Historias reales de muñecas malditas

La idea de tener una muñeca maldita en nuestra casa es aterradora. ¿Quién, alguna vez, en la oscuridad de su habitación, no vio un muñeco y tuvo miedo de él? Este parece ser el pensamiento de muchos niños e, incluso, de adultos.

Mucho antes de que aparecieran películas con este tema, los juguetes malditos ya existían, y asustaban a muchas personas. Si quieres conocer más sobre ello, a continuación te presentamos algunas de las más populares historias de muñecas malditas:

4 – Mandy – La muñeca maldita

La historia de esta muñeca se inicia en el año de 1991 cuando fue donada a un museo en Inglaterra. La antigua propietaria advirtió al personal del museo sobre su creencia de que la muñeca estaba encantada, porque decía que, desde que la había comprado, escuchaba con insistencia el sonido de un bebé llorando.

El origen de la muñeca es un misterio. Algunos creen que Mandy contiene el espíritu atrapado de una niña que murió mientras estaba con el juguete en su regazo y que, aún hoy, se siente muy sola. Para aliviar su soledad, el personal del museo suele dejar un juguete, como una oveja de peluche, junto a Mandy, para que le haga compañía; aunque quizá la muñeca prefiera la presencia de los vivos, ya que hay un relato que dice que, cierta mañana, los funcionarios dijeron haber encontrado misteriosamente la oveja fuera de la caja de cristal donde estaba almacenada con la muñeca para la exposición.

3 – Bebe – la muñeca embrujada

Según los informes, la muñeca habría sido comprada en eBay por una investigadora de lo paranormal llamada Janice Poole que poseía el extraño hábito de coleccionar objetos malditos. No se sabe si el caso fue sensacionalismo; sin embargo, las historias de Janice son terroríficas. Según ella, desde que la muñeca llegó a su casa, ella pasó a sentirse observada durante todo el tiempo. Comenzaron a escucharse golpes en las paredes y en las puertas, aunque no hubiera viento, e incluso los pomos de las puertas se movían, como si alguien o algo intentara girarlos.

Una noche, Janice oyó un ruido en el ático y decidió investigar. Dijo que en el mismo instante en que entró sintió que le faltaba el aire y se desmayó. Mientras soñaba, dijo recordar haber visto a un hombre alto observarla y luego entrar en una de las habitaciones.

Después de este hecho, Janice prometió mantener la muñeca en un lugar seguro para que nadie volviera a sufrir situaciones como esta.

2 – Robert, el muñeco maldito

La maldición sobre este muñeco ha ganado tanta notoriedad que la película Chucky – el muñeco asesino, se encuentra basada en esta historia. Su primer propietario dijo haber obtenido el muñeco en el inicio del año de 1900; y según diversas fuentes, el muñeco fue maldecido por una practicante de vudú y, desde entonces, empezaron los problemas. Las historias sobre Robert cuentan que durante la noche era posible oír pasos en el ático donde se encontraba, además de relatos sobre sombras y otros inexplicables.

Actualmente, Robert se encuentra en un museo en la Florida, donde varias experiencias sobrenaturales siguen sucediendo. Incluso, se dice que si quieres tomarte una foto sin pedir permiso al muñeco, las imágenes saldrán distorsionadas y los equipos fotográficos se averiarán, aparentemente sin motivo.

1 – Annabelle, la muñeca poseída

Esta muñeca, estrella de la película e invocación del mal, reside en el Museo de los Warren en Monroe, Connecticut, y es, sin sombra de duda, una de las muñecas embrujadas más famosas del mundo. Diferente de la que aparece en la película, la muñeca no es de porcelana y sí una vieja muñeca de trapo.

Algunas anécdotas de Anabelle refieren que, su primera propietaria, solía encontrarla en lugares distintos de aquellos para los que la había dejado. Después narró que la encontró en la cama con una sustancia roja, semejante a la sangre, manchando sus manos y muñecas. Por ello, decidió recurrir a los Warren para que estudiaran el caso, y se concluyó que la muñeca estaba siendo poseída por un peligroso demonio.

Mas informacion sobre este tema

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies