no comments

Historia de las brujas de Salem

Aunque ya habían existido aislados casos de brujería en las colonias inglesas localizadas en Norteamérica durante el siglo XVII, ningún caso se comparó al de la locura desatada por la cacería de brujas en el poblado de Salem,  en Nueva Inglaterra.

Los sucesos de las brujas de Salem comenzaron en medio del crudo invierno de 1692. Todo comenzó con la historia de Tituba, una esclava proveniente de las islas de las Antillas que distraía a los adolescentes leyendo la bienaventuranza con claras de huevo, o contando historias de misterio de sus tierras; sin embargo, esto no era visto por la sociedad puritana de las colonias inglesas y pronto dio pie a una paranoia.

Así, se dijo que algunas muchachas que habían visitado a Tituba se empezaron a comportar de manera extraña, algunas lloraban sin motivo alguno, corrían a cuatro patas o ladraban como si se tratara de un perro; incluso, una niña de 11 años llamada Ann Putnam había narrado una historia de cómo había escapado de una bruja que quería cortarle la cabeza con un cuchillo (algo que probablemente fue sólo una pesadilla).

El reverendo Parris, sacerdote de Salem, rogó a las jóvenes que identificaran a las brujas que las atormentaban; sin embargo, las jóvenes no se encontraban en posición de revelar dichas identidades, hasta que a una de ellas se le escapó el nombre de Tituba y agregó, además, que el esposo de esta había hecho un “pastel de brujas” que se elaboraba con harina de cemento cocida con orines de niños. Así, las niñas y jóvenes dieron el nombre de otras dos mujeres que ellas creían, eran las brujas que las perseguían: Sarah Good, una mujer mendiga, y Sarah Osborne, una prostituta.

De esta manera, se prosiguió a juzgar a las mujeres acusadas, y en una audiencia llevada a cabo en el mes de marzo del mismo año, Tituba, la esclava de las Antillas, confesó ser una bruja y que había sido ella la bruja que había atacado a la niña Ann Putnam. Además, agregó que en todo Salem existían muchas más brujas de las que se creía, y que un “Hombre alto de Boston” tenía un libro con el nombre de todas ellas.

Esta declaración de Tituba dio pie a una auténtica caza de brujas y, más que nada, a una paranoia colectiva. Entonces, Ann Putnam y su madre acusaron a una mujer de ser bruja y de haber asesinado a un niño con sus propias manos; Sussana Martin fue acusada de embrujar a los animales de su vecino, George Burroughs fue enjuiciado como el jefe de las brujas y John Alden fue imputado como “el hombre alto de Boston” que tenía registro de todas las brujas del lugar.

¿Cuál fue el resultado de la cacería de brujas de Salem? En sólo 7 meses se ejecutaron a 7 hombres y a 13 mujeres; muchos de ellos sin otro testimonio que el de una o dos personas (que no estaban seguras sobre su culpabilidad). Sólo se salvaban de la muerte quienes se confesaban culpables (aunque eso no los eximía del castigo y reprobación del pueblo), Tituba sobrevivió; aunque no así el resto de personas llevadas a juicio.

Después de 18 meses de iniciada esta paranoia, el gobernador, William Phips, perdonó a todos los acusados, incluidos los que ya habían sido asesinados. Sin embargo, este caso pasaría a la historia como el más misterioso y conocido respecto al tema de las brujas. Ha sido estudiado por antropólogos, sociólogos y psicólogos; así como por personas interesadas en el mundo de la brujería y el esoterismo. Un misterio que aún está lejos de resolverse completamente.

¿Donde está Salem?

Salem es una pequeña ciudad ubicada en el estado de Massachusetts, en los Estados Unidos. La ciudad cuenta con un puerto estratégico que la volvió en su momento una de las ciudades más importantes de la región, pero la ciudad es más conocida por los juicios contra supuestas brujas realizados en él; es por esta razón que la ciudad es considerada como la ciudad de las brujas.

La ciudad fue en el siglo XVII el epicentro de varios juicios atroces e inhumanos en contra de personas que eran sospechosas de practicar brujería. Los juicios tomaron su apogeo durante los años 1692 y 1693 cuando se dieron el caos de las jóvenes supuestamente poseídas por las brujas que vivían en la localidad.

Fotograma de la película de las brujas de Salem

Estado actual de la investigación sobre el caso de las brujas de Salem

En la actualidad varios historiadores han realizado hipótesis sobre la verdadera razón por la cual se comenzaron a realizar estos juicios descabellados. Algunos de estos historiadores afirman que debido a que la región era gobernada por puritanos provenientes de Inglaterra, era común que se satanizara cualquier práctica deshonrosa o desconocida. Otros historiadores afirman que los alimentos consumidos por los pobladores tenían contenidos que podrían realizar alucinaciones, mientras otros afirman que los juicios llegaron a ser utilizados como estrategias para adquirir tierras y propiedades de los condenados, o para hacerle daño a un enemigo.

La cólera entre la sociedad comenzó cuando un grupo de jóvenes se agrupaban para escuchar relatos de una vieja esclava, estos relatos provocaban en las muchachas exalto y emoción, entre estas jóvenes se encontraba la hija del ministro del pueblo, lo cual causó que el caso fuera tomado en consideración por las autoridades de la región, los cuales decidieron exiliar a la esclava. Pero esto no terminó con el exilio de la esclava, ya que las jóvenes tomaron una actitud de berrinche y de disgusto por lo ocurrido con la esclava. Esta actitud fue tomada por las autoridades como una señal de que las jóvenes habían sido poseídas por el demonio.

Juicios contra las brujas de Salem

Juicios contra las brujas de Salem

Acusaciones y envidias en la historia de las brujas de Salem

Tiempo después las jóvenes comenzaron a acusar a mujeres con mala reputación de haberlas hechizado, esto provocó que se realizarán juicios en contra de estas mujeres y luego fueran condenadas o castigadas con penas atroces como la muerte en la hoguera o encarcelamiento de por vida.

Después de esos primeros juicios se siguieron realizando cada vez más, todo tipo de persona terminaba acusando a sus vecinos o enemigos de practicar brujería. Los casos terminaron siendo actos perversos donde salieron a flote los bajos instintos que podría tener la población de Salem, las personas realizaban acusación falsas en contra de personas inocentes. Cada vez más las personas se aislaban de los demás por miedo a ser considerado brujos y ser condenados a una muerte segura en la hoguera.

Estos juicios y caos terminaron con la influencia de los puritanos en la colonia de Nueva Inglaterra y con la secularización de la población. En la actualidad, se calcula que más de 150 mujeres fueron acusadas de brujería, pero no se puede determinar si realmente estas personas tenían algún tipo de vinculo con practicas ocultistas o si solo fueron víctimas del miedo colectivo.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies