de la antigüedad?

Entre alguno de los oráculos con mayor fama internacional e importancia en la antigüedad tenemos a:

  • El oraculo de Dodona. Es de origen primitivo, estaba consagrado al Dios Zeus, quien daba respuestas a través de una encina sagrada.
  • El oraculo de Apolo en Delfos, fue sin duda alguna el más popular. Era de corte aristocrática, es decir, a él no acudían solo los particulares devotos, sino que también acudían las autoridades de las polis para consultar asuntos importantes o trascendentes.

Por esta razón, muchos de sus consejos eran dirigidos a la superación de conflictos en las ciudades y permitió establecer una unión entre todos los griegos sin importar cuáles eran sus leyes y sus costumbres.

Según cuenta la leyenda, en Delfos estaba, por voluntad de Zeus, la piedra que su padre Crono se tragó. Así que, a los pies del mismísimo monte Parnaso, Apolo fundó uno de los principales santuarios, aunque primero tuvo que vencer a la serpiente pitón que rondaba por el lugar.

Así, Apolo estableció su oráculo en este lugar, haciendo que una sacerdotisa llamada Pitonisa por la serpiente pitón, transmitiera las respuestas enviadas por los dioses.

Esta sacerdotisa Pitonisa, se sentaba en un trípode forrado con la piel de la serpiente. Anteriormente hacia la práctica de la cleromancia, pero una vez que fue purificada con el agua de la fuente de Castalia, la cual estaba cerca del santuario, podía entrar al templo y en trance quemaba hojas de laurel o junto a otros procedimientos, pronunciaba palabras inconexas. A su lado, divididos por una cortina, se encontraban los sacerdotes del templo interpretando sus palabras de forma lógica y transcribiéndolas para llevárselas a quien consultaba. Y hasta aquí nuestra información con la historia de el oraculo.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies