no comments

Horrores de la historia: el escuadrón 731

En la historia de todos los países existen partes oscuras e indeseables. En el nombre de la ciencia se han hecho muchos horrores inimaginables, que a muchos asquearía. Este es el caso del escuadrón 731 un verdadero horror de la historia universal. ¿Ellos quienes fueron? ¿Qué hicieron que fue tan terrible? Sigue leyendo y averígualo.

¿Qué dio origen a este escuadrón?

El suceso que desencadenó todos estos horrores fue La Segunda Guerra Mundial. Existían dos bandos: los principales que eran Japón, Alemania e Italia y los aliados que eran Rusia, Inglaterra y Estados Unidos.

El que protagonizó el horror de este escuadrón fue Japón; al igual que Alemania ellos consideraban que en cuestión de razas existía jerarquización, es decir creían en la superioridad de unos sobre otros. Los japoneses pensaban que la raza aria era la mejor, la única y que otras como los china era “de sangre sucia”, para ellos eran como animales, no considerados como humanos.

Escuadron 731

Escuadron 731

¿Qué fue el Escuadrón 731?

Fue una unidad de científicos que operaba en Japón. Lo que ellos hicieron fue realmente una salvajada, se encargaban de hacer los peores y más macabros experimentos en seres humanos; específicamente con gente de China, Mongolia y Rusia.

Ellos no sentían el menor remordimiento por ellos ya que consideraban que ellos no eran seres humanos, sino una suerte de animal para experimentar. Excusados en esto y que era por la ciencia; hicieron cosas que a los nazis harían temblar (ellos también experimentaban con judíos, pero no de una manera tan horrorosa).

Era una agrupación secreta totalmente, nadie sabía de ellos. Se radicaron en una planta de agua abandonada, con el fin de mantenerse lo más anónimos posible. ¿Su misión? Perfeccionar las armas biológicas y conocer el límite del cuerpo humano ¿Cómo lo hicieron? Sigue leyendo y averígualo.

¿Cuáles fueron los experimentos que hizo esta horrenda agrupación?

Querían crear enfermedades nuevas, para probar la mortalidad de las mismas se les inyectaban a los chinos y otros prisioneros. Las enfermedades eran combinaciones de varios virus y bacterias degenerativas como Sífilis y lepra. Imagínate por un momento el sufrimiento de quienes fueron sujetos de prueba.

Tomaban a presos y otras personas para hacer estudios ¿Qué les hacían? Tomaban un bisturí y se le extraían los órganos uno por uno a la víctima, todavía estando viva. Además lo hacían sin anestesia. Estas maldades las hacían por una siniestra causa: Querían saber que tanto soportaba el dolor un hombre, una mujer, un niño y un bebe.

Con el fin de probar a los estudiantes de medicina, se les pedía extraer varios órganos a una persona (sin anestesia) ¿Por qué se les pedía? Primero para ver que tanto soportaba un hombre el dolor y segundo para ver cuanta habilidad tenía el aspirante manipulando órganos. Si la persona sobrevivía se le volvía a abrir para reinsertar sus órganos. Sencillamente repulsivo.

¿Sabes que es la gangrena? Cuando se pudre la piel como resultado de la falta de circulación en una extremidad. Bueno, a los prisioneros se les hacia un procedimiento para provocarla y evaluar en cuanto tiempo se deterioraba la piel, que efectos le traía al desafortunado y finalmente cuanto tardaban en morir.

Se le inyectaban a las personas todo tipo de sustancias toxicas para el cuerpo. En un caso le inyectaron orina de caballo a una mujer que estaba embarazada y muchas cosas espantosas más.

Había otro departamento que estaba totalmente destinado a probar el cuerpo humano, hacían experimentos totalmente demenciales a personas, por ejemplo: enterrarlas vivas hasta sofocarse, someterlas a fríos y calores extremos y ver cuánto aguantaban, hacer transfusiones de sangre animal e inyectar agua de mar a las personas.

Absolutamente cruel y sádico lo que estos monstruos hicieron con estas pobres personas inocentes.

Laboratorio del escuadron 731

Laboratorio del escuadron 731

¿Cómo terminó el Escuadrón 731?

Al final de la guerra, con la victoria de USA, se mandó a destruir el laboratorio junto a todos los prisioneros.

Su final es resumido en una palabra indignante, nunca fueron castigados por sus crímenes de lesa humanidad. El jefe de este escuadrón solo pago una pequeña condena en prisión, el comandante del ejército de Estados Unidos lo liberó a cambió de compartir sus conocimientos con él.

Lo visto en este escuadrón nos demuestra que el ser humano puede ser una bestia sin piedad ni razón. El conocimiento científico no es excusa para destruir a otro ser humano, no hay ciencia que valga para actuar de una manera tan atroz. Esperemos que lo visto aquí no vuelva a suceder jamás.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies