Kongamato, la leyenda del ave misteriosa

El Kongamato es un ave misteriosa, que ataca a los nativos de la región de Zambia, Africa. Kongamato es una palabra que es parte de un hechizo utilizado por los Koandes para protegerse contra las inundaciones, causada por esta criatura. Usan el amuleto llamado “muchi wa Kongamato” para protegerse al cruzar algunos ríos habitados por la criatura. El Dr. J.L.B Smith, quien era famoso por su participación en el descubrimiento del celacanto, escribió sobre las leyendas de dragones alados que vivían en el Monte Kilimanjaro. Su idea es que se pueden encontrar especies extintas en lagos, pantanos, ríos y selvas de África del Sur.

Marjorie Courtenay-Latimer, quien descubrió el fósil viviente celacanto había compilado varias historias de la Namibia. Según los rumores, estos dragones voladores dejaban un olor a hierba quemada cuando aterrizaron.

En 1920, el jefe de la tribu Jiwundu cercana al pantano de Kanyinga cerca de la frontera de Zaire identificó una figura del pterodáctilo como un Kongamato. En 1958, el periodista científico Maurice Burton escribió para una revista que decía que en África había una criatura como un pterodáctilo que vivía en los pantanos Bangweulu. Ella vive en los pantanos de Jiundu al oeste de Zambia, Congo y Angola y hay muchos informes de ataques contra los nativos. Criaturas similares se encuentran, donde son llamados Olitiau y en Ghana se llaman Sasabonsam. Algunos dicen que tiene la capacidad de brillar en la noche. Sus colores varían, pero se dice que es principalmente de color rojo o negro, tanto así que muchos científicos dicen que es en realidad parecido a una cigüeña.

También se describe como un dragón volador más o menos 1,22 m, en colores que van del verde al azul, pero en términos generales siempre es descrito como un cuerpo alargado, con los pies pequeños y grandes alas de murciélago. Algunas tribus el culto como dioses.

Kongamato

Kongamato

Kongamato, encuentros reales o inventados

Una historia o imaginación, cuanta que un estudiante de Kenia que caminaba hacia su escuela vio a un extinto reptil volador, describiéndolo perfectamente y diciendo que era similar a los buitres y que vio como se comía los restos de indígenas y animales muertos. No creían que fuera una cosa sobrenatural como un demonio (molumbe), algo muy real como un león o un búfalo.

En 1909 la leyenda tuvo mucho auge cuando un chico llamado Oliver Thomas fue secuestrado por uno de ellos… El chico se fue a un pozo para conseguir agua cuando en su casa, todos oyeron sus gritos desesperados. Los lugareños vieron como después de que se había desaparecido el chico, había huellas que se iban hasta cierto punto y luego desaparecían. Y más tarde encontraron un cubo, como si él había lanzado desde una altura determinada… Para esta desaparición, incluso hay quienes culpan al Wendigo, legendario monstruo de leyendas de la algonquianas.

El chico nunca apareció vivo. Varias semanas después, una calavera fue encontrada en un árbol colgado, con las características del chico desparecido.

Finalmente hay muchos informes de extrañas criaturas aladas que vuelan sobre África, que se califican de grandes aves, buitres, demonios que se unen con las leyendas del folclore de estos pueblos muy atrasados a nivel educativo. La leyenda del Kongamato se mantiene vigente.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad