¿Qué es el karma y el dharma?

El Karma es considerado por muchos seguidores de sociedades esotéricas, como una energía invisible que se deriva de los actos cometidos por las personas. Según las leyes del Karma, cada una de las reencarnaciones de las personas quedara condicionada por los actos realizados en sus vidas pasadas. Todas las religiones con un tipo de corte esotérico tienen una imagen diferente del karma, pero todas concuerdan diciendo que esta es una ley de causa y efecto.

En la religión budista existe la ley del karma, los seguidores de la religión budista creen que el karma es el hecho de que las acciones de las personas tienen consecuencias tanto externas como internas.

Que es el karma

Que es el karma

En el hinduismo también se cree en la ley del karma, solo que con una interpretación un poco diferente del budismo, en el hinduismo el karma es una ley de acción y reacción, esto significa que cada acción realizada por una persona tiene una consecuencia ya sea negativa o positiva, según la religión el encargado de que las consecuencias de las acciones de las personas acurra es un Dios invisible conocido como Lama Rash. Lama Rash en la religión hindú, es el dios de la muerte y quien castiga a los muertos y es quien mide el karma de las personas.

La gran mayoría de las personas del oriente tanto budistas como hinduistas y los creyentes de otras religiones de oriente, creen que el karma es la explicación para pensar que Dios es justo con las personas. Ya que las personas buenas le pasan cosas buenas y a las malas le pasan cosas malas, y si una persona buena le pasan cosas malas, es porque en su vida pasada cometió acciones malas.

¿Qué es el karma?

La reencarnación o transmigración de almas tiene como base ideológica al hinduismo de la India y al budismo del Tíbet. La reencarnación y la idea de karma es algo totalmente asumido por estas culturas, pero que a los occidentales puede parecerles difícil de entender sobre todo si no creen en la existencia de un alma o espíritu dentro de todos nosotros.

El desconocimiento sobre lo que ocurre después de la muerte y el miedo aterrador del ser humano en general a lo que le pueda suceder hacen que generalmente este tema sea prácticamente ignorado y poco estudiado a nivel general. Se podría decir que independientemente de su certeza o no la idea de la reencarnación alivia los corazones de más de un individuo, pero para entenderla primero hay que conocer una serie de principios muy importantes en los que se basa la transmigración de almas.

Ante todo hay que aceptar que dentro de nuestro cuerpo material, que tiene una función a modo de envoltura carnal, existe un alma o espíritu inmaterial eterno y que además disfruta de una cierta autonomía e independencia cuya importancia sobrepasa sin límites a la importancia de nuestro cuerpo porque realmente nosotros en nuestro estado más puro seríamos esa alma o ese espíritu.

Después hay que entender por lo tanto que cuando el cuerpo muere, nuestra alma sale tranquilamente de él porque no puede morir, durmiéndose entonces la conciencia como en un sueño. Así el alma que ya ha salido, busca el lugar correcto donde encontrar otro futuro envoltorio mientras su conciencia sigue dormida. Digamos que es como si tras varios años de utilizar un traje, se estropeara y hubiera que buscarse otro.

Pero no solo hay que aceptar estos principios sino que también con ellos va otro muy importante que hay que entenderlo bajo unas circunstancias: el destino. La utilidad de la reencarnación es meramente un fin evolutivo. Se entiende que nuestras experiencias con nuestras envolturas carnales son para conseguir que nuestra alma vaya ascendiendo hacia niveles más divinos o evolucionados a través de todos los acontecimientos tanto dolorosos como satisfactorios que vamos acumulando, de manera que aunque la conciencia está dormida en el proceso de transmigración del alma no significa que la memoria de todas las vidas anteriores no quede guardada en el espíritu (memoria kármica).

De ahí que diversas personas sean capaces en algún momento de recordar alguna vida pasada. Ahora bien, porqué es necesario entender esto. Porque la teoría de la reencarnación acepta la existencia del destino predeterminado, ya que el alma que espera reencarnar en un nuevo cuerpo sabe de antemano que va a vivir una serie de experiencias concretas que le ayudarán a seguir evolucionando. Digamos entonces que hay una elección consciente de la vida que se va a vivir y poder experimentar, lo que a la mayoría de los occidentales les cuesta mucho entender.

Karma

Karma

Pero ligada a la teoría de la reencarnación hay otro concepto muy conocido y también muy importante. Es el concepto de Karma. El karma es la causa de nuestro particular destino, la ley de la naturaleza que asegura que nos convertimos en lo que pensamos o hacemos.

El karma viene a reflejar la ley de causa-efecto por la cual todo acontecimiento tiene un resultado, de manera que todos nuestros actos en el presente tendrán una consecuencia en el futuro extendiéndose incluso a nuestras próximas vidas futuras. Se dice que los grandes sufrimientos por lo que tenemos que pasar en nuestra vida actual están íntimamente ligados a actos no correctos realizados en vidas pasadas. Pues mientras no aprendemos una determinada lección las pruebas de la vida seguirán orientadas, cuerpo tras cuerpo, hasta que la entendamos. Pero no hay que pensar que el karma sólo tiene un lado negativo, que en el cristianismo se corresponde con los pecados cometidos que hay que castigar, sino que también posee un lado positivo del que muchas veces nos olvidamos, de manera que si sentimos que la vida es agraciada con nosotros se deberá a que en otras vidas actuamos correctamente y por ello en esta disfrutamos del “premio” conseguido.

En conclusión la reencarnación sería un sistema complejo pero perfecto al que nunca se le escaparía nada, ni le fallaría nada y que va más allá del tiempo y el espacio al que tenemos acostumbrada a nuestra mente.

¿Qué es el Dharma?

El Dharma es una palabra en la antigua lengua sanscrita que se traduce al español como protección, el Dharma tiene muchos significados en diferentes religiones como el hinduismo, budismo y jainismo.

Según los seguidores del budismo, el Dharma se considera como una ley universal de la naturaleza, según la religión el dharma se encuentra en cada una de las personas y en todo el universo. También el dharma es considerada como una ley con un nivel cósmico, ya que se cree que esta regula movimientos y ciclos en el universo.

En el budismo el dharma mas como una ley, es considerada como una doctrina, según los budistas el dharma es una doctrina dividida en tres partes, estas partes son: las enseñanzas de Buda a sus seguidores, la cual es también conocida con el nombre de Sutras; la otra significa las reglas monásticas de Buda, llamadas como vinaias; y por último se encuentran los comentarios de los sabios después de Buda sobre los sutras y vinaias, este tiene el nombre de Abhidharma.

Dharma

Dharma

Con respecto a la religión del Jainismo, el dharma es tomado en cuenta como un movimiento de la substancia universal; Es considerado como una de las categorías que dividen la substancia universal, también llamada como dravya.

En la India el dharma es considerado oficialmente por los habitantes y el gobierno del país, como el chakra del emperador mauri Ashoka.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad