La leyenda del Leviatán

El Leviatán es descrito, en la literatura de diversas culturas, usualmente, como un enorme monstruo marino. Leviatán es uno de los nombres con que comúnmente se le conoce; sin embargo, dependiendo del pueblo en que se menciona, su nombre puede variar. El Leviatán es conocido desde hace miles de años; por ejemplo, hay registros de esta criatura que aparecen tanto en el Talmud, como en la Biblia y el Corán, además de otros textos, como en las mitologías griega, sumeria e hindú, entre otras.

Sus orígenes se remontan a la mitología fenicia en que simbolizaba el caos y tenía la imagen de un cocodrilo. En la creencia judía, el Leviatán (también llamado dragón en Ezequiel 29.3 y de cocodrilo, Ezequiel 32.2) simboliza un poder contrario al de Dios que, según el cristianismo, debe sucumbir en el Juicio Final.

En el libro de Job, más específicamente en el capítulo 41, encontramos una descripción del Leviatán como un terrible monstruo tan poderoso que “nadie puede desafiarlo y salir ileso”.

En específico, en la Biblia, el Leviatán es descrito en el Génesis. Ahí se menciona que existían, en el océano, tanto una hembra como un macho; sin embargo, dada su condición monstruosa, Dios eliminó a la hembra con la finalidad de que no pudieran reproducirse y terminaran por poblar todos los mares conocidos.

En la tradición hebrea, el Leviatán es descrito como una gigantesca serpiente marina, que atemorizaba a los marinos que se atrevían a adentrarse demasiado en el mar. Otras narraciones lo conciben como una especie de dragón en el que se conjuntan ambos sexos (femenino y masculino) que existía ya en los tiempos en que Adán y Eva habitaban el jardín del Edén.

En la religión cristiana de la actualidad, el Leviatán es más relacionado con el mundo demoniaco, por ejemplo, con el demonio de nombre Rahab.

En la Antigua Grecia, por su parte, se solía hablar de diversos monstruos marinos que atacaban las embarcaciones de las naves guerreras y de comercio, destruyéndolas y dejando a hombres como náufragos.

Hoy en día, leyendas como la de “El monstruo del lago Ness” se relacionan con esta criatura mitológica.

En general, podríamos afirmar que el Leviatán ha simbolizado a lo largo de la historia el temor que el ser humano tiene ante el extenso espacio desconocido que representa el océano, y sobre todo sus profundidades. No obstante, existe una buena cantidad de relatos de marinos, pescadores y náufragos que hablan de enormes criaturas que atacaron sus embarcaciones.

Además, existe un libro conocido como “El Leviatán”, obra de Thomas Hobbes, donde el autor describe un Estado en el estado contaría con todo el poder de la sociedad, ya que sería relegado el poder de todos los individuos con el fin de que se les garantizara la paz y la defensa común. A partir de entonces, todos se convierten en súbditos, y el soberano, el representante de la voluntad del pueblo, se convierte en el Leviatán, ese monstruo invencible, con la autoridad suficiente para controlar todos los ámbitos de la sociedad.

 

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad