no comments

La leyenda del sacamantecas

Es una de las historias que más ha perdurado a lo largo del tiempo y que se trasmite de boca en boca de los pueblos. Hoy en día la leyenda del sacamantecas es solo un viejo mito pero durante muchos años aterrorizó a niños y grandes de España. Fueron los padres los que corrieron la bola para mantener a los hijos adentro de sus casas ya que si estaban en la calle a horas que no correspondía los secuestraría un hombre horrible.

Aunque muchos lo han nombrado con liviandad, el mito del sacamantecas tiene algo de verdad. Se originó con un verdadero asesinato de un niño. Los famosos sacamantecas, o también hombres del saco fueron verdaderos asesinos del siglo XX. El más popular fue Juan Díaz de Garayo, un agricultor con rasgos primitivos.

Asesinaba y violaba mujeres, en su mayoría prostitutas a las que les cortaba el vientre ferozmente. Según se cuenta fue una niña quien lo “reconoció” por su cara horrorosa y supuso que era el famoso sacamantecas que amenazaba con la vida de todos. Comenzó a gritar y los que estaban allí pensaron que había intentado abusar de ella y lo llevaron detenido. Allí confesó todos sus crímenes.

Sin embargo el apodo de Sacamantecas, proviene de un siglo antes en donde Manuel Blanco Romasanta, el hombre lobo de Allariz, fue acusado de matar a varias personas para poder vender grasas. Fueron los lugareños los que denunciaron que las grasas provenían de origen humano y ahí fue condenado por varios crímenes, incluso la muerte de un alguacil. Una vez detenido, el hombre se escapa y asesina a nueve personas más arrancándoles con sus propios dientes la yugular. De aquí el nombre de Hombre Lobo.

A estos dos casos, se le suma un crimen en Gador, en donde un curandero con tal de salvar a un enfermo de tuberculosis, asesina a un niño en complicidad con otra curandera y sus hijos. Según el hombre, para curarse debía beber sangre de un niño y engrasarse el pecho con las tripas de este, bien calientes. Para eso, había que matarlo. Secuestraron a un pequeño que distraído se alejó de sus amigos, lo metieron en un saco y primero cortaron su axila para conseguir sangre caliente, y luego lo mataron para conseguir sus entrañas y su grasa. De aquí la “manteca”.

Garayo, el sacamantecas

Garayo, el sacamantecas

A partir de estas tres historias se empezó a circular la leyenda del sacamantecas, que durante siglos fue el terror para niños y grandes. En aquella época, al hacerse de boca en boca, las historias cambiaban hasta transformarla por completo, por eso cambian los nombres del hombre y hasta lo que realiza. Algunos dicen que los mata, otros que los hace trabajar, y algunos mienten con que busca abusar de ellos. Lo cierto es que los niños se asustan de verdad y terminan haciéndoles caso a sus padres. Ya sea para comer, para dormir, para dejar de jugar en la calla al anochecer y entrar a la casa, o incluso para realizar los deberes.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies