El pacto de sangre

Ante mi, en algunos libros consultados han caído en mis manos, lecturas procedentes de antiguos grimorios, que verdaderamente vienen a demostrar que las enseñanzas de ciertas personas, están supeditadas a la posible maldad o a un poder del que hay que defenderse. El Libro en cuestión procedía de unas «Enseñanzas Mágicas de Origen Caldeo». Y en una parte del mismo estaba descrito un extraño rito de iniciación. Llevaba por titulo: «El Pacto de Sangre».

«Oh Hombres, frágiles mortales, los que pretendéis poseer la profunda Ciencia Mágica. ¡Temblad de vuestra Temeridad! Para conseguirlo, necesitáis colocar vuestro espíritu muy por encima de vuestra esfera, haceros firmes e inquebrantables, y estar muy atentos y observar con suma prudencia cuanto os diré, sin lo cual todo se volverá en vuestro perjuicio, destrucción y completo aniquilamiento. Pero si por el contrario, observáis atentamente cuanto os diga, saldréis con facilidad de la posición pobre y humilde y coronará el éxito todas vuestras empresas.

Armaos, pues de intrepidez, sagacidad y virtud para emprender esta, grande e inmensa obra en la que yo he pasado sesenta y siete años para lograr algún resultado. Por esto es preciso practicar exactamente cuanto después os diré.

Teatro Pacto de Sangre

Teatro Pacto de Sangre

Pasareis un cuarto de luna llena sin acompañaros de mujeres ni de jóvenes a fin de no caer en la impureza. Comenzareis vuestra practica al empezar el cuarto de luna, prometiendo al Gran Adonay que es Jefe de todos los Espíritus, no hacer mas de dos colaciones por día, es decir dos colaciones durante veinticuatro horas del cuarto de luna; precisamente a las horas del mediocridad y de la media noche, o si lo preferís a las siete de la mañana y siete de la noche.

Durante todo el cuarto de luna, es preciso dormir lo menos que se pueda, no debiendo exceder en modo alguno de seis las horas que por dia han de dedicarse al sueño. Todos los días después de cada colación se recitara la siguiente plegaria:

…»Yo os imploro, Grande y Poderoso Adonay, Maestro y Señor de todos los Espíritus; Yo os imploro Oh Eloim, y yo os doy mi alma, mi corazón, mis entrañas, mis manos, mis pies, mi espíritu y mi ser. Asi sea Amen.»

Buscareis un cabrito virgen y lo adornareis el tercer cuarto de luna con una guirnalda de verbena, en el cuello, diciendo mentalmente: «Ofrenda Superior a Todos los Espíritus». Enseguida degollareis el cabrito haciendo que su sangre caiga sobre un barreño nuevo.

Se debera enseguida mezclar su sangre con polvos de sauco, malvarrosa, lirio de Florencia y azogue, añadiendo gotas de vuestra sangre, que se sacara del dedo corazon de la mano izquierda, pinchando ligeramente con un alfiler de plata, diciendo al mismo tiempo:

«Sea transformada la sangre de la víctima en la mía propia, para que por su virtud, sea atendido el pacto que con ella voy a escribir».

Y se escribirá sobre un trozo de pergamino nuevo las palabras que necesitéis: «posibilidad de hacer favores, dones, gracias, amistad, curación, etc.»

Como ves amable visitante estos antiguos ritos de procedencia antiquísima y con todas las variantes, pueden ser practicadas en la actualidad, y nadie esta ajeno a la maldad o al «Mal de Ojo».

Siempre tendremos la posibilidad de afirmar y creer que todo son supersticiones y actos de ignorancia, pero, la maldad humana siempre esta trabajando… ya sea mediante el pacto de sangre o mediante otras técnicas de brujeŕía.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad