no comments

La misteriosa Vulture Stone

Sinceramente, algo muy extraño está pasando en las universidades del Reino Unido últimamente. En el inicio de este mes, precisamente el día 4 de abril, publiqué una entrada comentando que había sido divulgado en el día anterior, un estudio en la revista “Journal of Archaeological Science: Reports”, realizado por arqueólogos, que habría revelado que ciertas personas de la región de Yorkshire, un condado histórico en la región Norte de Inglaterra, y el más grande del Reino Unido, tendrían tanto miedo a los muertos que desmembraron, rompieron y quemaron los cuerpos de personas muertas para tener absoluta certeza de que no volverían a la vida, durante la Edad Media. Este estudio, promovido por la “Historic England” (órgano ejecutivo público no departamental del gobierno británico subvencionado por el Departamento de Cultura, Medios y Deportes) y de la Universidad de Southampton tal vez pudiera representar la primera evidencia científica en Inglaterra, en relación a eventuales intentos de impedir que los muertos reviviesen de nuevo, y perjudicaran a los vivos. Por otra parte, esta práctica sería vista como “algo muy común en el folklore, en diversas partes del mundo”. Interesante, ¿no es así? Sin embargo, ¿esto era de verdad? Hoy hablamos de la Vulture Stone.

Ahora, surgió una nueva polémica y, de nuevo, involucrando a dos factores principales: la completa falta de lectura de un estudio científico, y la participación de más de una universidad del Reino Unido. A pesar de la extraña coincidencia, esta vez, el estudio trata de unos “pilares de piedra” entre varios otros pilares dispuestos de forma circular en Göbekli Tepe, un sitio arqueológico en la cima de una montaña en la región del Sudeste de Anatolia, en la parte asiática de Turquía, a unos 12 km al noreste de la ciudad de Şanlıurfa. Es justamente dentro de este sitio, que se encuentra uno de los “objetos” que ha generado polémica: la llamada “Vulture Stone” (“Piedra del Buitre” o “Pilar del Buitre”, en español), también conocida como “Pilar 43”, que debería ser un pilar como cualquier otro, pero para algunas personas simboliza el registro de un evento cataclísmico, posiblemente un cometa que chocó contra nuestro planeta. Este choque habría sido tan grande, que habría generado una especie de “mini era glacial” en el planeta, principalmente en las zonas más al norte del globo, durante 1.400 años (un período conocido como “Dryas reciente”), y con esto habría desencadenado las primeras civilizaciones, tal como las conocemos hoy en día. Esta discusión sobre la caída de un cometa no es nueva, sin embargo la asociación de este evento con la “Vulture Stone” es relativamente reciente. Fue justamente sobre esa relación, que dos investigadores de la Universidad de Edimburgo, en Escocia, han hecho un estudio y lo publicaron en una revista científica revisada por pares. La prensa británica de nuevo estaba en crisis, diciendo que los científicos finalmente habrían confirmado esta relación tan especulada en el pasado. Vamos a saber más acerca de este tema.

Resumen sobre el sitio arqueológico de Göbekli Tepe

Como dijimos anteriormente, Göbekli Tepe es un sitio arqueológico en la cima de una montaña en la región del Sudeste de Anatolia, en la parte asiática de Turquía, a unos 12 km al noreste de la ciudad de Şanlıurfa. Este sitio arqueológico está compuesto por dos fases de presuntos usos rituales, que datan de entre 10.000 y 8.000 años a. C.

En la primera fase, en el período Neolítico precerámico A (PPNA), se construyeron círculos de enormes pilares de piedra en forma de T (cada pilar con 6 metros de altura y un peso de 20 toneladas), que son los megalitos más antiguos del mundo (al menos hasta donde los investigadores conocen). En la segunda fase, en el período Neolítico precerámico B (PPNB), los pilares levantados eran pequeños y estaban en las salas rectangulares con suelo de cal pulido. Después de este período, el sitio fue abandonado.

Imagen de Google Maps que muestra la ubicación del sitio arqueológico de Göbekli Tepe

Imagen de Google Maps que muestra la ubicación del sitio arqueológico de Göbekli Tepe

Restos de Göbekli Tepe

Restos de Göbekli Tepe

Es interesante notar que muchos de los pilares están decorados con pictogramas enigmáticos o abstractos, siendo posible ver representaciones de animales esculpidos, y en relieve de los mismos. Los pictogramas pueden representar símbolos sagrados comúnmente conocidos, así como encontramos en las pinturas rupestres neolíticas en otros lugares.

Ya los relieves parecen retratar mamíferos como leones, toros, jabalíes, zorros, gacelas y burros, tal como serpientes y otros reptiles, artrópodos (así como insectos y arácnidos), y aves (especialmente buitres). En la época en la que el lugar fue erigido, posiblemente el territorio alrededor era un gran bosque, y era capaz de sostener esa gran variedad de vida silvestre.

Es interesante notar que muchos de los pilares están decorados con pictogramas enigmáticos o abstractos, siendo posible ver representaciones de animales esculpidos, y en relieve de los mismos. En la foto podemos ver a la <strong>misteriosa "Vulture Stone"</strong>, también conocido como pilar 43.

Es interesante notar que muchos de los pilares están decorados con pictogramas enigmáticos o abstractos, siendo posible ver representaciones de animales esculpidos, y en relieve de los mismos. En la foto podemos ver a la misteriosa “Vulture Stone”, también conocido como pilar 43.

Ya los relieves parecen retratar mamíferos como leones, toros, jabalíes, zorros, gacelas y burros, tal como serpientes y otros reptiles, artrópodos (así como insectos y arácnidos), y aves (especialmente buitres). En la época en que el lugar fue erigido, posiblemente el territorio alrededor era un gran bosque, y capaz de sostener esa gran variedad de vida salvaje.

Ya los relieves parecen retratar mamíferos como leones, toros, jabalíes, zorros, gacelas y burros, tal como serpientes y otros reptiles, artrópodos (así como insectos y arácnidos), y aves (especialmente buitres). En la época en que el lugar fue erigido, posiblemente el territorio alrededor era un gran bosque, y capaz de sostener esa gran variedad de vida salvaje.

Los detalles acerca de la real finalidad de la estructura siguen siendo un misterio hasta el día de hoy. El sitio fue excavado por un equipo arqueológico alemán bajo la dirección de Klaus Schmidt, un prominente arqueólogo de 1996, hasta su muerte en 2014. Schmidt cree que el lugar era una especie de santuario neolítico primitivo utilizado como un lugar sagrado, no como un asentamiento. Él consideraba el lugar como un centro de culto a los muertos, y que los animales esculpidos estaban presentes justamente para protegerlos.

Los detalles acerca de la real finalidad de la estructura siguen siendo un misterio hasta el día de hoy. El sitio fue excavado por un equipo arqueológico alemán bajo la dirección de Klaus Schmidt, un prominente arqueólogo de 1996, hasta su muerte en 2014. Schmidt cree que el lugar era una especie de santuario neolítico primitivo utilizado como un lugar sagrado, no como un asentamiento. Él consideraba el lugar como un centro de culto a los muertos, y que los animales esculpidos estaban presentes justamente para protegerlos.

Los detalles acerca de la real finalidad de la estructura siguen siendo un misterio hasta el día de hoy. El sitio fue excavado por un equipo arqueológica alemana bajo la dirección de Klaus Schmidt (en la foto), un destacado arqueólogo alemán, de 1996, hasta su muerte en 2014
Aunque ninguna sepultura o tumba haya sido encontrada hasta el día de hoy, Schmidt creía que las mismas aún serían descubiertas en nichos ubicados detrás de las paredes de los círculos sagrados. Por otro lado, Steven Mithen, profesor de Arqueología en la Universidad de Reading, en Inglaterra, sugirió que en el inicio de la cultura Neolítica de Anatolia y Oriente Próximo, los muertos eran deliberadamente expuestos, con el objetivo de ser devorados por buitres y otras aves que se alimentaban de carroña.

Concepción artística que muestra lo que podría habría sido la construcción de Göbekli Tepe

Concepción artística que muestra lo que podría habría sido la construcción de Göbekli Tepe

A pesar de que todo esto es una mera especulación, una vez que Göbekli Tepe fue muy poco excavada hasta el día de hoy (se estima que sólo el 5% del sitio haya sido efectivamente expuesto hasta el día de hoy, a pesar de casi dos décadas de excavaciones), el sitio arqueológico es considerado como un descubrimiento de gran importancia, ya que podría cambiar profundamente la comprensión de una etapa crucial en el desarrollo de la sociedad humana.

A pesar de que esto es mera especulación, una vez que Göbekli Tepe fue muy poco excavada hasta el día de hoy, el sitio arqueológico es considerado como un descubrimiento de gran importancia, ya que podría cambiar profundamente la comprensión de una etapa crucial en el desarrollo de la sociedad humana Es justamente en ese lugar, que, como ya hemos mencionado anteriormente, se encuentra la llamada "<strong>Vulture Stone</strong>" ("Piedra del Buitre" o "Pilar del Buitre", en español), también conocida como "Pilar 43", que debería ser un pilar como cualquier otro, pero para algunas personas simboliza el registro de un evento cataclísmico, posiblemente un cometa que chocó contra nuestro planeta.

A pesar de que esto es mera especulación, una vez que Göbekli Tepe fue muy poco excavada hasta el día de hoy, el sitio arqueológico es considerado como un descubrimiento de gran importancia, ya que podría cambiar profundamente la comprensión de una etapa crucial en el desarrollo de la sociedad humana
Es justamente en ese lugar, que, como ya hemos mencionado anteriormente, se encuentra la llamada “Vulture Stone” (“Piedra del Buitre” o “Pilar del Buitre”, en español), también conocida como “Pilar 43”, que debería ser un pilar como cualquier otro, pero para algunas personas simboliza el registro de un evento cataclísmico, posiblemente un cometa que chocó contra nuestro planeta.

Ustedes también pueden ver un poco más acerca de lo que estamos hablando a través de un pequeño documental de unos 20 minutos sobre Göbekli Tepe que fue transmitido en el programa “Enigmas del Pasado”, de National Geographic (en inglés):

Así como en el documental “Civilización Perdida”, del History Channel, que también abordó rápidamente sobre Göbekli Tepe (doblado en español):

Este es el tema principal de nuestra publicación, pero sería complicado decir esto sin antes comentar sobre el sitio arqueológico, ¿no es así? Quédense tranquilos(as), que todavía vamos a hablar rápidamente sobre el período de “Dryas reciente”, para que ustedes no se sientan perdidos, en medio de tantos términos e información extraña. A continuación, vamos a ver como esta historia está circulando en internet.

“Vulture Stone” y un evento cataclísmico debido a la supuesta caída de un cometa

Como ejemplo, vamos a citar el que fue publicado por el Daily Mail (DM), pero podría ser de cualquier otro sitio web de noticias, ya que las distorsiones han sido ampliamente divulgadas a través de sitios como Yahoo! e incluso por la revista “New Scientist”, que se basó únicamente en la información proporcionada por la agencia de noticias británica Press Association”, que curiosamente también estuvo involucrada en el caso de los “zombies ingleses”. Al parecer, la falta de lectura es un problema crónico de esa agencia.

Con dos títulos diferentes (una en la dirección y otro en la propia publicación), o sea, “Grabados en piedra confirman que cometa golpeó la Tierra hace 13.000 años” (en la dirección) y “El violento nacimiento del hombre moderno: los increíbles grabados en la roca, que revelan cómo el impacto de un cometa devastador hace 13.000 años mató a miles, ha cambiado el clima y provocó el surgimiento de las primeras civilizaciones” (en publicación), el DM comenzó diciendo que los científicos creían, que los símbolos antiguos tallados en piedra, en un yacimiento arqueológico en Turquía, contaban la historia sobre el impacto de un cometa devastador, que desató una “mini era glacial” hace más de 13.000 años.

La evidencia de las esculturas, realizadas en un pilar de piedra conocido como "Buitre Stone" ("Piedra del Buitre" o "Pilar del Buitre", en español) sugería que un cúmulo de fragmentos de cometa llegó a la Tierra alrededor de 11.000 a. C. Se creía que una imagen de un hombre sin cabeza simbolizaba desastres humanos y una extensa pérdida de la vida. El evento devastador, que despojó a la tierra de criaturas como los mamuts lanudos, también habría ayudado a desencadenar el surgimiento de la civilización.

La evidencia de las esculturas, realizadas en un pilar de piedra conocido como “Buitre Stone” (“Piedra del Buitre” o “Pilar del Buitre”, en español) sugería que un cúmulo de fragmentos de cometa llegó a la Tierra alrededor de 11.000 a. C. Se creía que una imagen de un hombre sin cabeza simbolizaba desastres humanos y una extensa pérdida de la vida. El evento devastador, que despojó a la tierra de criaturas como los mamuts lanudos, también habría ayudado a desencadenar el surgimiento de la civilización.

Los científicos han especulado durante décadas, de que el cometa podría haber causado la caída pronunciada en la temperatura durante un período conocido como “Dryas reciente”. Este período es visto como un momento crucial en la historia de la humanidad, una vez que coincide con los inicios de la agricultura y las primeras civilizaciones neolíticas.

La evidencia de las esculturas, realizadas en un pilar de piedra conocido como “Buitre Stone” (“Piedra del Buitre” o “Pilar del Buitre”, en español) sugería que un cúmulo de fragmentos de cometa llegó a la Tierra alrededor de 11.000 a. C. se Creía que una imagen de un hombre sin cabeza simbolizaba desastres humanos y una extensa pérdida de la vida

Siendo así, los científicos estaban analizando los símbolos misteriosos esculpidos en pilares de piedra en Göbekli Tepe, en Turquía, para averiguar si ellos podrían estar relacionados con las constelaciones. Ingenieros de la Universidad de Edimburgo han estudiado los grabados de animales hechos en un pilar – conocido como “Buitre Stone” – en el sitio arqueológico.

Al interpretar los animales como símbolos astronómicos, y usar software de computadora para combinar sus posiciones con los patrones estelares, los investigadores fecharon el evento en 10.950 a. C, con un margen de +/- 250 años, siendo que el mismo habría sido probablemente resultante de la fragmentación de un cometa gigante del Sistema Solar interior.

Al interpretar los animales como símbolos astronómicos, y usando software de computadora para combinar sus posiciones con patrones estelares, los investigadores fecharon el evento en 10.950 a. C. Esta imagen muestra la posición del Sol y de las estrellas durante el solsticio de verano de 10.950 a. C.

Al interpretar los animales como símbolos astronómicos, y usando software de computadora para combinar sus posiciones con patrones estelares, los investigadores fecharon el evento en 10.950 a. C. Esta imagen muestra la posición del Sol y de las estrellas durante el solsticio de verano de 10.950 a. C.

El cielo en 10.700 a. C (imagen superior) y 11.200 a. C. (imagen inferior), siendo avistado desde Sanliurfa (cerca de Göbekli Tepe) y delante de un margen de error de más o menos 250 años.

Además, habría sido alrededor de esa misma época, que el periodo llamado de “Dryas reciente” habría comenzado, al menos de acuerdo con los datos del núcleo de hielo de Groenlandia, en los cuales apuntan a que este período se habría iniciado en 10.890 a. C. Antes de la caída del cometa, grandes campos de cebada y trigo permitían que los cazadores itinerantes en el Medio Oriente crearan campos base permanentes. Sin embargo, las heladas condiciones creadas por el impacto habrían forzado a estos cazadores a unirse y encontrar nuevas maneras de cultivar. Por tanto, se habrían desarrollado la irrigación y la reproducción selectiva para enfrentar el clima severo formando las prácticas agrícolas modernas.

El DM todavía señaló que, según los investigadores de Edimburgo, las figuras talladas en la roca parecían haber permanecido importantes para el pueblo de Gobekli Tepe durante milenios. Esto sugería que el evento y el clima frío que se siguió, probablemente generó un serio impacto. El equipo sugirió que las imágenes tenían la pretensión de registrar un evento cataclísmico. Además, el simbolismo de los pilares indicaba que los cambios de largo plazo en el eje de rotación de la Tierra, fueron registradas en aquella época, con una forma inicial de la escritura. El simbolismo sugería que Gȍbekli Tepe era un observatorio para meteoritos y cometas.

El DM señaló que, según los investigadores de Edimburgo, las figuras talladas en la roca parecían haber sido importantes para el pueblo de Gobekli Tepe durante milenios. Esto sugería que el evento y el clima frío que siguió, probablemente generó un serio impacto.

El DM señaló que, según los investigadores de Edimburgo, las figuras talladas en la roca parecían haber sido importantes para el pueblo de Gobekli Tepe durante milenios. Esto sugería que el evento y el clima frío que siguió, probablemente generó un serio impacto.

El descubrimiento apoya la teoría de que la Tierra probablemente experimentará períodos en que los impactos de cometas serán más probables, debido a la órbita de la Tierra, que interceptaría a la órbita de anillos de fragmentos de cometas en el espacio.

El descubrimiento apoya la teoría de que la Tierra probablemente experimentará períodos en que los impactos de cometas serán más probables, debido a la órbita de la Tierra, que interceptaría a la órbita de anillos de fragmentos de cometas en el espacio.

“Creo que este tipo de investigación, junto con el reciente descubrimiento de una gran anomalía de platino en todo el continente norte-americano, prácticamente sellan el caso en favor de un impacto de un cometa en el período Dryas reciente. Nuestro trabajo sirve para reforzar la evidencia física. Lo que está sucediendo aquí es el proceso de cambio de paradigma”, dijo el Dr. Martin Sweatman, de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Edimburgo, que participó en el estudio.

El descubrimiento apoya la teoría de que la Tierra probablemente experimentará períodos en que los impactos de cometas serán más probables, debido a la órbita de la Tierra, que interceptaría a la órbita de anillos de fragmentos de cometas en el espacio.

“Parece que Göbekli Tepe era, entre otras cosas, un observatorio para monitorear el cielo nocturno. Uno de sus pilares parece haber servido como un memorial para este evento devastador, probablemente el peor día de la historia desde el fin de la Era del Hielo”, agregó.

Una rápida explicación sobre el período de “Dryas Reciente” y sus controversias

Antes de mostrar la realidad detrás de ese “estudio científico” es necesario dar un rápido repaso y mostrar a ustedes lo que hubiera sido el período “Dryas reciente”. Trataré de no alargarme mucho en esta parte, ya que la misma está llena de controversias por todos los lados.

Así, el periodo de “Dryas reciente”, es un período geológico comprendido entre 12.900 a. C. y 11.700 a. C., en el que se produjo un descenso acentuado de las temperaturas sobre la mayor parte del Hemisferio Norte, en el final del Pleistoceno, que precede inmediatamente el Holoceno, que a su vez se extiende hasta el día de hoy. Todas las formas de vida que conocemos están presentes, con destaque para los seres humanos, dado que nuestra civilización se organizó y fue capaz de producir artefactos tecnológicos, como una lanza o un ordenador moderno, algo que ninguna otra especie del planeta ha logrado a lo largo de la historia.

Así, el periodo de "Dryas reciente", es un período geológico comprendido entre 12.900 a. C. y 11.700 a. C., en el que se produjo un descenso acentuado de las temperaturas sobre la mayor parte del Hemisferio Norte, en el final del Pleistoceno, que precede inmediatamente el Holoceno, que a su vez se extiende hasta el día de hoy

Así, el periodo de “Dryas reciente”, es un período geológico comprendido entre 12.900 a. C. y 11.700 a. C., en el que se produjo un descenso acentuado de las temperaturas sobre la mayor parte del Hemisferio Norte, en el final del Pleistoceno, que precede inmediatamente el Holoceno, que a su vez se extiende hasta el día de hoy

Es interesante destacar en este punto que el “Dryas reciente” marca un período emblemático de la interrupción en el aumento de las temperaturas, que venía ocurriendo durante el último período glacial, y duró sólo unos 1.400 años, en contraste con las decenas o cientos de miles de años de eras glaciales anteriores. ¿En resumen? Algo muy específico y de corta duración habría ocurrido en ese período. El problema es que hasta el día de hoy nadie sabe lo que pasó, siendo justamente este punto el gran centro de atención sobre este tema.

Se cree que todo este caos climático, que afectó a la agricultura, la fauna y la flora, provocó el aumento del nivel de los océanos, entre otros efectos diversos y complejos, haya sido causado por una disminución en la fuerza de la circulación meridional del Atlántico, que transporta el agua caliente del Ecuador hacia el Polo Norte, que a su vez habría sido provocada por un repentino influjo de agua fría de la América del Norte, a partir del Lago Agassiz, así como el deshielo de la parte superior del propio continente, en el Atlántico Norte.

Se cree que todo este caos climático, que afectó a la agricultura, la fauna y la flora, provocó el aumento del nivel de los océanos, entre otros efectos diversos y complejos, haya sido causado por una disminución en la fuerza de la circulación meridional del Atlántico, que transporta el agua caliente del Ecuador hacia el Polo Norte, que a su vez habría sido provocada por un repentino influjo de agua fría de la América del Norte, a partir del Lago Agassiz, así como el deshielo de la parte superior del propio continente, en el Atlántico Norte

Se cree que todo este caos climático, que afectó a la agricultura, la fauna y la flora, provocó el aumento del nivel de los océanos, entre otros efectos diversos y complejos, haya sido causado por una disminución en la fuerza de la circulación meridional del Atlántico, que transporta el agua caliente del Ecuador hacia el Polo Norte, que a su vez habría sido provocada por un repentino influjo de agua fría de la América del Norte, a partir del Lago Agassiz, así como el deshielo de la parte superior del propio continente, en el Atlántico Norte

Una teoría alternativa sugiere que esta fuerza de circulación, conocida como "la Celda de Arado Meridional del Atlántico", se habría desplazado hacia el norte, en respuesta a la modificación forzada de la topografía debido al derretimiento de la capa de hielo de América del Norte, trayendo así más lluvia para el Atlántico Norte, que a su vez enfría la superficie del océano lo suficiente para frenar la circulación térmica.

Una teoría alternativa sugiere que esta fuerza de circulación, conocida como “la Celda de Arado Meridional del Atlántico”, se habría desplazado hacia el norte, en respuesta a la modificación forzada de la topografía debido al derretimiento de la capa de hielo de América del Norte, trayendo así más lluvia para el Atlántico Norte, que a su vez enfría la superficie del océano lo suficiente para frenar la circulación térmica.

Por otro lado, hay quienes creen en la hipótesis más sencilla: el impacto de un asteroide o un cometa en la Tierra. Sin embargo, probar cualquiera de estas teorías no es tan simple como imaginaba. Vamos a conocer algunas controversias generadas a lo largo del tiempo.

Una teoría alternativa sugiere que esta fuerza de circulación, conocida como “la Celda de Arado Meridional del Atlántico”, se habría desplazado hacia el norte, en respuesta a la modificación forzada de la topografía debido al derretimiento de la capa de hielo de América del Norte, trayendo así más lluvia para el Atlántico Norte, que a su vez se enfría la superficie del océano lo suficiente para frenar la circulación térmica.

Esta historia sobre el impacto de un asteroide o cometa habría comenzado en 2007, cuando un equipo de científicos anunció la evidencia de un gran impacto extraterrestre, que se habría producido hace unos 12.900 años. El impacto habría causado un repentino enfriamiento del clima estadounidense, matando mamuts y otros animales. La evidencia presentada por estos científicos, y que ha sido ampliamente cuestionada desde la primera vez que fue presentada incluyó diversos tipos de "marcadores de impacto", algunas veces encontrados cuando objetos extraterrestres chocan contra la Tierra. Estos supuestos marcadores incluyen granos inusuales de una forma rica en titanio magnetita mineral, pequeñas esferas magnéticas, y los niveles de iridio, un elemento relativamente raro, que es más común en objetos extraterrestres que en la corteza terrestre.

Esta historia sobre el impacto de un asteroide o cometa habría comenzado en 2007, cuando un equipo de científicos anunció la evidencia de un gran impacto extraterrestre, que se habría producido hace unos 12.900 años. El impacto habría causado un repentino enfriamiento del clima estadounidense, matando mamuts y otros animales. La evidencia presentada por estos científicos, y que ha sido ampliamente cuestionada desde la primera vez que fue presentada incluyó diversos tipos de “marcadores de impacto”, algunas veces encontrados cuando objetos extraterrestres chocan contra la Tierra. Estos supuestos marcadores incluyen granos inusuales de una forma rica en titanio magnetita mineral, pequeñas esferas magnéticas, y los niveles de iridio, un elemento relativamente raro, que es más común en objetos extraterrestres que en la corteza terrestre.

Estos investigadores han descubierto que todos estos marcadores estarían insertados en capas inusuales de sedimentos oscuros, ricos en materia orgánica, que los científicos generalmente llaman “orugas negras”. Ellos observaron que estos estratos eran los vestigios de antiguos pantanos y, en muchos lugares de la América del Norte, especialmente en el Suroeste del Continente Americano, estas “cintas negras” comenzaron a acumularse en el inicio del período “Dryas reciente”. Algunos paleontólogos han señalado que estas “cintas negras” muchas veces son una especie de línea divisoria entre los sedimentos más antiguos, que contienen fósiles de la fauna de la Era del Hielo y los sedimentos más jóvenes que no los tienen. Algunos arqueólogos también encontraron que las “orugas negras” parecen marcar la desaparición de la cultura Clovis, porque las distintas puntas de lanza que ellos producían son comunes en los sedimentos de las capas inferiores, pero no aparecen en las capas superiores.

Esta historia sobre el impacto de un asteroide o cometa habría comenzado en 2007, cuando un equipo de científicos anunció la evidencia de un gran impacto extraterrestre, que se habría producido hace unos 12.900 años. El impacto habría causado un repentino enfriamiento del clima estadounidense, matando mamuts y otras especies.

De acuerdo con la hipótesis del impacto de un cometa, lanzada en 2007, grandes cantidades de calor generadas por la explosión del cometa, rompieron y derritieron gran parte de la capa de hielo, en algún lugar sobre la parte este del Canadá, haciendo que el Atlántico Norte recibiera de repente una gran cantidad de agua helada, interrumpiendo la circulación oceánica, lo que provocó un frío prolongado, desapareciendo a la cultura Clovis y rematando la última especie de la Era del Hielo. ¿Entendieron el esquema? Esta explosión aún habría generado una abrumadora ola de calor, viajando cientos de kilómetros por hora, que habría provocado extensos incendios forestales por todo el continente. En fin, es básicamente lo que necesitan saber.

Como mencioné anteriormente, hay quien ha refutado toda esta historia. En enero de 2009, investigadores de la Universidad de Bristol, en Inglaterra, publicaron un estudio poniendo esta teoría a prueba al examinar los registros de carbón y polen, a modo de evaluar cómo el régimen de incendios en América del Norte ha cambiado entre 15 y 10 mil años atrás, una época de grandes y rápidos cambios climáticos. Los resultados no aportan evidencias para incendios a escala continental, pero apoyaban el hecho de que el aumento de incendios a gran escala en todas las regiones del mundo, durante la década anterior, estaba relacionado a un aumento en el llamado “Calentamiento Global”.

En diciembre de aquel mismo año, un equipo internacional de científicos liderado por investigadores de la Universidad de Hawái en Manoa, en Estados Unidos, no encontró evidencias que apoyaran un evento de impacto extraterrestre en el inicio del período "Dryas reciente", hace 13 mil años. Además, se agregaron otros argumentos en contra de esta hipótesis del cometa, ya que, por ejemplo, no hay ningún cráter de impacto conocido. Un evento de esta magnitud debería haber provocado un cráter bien grande en el suelo. Hay otros argumentos, pero voy a saltar esa parte para no ser agotador para ustedes.

En diciembre de aquel mismo año, un equipo internacional de científicos liderado por investigadores de la Universidad de Hawái en Manoa, en Estados Unidos, no encontró evidencias que apoyaran un evento de impacto extraterrestre en el inicio del período “Dryas reciente”, hace 13 mil años. Además, se agregaron otros argumentos en contra de esta hipótesis del cometa, ya que, por ejemplo, no hay ningún cráter de impacto conocido. Un evento de esta magnitud debería haber provocado un cráter bien grande en el suelo. Hay otros argumentos, pero voy a saltar esa parte para no ser agotador para ustedes.

En diciembre de aquel mismo año, un equipo internacional de científicos liderado por investigadores de la Universidad de Hawái en Manoa, en Estados Unidos, no encontró evidencias que apoyaran un evento de impacto extraterrestre en el inicio del período “Dryas reciente”, hace 13 mil años
Podemos citar otro ejemplo, delante de un estudio publicado por dos arqueólogos estadounidenses (uno de la Universidad de Arizona y otro de la Universidad Metodista del Sur), en 2010, donde se argumenta que no hay nada en el registro arqueológico, lo que podría sugerir un colapso repentino de la cultura Clovis.

Ellos creían que la desaparición de las puntas de lanza de la cultura Clovis era más probable que haya sido una elección cultural de un colapso de la población. Llegaron a la conclusión de que no había datos convincentes para indicar que los Paleoindianos de América del Norte tuvieron que hacer frente a, o han sido afectados por una catástrofe, extraterrestre o de alguna otra manera, en el Pleistoceno terminal.

Restos de puntas de lanza de Gobelki Tepe

Restos de puntas de lanza de Gobelki Tepe

Por otro lado, tal y como hemos dicho anteriormente, hay que intentar hasta el día de hoy presentar evidencia para la teoría de un impacto cósmico. Un ejemplo de esto fue un estudio publicado en 2013 que, mediante el uso de datos del núcleo de hielo de Groenlandia, Michail Petaev y sus colegas de la Universidad de Harvard descubrieron lo que parecía ser evidencia de ese impacto. Ellos encontraron que la concentración de platino aumentó en cerca de 100 veces, hace unos 12.900 años.

Las tasa de platino/iridio y platino/aluminio estaban muy altas, lo que indica, que el platino probablemente no tenía un origen terrestre. Mientras que la mayoría de las rocas volcánicas cuenta con altas relaciones de Pt/Ir, sus tasas de Pt/Al son bajas. Por otro lado, las tasas de Pt/Ir y Pt/Al en los meteoritos de hierro magmáticos son muy altas, lo que sugiere que el platino que se encuentra en el núcleo de hielo habría venido de un meteorito. De cualquier forma, Michail Petaev y sus colegas advierten, que los siguientes investigadores tendrían que, esencialmente, ubicar un lugar de impacto para confirmar esta hipótesis.

Un ejemplo de esto fue un estudio publicado en 2013 que, mediante el uso de datos del núcleo de hielo de Groenlandia (la foto ilustra un ejemplo de núcleo de hielo obtenido en Groenlandia), Michail Petaev y sus colegas de la Universidad de Harvard descubrieron lo que parecía ser evidencia del impacto.

Un ejemplo de esto fue un estudio publicado en 2013 que, mediante el uso de datos del núcleo de hielo de Groenlandia (la foto ilustra un ejemplo de núcleo de hielo obtenido en Groenlandia), Michail Petaev y sus colegas de la Universidad de Harvard descubrieron lo que parecía ser evidencia del impacto.

Por supuesto, hemos hecho un gran resumen sobre toda esta controversia para ustedes, señalando los diversos lados de esta historia. Sin embargo, es importante destacar que esta es una pelea, que podríamos llamar de “perros grandes”, o sea, entre arqueólogos, paleontólogos, geólogos, astrónomos, etc. Investigadores y científicos provistos con muchos datos, mucho tiempo de investigación científica seria y robusta (a pesar de algunas deficiencias o falta de datos suficientemente claros y más completos), siendo sometidos todo el tiempo a refutaciones y posibles comprobaciones. Este es un tema complejo, que no se resuelve de la noche a la mañana. Entonces, ustedes ya deben imaginar lo que viene a continuación.

La Realidad Detrás de Todo el Estudio Relacionado al Sitio Arqueólogico “Göbekli Tepe” y la Posible Caída de un Cometa

El estudio partió de la Universidad de Edimburgo, en Escocia y tiene tres puntos muy críticos. Vamos a comentar cada uno de ellos para que ustedes entiendan exactamente los problemas que se presentan.

El primer punto: los autores del estudio no son Arqueólogos, Geólogos, Paleontólogos y ni siquiera Astrónomos

No existe la participación de ningún arqueólogo, paleontólogo, geólogo o astrónomo en este estudio. Los dos autores, el Dr. Dimitrios Tsikritsis y el Dr. Martin Sweatman, pertenecen a la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Edimburgo.

No hay la participación de ningún arqueólogo, paleontólogo, geólogo o astrónomo en este estudio. Los dos autores, el Dr. Dimitrios Tsikritsis y el Dr. Martin Sweatman, pertenecen a la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Edimburgo (en la foto)

No hay la participación de ningún arqueólogo, paleontólogo, geólogo o astrónomo en este estudio. Los dos autores, el Dr. Dimitrios Tsikritsis y el Dr. Martin Sweatman, pertenecen a la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Edimburgo (en la foto)

Para que ustedes tengan una idea, la única información disponible es que el Dr. Dimitrios Tsikritsis pertenece al Instituto de Bioingeniería. Y el Dr. Martin Sweatman pertenece al Instituto de Materiales y Procesos. Ellos poseían interés en el área de Mecánica Estadística en el campo de la Ingeniería Química, y tendrían un Doctorado en Física Teórica por la Universidad de Bristol. Ninguno de ellos demuestra tener ninguna experiencia en el análisis de símbolos antiguos tallados en megalitos de casi 10.000 años a. C., y no tienen ninguna experiencia arqueológica previa.

El segundo punto: la inspiración en Graham Hancock y Andrew Collins

Quizás el punto más extenso de los tres, es que el estudio fue básicamente inspirado por un libro llamado “Göbekli Tepe: Genesis of the Gods: The Temple of the Observadores and the discovery of Eden” del autor Andrew Collins, que tiene una corriente de pensamiento muy similar a la de Graham Hancock. Calma, voy a explicar esta situación para ustedes y mostrar lo caótico de esto puede ser cuando se aplica a un estudio teórico científico.
Graham Hancock, de 66 años, es un escritor y periodista británico, que se “especializó” a lo largo del tiempo en “teorías no convencionales”, que involucran las civilizaciones antiguas, monumentos de piedras o megalitos, estados alterados de la conciencia, mitos antiguos y datos astronómicos/astrológicos del pasado. Uno de los principales temas que aborda en sus libros sería una especie de conexión global con una “cultura madre” de donde él cree que todas las civilizaciones antiguas han surgido. Sin embargo, su trabajo es visto como un ejemplo clásico de pseudo- arqueología, y nada de lo que ha hecho hasta el día de hoy ha sido revisado por pares, ni aceptado en revistas académicas.

Graham Hancock, de 66 años, es un escritor y periodista británico, que se "especializó" a lo largo del tiempo en "teorías no convencionales", que involucran las civilizaciones antiguas, monumentos de piedras o megalitos, estados alterados de la conciencia, los mitos antiguos y datos astronómicos/astrológicos del pasado

Graham Hancock, de 66 años, es un escritor y periodista británico, que se “especializó” a lo largo del tiempo en “teorías no convencionales”, que involucran las civilizaciones antiguas, monumentos de piedras o megalitos, estados alterados de la conciencia, los mitos antiguos y datos astronómicos/astrológicos del pasado

En un artículo publicado en “The Guardian” en febrero de 2002, Graham Hancock, con 51 años de edad, hizo la siguiente declaración: “No soy un académico; No soy un arqueólogo. Yo soy un escritor, comunicando ideas al público. Existe un modelo de cómo es el pasado y un montón de académicos arqueólogos están refinando este modelo. No se trata de cambiar radicalmente el modelo. No estoy enterado de cualquier corriente que sea, acerca de cambiar radicalmente el modelo. En serio, sólo soy yo.”

Ahora observe en otro artículo publicado en octubre de 2015, cuando Graham Hancock, fue entrevistado por el británico Daily Telegraph. En el artículo escrito por el periodista Rupert Hawksley, el público es informado de que Hancock no tiene cualificaciones formales en la Arqueología, la Historia o la Astronomía. Su interés de larga data en las drogas alucinógenas tampoco colaboró en relación a su reputación. Sin embargo, el autor dijo que nunca afirmó ser un académico. Él se presenta como un periodista que está simplemente relatando las teorías de los científicos que creen que pueden llenar algunas de las lagunas en la historia de la humanidad – los agujeros previamente conocidos por los académicos del llamado “mainstream” (una especie de “corriente de pensamiento”).

En el artículo escrito por el periodista Rupert Hawksley, el público es informado de que Hancock no tiene cualificaciones formales en la Arqueología, la Historia o la Astronomía. Su interés de larga data en las drogas alucinógenas tampoco colaboró en relación a su reputación.

En el artículo escrito por el periodista Rupert Hawksley, el público es informado de que Hancock no tiene cualificaciones formales en la Arqueología, la Historia o la Astronomía. Su interés de larga data en las drogas alucinógenas tampoco colaboró en relación a su reputación.

En un libro llamado “Fingerprints of the Gods”, lanzado en 1995, Hancock intentó sostener que alguna civilización antigua y enigmática, pero muy avanzada, habría existido en la pre-historia, y sirvió como “civilización progenitora” común a todas las civilizaciones antiguas conocidas. El autor propuso que, en algún momento alrededor del final de la última Era del Hielo, esta civilización desapareció debido a un cataclisma, pero que transmitió a sus “herederos” un profundo conocimiento sobre la astronomía, la arquitectura y las matemáticas.

La teoría básicamente se basa en la idea de que las principales interpretaciones de las evidencias arqueológicas están incompletas, y obviamente numerosos puntos fueron refutados decenas de veces a lo largo de los años por los arqueólogos. De cualquier forma, Graham dice que el cataclisma podría haber sido debido a un “impacto cósmico” (él deja eso abierto). Para que ustedes tengan una idea, el libro ha tenido mucho éxito y vendió más de 9 millones de copias. Entonces, a lo largo de 20 años, Graham acabó haciendo una “escuela”, o sea, más escritores que surgieron con pensamientos similares a los de él. Uno de ellos, como deben imaginar, es justamente el de Andrew Collins.

En un libro llamado "Fingerprints of the Gods", lanzado en 1995, Hancock intentó sostener que alguna civilización antigua y enigmática, pero muy avanzada, habría existido en la pre-historia, y sirvió como "civilización progenitora" común a todas las civilizaciones antiguas conocidas.

En un libro llamado “Fingerprints of the Gods”, lanzado en 1995, Hancock intentó sostener que alguna civilización antigua y enigmática, pero muy avanzada, habría existido en la pre-historia, y sirvió como “civilización progenitora” común a todas las civilizaciones antiguas conocidas.

Andrew Collins tiene incluso una página dedicada a él y a sus libros dentro del sitio de Graham Hancock, donde él es reconocido como un escritor y explorador histórico que vive en el Reino Unido, siendo el autor de más de una docena de libros que “desafían la manera como percibimos el pasado”. De nuevo, por lo que todo indica, estamos delante de alguien sin ninguna cualificación académica. En algunos sitios también es consciente de que él se convirtió en un investigador del fenómeno OVNI en la adolescencia y que la investigación de un caso de secuestro habría cambiado su vida. Siendo así, se habría convertido en periodista, escribiendo para la revista “Strange Phenomenom”, y buscó abiertamente la ayuda de médiums en un intento de comprender mejor la relación entre “los OVNIs, sitios prehistóricos, las energías de la tierra y la mente humana”. El propio Google menciona que Andrew Collins sería el fundador de la “búsqueda psíquica”, método a través del cual los sueños y las visiones son usados para descubrir objetos ocultos y descubrir los misterios del pasado y del presente.

A pesar de que el estudio de los ingenieros de la Universidad de Edimburgo no menciona el nombre de Graham Hancock, él se ha inspirado y ha señalado claramente a Andrew Collins, junto con su libro “Göbekli Tepe: Genesis of the Gods: The Temple of the observers and the discovery of Eden”, publicado en 2014, en una línea de pensamiento muy similar al libro “Magicians of the Gods”, que sería lanzado un año después (en 2015) por el propio Graham Hancock. Ambos tratan básicamente de la supuesta explotación del complejo megalítico de Göbekli Tepe, tratando de responder a quien lo construyó, su arquitectura, los detalles de las figuras esculpidas en las piedras y principalmente a cómo eso habría sido construido como reacción a un cataclisma global. Graham Hancock cita ampliamente todos los estudios científicos que indican esto, pero obviamente falla en mostrar el otro lado de la moneda y lo controvertido que sigue siendo ese asunto. Andrew Collins ganó porque, teóricamente, habría sido el primero en sugerir una posible relación entre Göbekli Tepe y un evento cataclísmico de orden global provocado por un supuesto cometa.

A pesar de que el estudio de los ingenieros de la Universidad de Edimburgo no mencionan el nombre de Graham Hancock, él se han inspirado y han señalado claramente a Andrew Collins, junto con su libro "Göbekli Tepe: Genesis of the Gods: The Temple of the observers and the discovery of Eden", publicado en 2014...

A pesar de que el estudio de los ingenieros de la Universidad de Edimburgo no mencionan el nombre de Graham Hancock, él se han inspirado y han señalado claramente a Andrew Collins, junto con su libro “Göbekli Tepe: Genesis of the Gods: The Temple of the observers and the discovery of Eden”, publicado en 2014…

en una línea de pensamiento muy similar al libro "Magicians of the Gods", que sería lanzado un año después (en 2015) por el propio Graham Hancock Sé que me extendí un poco en esa parte, pero era necesario que se entienda que la situación es realmente caótica en términos de credibilidad del estudio en cuestión, principalmente en relación a los dos tramos en donde se encuentra. Resulta explícita la influencia de la "escuela" de Graham Hancock, y también del autor Andrew Collins.

en una línea de pensamiento muy similar al libro “Magicians of the Gods”, que sería lanzado un año después (en 2015) por el propio Graham Hancock
Sé que me extendí un poco en esa parte, pero era necesario que se entienda que la situación es realmente caótica en términos de credibilidad del estudio en cuestión, principalmente en relación a los dos tramos en donde se encuentra. Resulta explícita la influencia de la “escuela” de Graham Hancock, y también del autor Andrew Collins.

El primero de ellos está en la página 9, donde los autores del estudio dicen que es “muy probable” que las imágenes en bajo relieve de animales, en los pilares, que representan constelaciones (asterismos), en la “Vulture Stone” (pilar 43) datan al año 10.950 a. C, con un margen de +/- 250 años. Aquí residen dos problemas. El primero es asumir que los dibujos realmente representan constelaciones, y no las otras hipótesis ya formuladas por los arqueólogos. El segundo es que ellos no hicieron ninguna nueva prueba por radiocarbono de ese pilar, simplemente se basaron en un “análisis estadístico”. Además, ellos hacen la siguiente declaración: “sin embargo, nuestra interpretación de algunos de los símbolos abstractos y la conexión con el período Dryas reciente es bien especulativo en ese punto.”

Aquí residen dos problemas. El primero es asumir que los dibujos realmente representan constelaciones, y no las otras hipótesis ya formuladas por los arqueólogos. El segundo es que ellos no hicieron ninguna nueva prueba de radiocarbono de ese pilar, simplemente se basaron en un "análisis estadístico" Ya en el segundo tramo viene justo a continuación, en la página 9, en relación al pilar 18, que sería prácticamente abstracto, y dicen que el "zorro", sería el único animal esculpido en el pilar, cuyo significado es desconocido.

Aquí residen dos problemas. El primero es asumir que los dibujos realmente representan constelaciones, y no las otras hipótesis ya formuladas por los arqueólogos. El segundo es que ellos no hicieron ninguna nueva prueba de radiocarbono de ese pilar, simplemente se basaron en un “análisis estadístico”
Ya en el segundo tramo viene justo a continuación, en la página 9, en relación al pilar 18, que sería prácticamente abstracto, y dicen que el “zorro”, sería el único animal esculpido en el pilar, cuyo significado es desconocido.

Los autores han cuestionado que, considerando “el tema astronómico” y asterismos, el zorro no podía tener ningún significado en ese sentido. Por otra parte, suponiendo que el pilar 43 estuviera relacionado con el “hipotético” Dryas reciente, y considerando que el principal factor desencadenante del mismo estuviera relacionado a los cometas, los autores creían que valía la pena preguntarse si otros símbolos están relacionados con los cometas y las lluvias de meteoros. Así pues, hasta donde ellos sabían, el primero en proponer eso habría sido el Andrew Collins, pero sus argumentos serían limitados:

La “hebilla de cinturón”, que consiste en formas anidadas de “U” es una buena representación del arco de la onda de choque, que un bólido crea según él penetra en la atmósfera de la Tierra. Collins ofrece una comparación muy clara de ambos;

El simbolismo del zorro indica una especie de “broma cósmica”, y las colas de zorro en ocasiones se han utilizado para representar cometas en el folclore y en la mitología. Sin embargo, se cree que los lobos eran más a menudo usados para simbolizar los cometas. Tal vez los mitos de la zorra y el lobo estuvieron relacionados.

Foto del pilar 18 (a la izquierda). Según los autores, la "hebilla de cinturón", que consiste en formas anidadas de "U" es una buena representación del arco de la onda de choque, que un bólido crea según él penetra en la atmósfera de la Tierra (imagen de la parte superior e inferior derecha). El simbolismo del zorro indica una especie de "broma cósmica", y las colas de zorro en ocasiones se han utilizado para representar cometas en el folclore y la mitología

Foto del pilar 18 (a la izquierda). Según los autores, la “hebilla de cinturón”, que consiste en formas anidadas de “U” es una buena representación del arco de la onda de choque, que un bólido crea según él penetra en la atmósfera de la Tierra (imagen de la parte superior e inferior derecha). El simbolismo del zorro indica una especie de “broma cósmica”, y las colas de zorro en ocasiones se han utilizado para representar cometas en el folclore y la mitología

En esto, los autores dicen que la “hebilla de cinturón” sería una “excelente semejanza” de una onda de choque muy específica de un objeto esférico hipersónico, pero Collins no apunta más detalles o fuentes sobre esa afirmación. Dicen también que el simbolismo del zorro es problemático y que tal vez representase una constelación. Entonces, los autores dicen que las “serpientes” son las representaciones más usadas en Göbekli Tepe, aunque ninguna aparezca en el pilar 18.

De acuerdo con ellos, las serpientes representan muchas veces la muerte y la destrucción en la mitología. Para completar, la serpiente sería un buen símbolo para representar la trayectoria de un meteorito. En la parte final del “estudio” ellos dicen creer que el zorro, por una serie de motivos, representaría el norte de la constelación de Acuario.

De acuerdo con los autores, las serpientes representan muchas veces la muerte y la destrucción en la mitología.

De acuerdo con los autores, las serpientes representan muchas veces la muerte y la destrucción en la mitología.

Para completar, la serpiente sería un buen símbolo para representar la trayectoria de un meteorito

Una de las cosas más extrañas de esta historia es el total desprecio por las decenas de otras interpretaciones sobre la simbología de las serpientes y sus más variados usos en el transcurso de la historia de la humanidad. No sólo en términos geográficos, sino también religiosos. Vale la pena recordar en este punto, que la serpiente es el más importante y complejo de todos los símbolos animales y, tal vez, el más antiguo. Las serpientes talladas en cuernos en el paleolítico, en África, o dibujadas en las paredes de las rocas eran básicamente símbolos de la fertilidad o de la lluvia, y el simbolismo de la fertilidad sexual o agrícola se mantuvo como un elemento básico en la mayoría de los cultos posteriores a la serpiente.

La serpiente era, por encima de todo, un símbolo mágico de la fuerza de la vida primitiva, a veces una imagen de la propia divinidad creadora. En fin, me podría pasar horas hablando sobre la simbología de las serpientes y, aún así, la parte referente sobre “muerte y destrucción” ocuparía mucho menos que un párrafo. Obviamente, los autores no tenían interés en ello y, valiéndose de una interpretación meramente especulativa y ni un poco científica, tomaron las curvas sinuosas presentes en los pilares como las serpientes o víboras y aprobaron la versión que ellos quisieron. Por otra parte, ¿Desde cuándo un trazado sinuoso podría representar la trayectoria de un meteorito o cometa?

El tercer punto: según los propios autores, el “estudio” no puede confirmar la caída de un cometa

Sería cómico si no fuera trágico. ¿Recuerdan que los sitios de noticias han dado esta información, diciendo que los científicos han confirmado que la “Vulture Stone” que representaba la caída de un cometa, la destrucción, la “mini era glacial”, y habría desencadenado el surgimiento de las primeras civilizaciones? Pues bien, fíjense bien en los que los autores escribieron en la conclusión del “estudio”: “De acuerdo con el punto de vista catastrófico, el evento ‘Dryas reciente’ fue probablemente causado por un “encuentro de los cometas con el complejo taurídeo.”

Pues bien, fíjense bien lo que los autores escribieron en la conclusión del "estudio": "De acuerdo con el punto de vista catastrófico, el evento 'Dryas reciente' fue probablemente causado por un 'encuentro de los cometas con el complejo taurídeo”.

Pues bien, fíjense bien lo que los autores escribieron en la conclusión del “estudio”: “De acuerdo con el punto de vista catastrófico, el evento ‘Dryas reciente’ fue probablemente causado por un ‘encuentro de los cometas con el complejo taurídeo”.

Los autores todavía trataron de revelar la situación sobre lo que “ellos podían decir”, pero quedó bien claro que ellos no podían confirmar absolutamente nada acerca de la caída de un cometa o meteoro. Sinceramente, no sé decir cómo esto pasó en un períodico revisado por pares. Podría ser por la baja notoriedad del períodico o porque se centraron sólo en revisar el modelo estadístico utilizado y el programa de ordenador para tratar de simular el cielo nocturno hace 13.000 años atrás. Algo considerado surrealista, pero ellos creían que el software utilizado por ellos tenía la respuesta a esa pregunta.

Simplificando toda esta historia: Incluso Andrew Collins Rechazó el “Estudio” y estuvo a un punto de mencionar que todo esto es una simple teoría

En esta parte final del post, creo que sería interesante resumir y simplificar toda esta historia para ustedes, especialmente para aquellos que llegaron medio perdidos hasta este punto. Bueno, vamos a empezar a tratar de hacer un repaso general para ustedes, utilizando como base el artículo escrito por Jason Colativo sobre este tema.

El artículo llamado “Decoding Göbekli Tepe with Archaeoastronomy: What Does the Fox Say?” (“Descodificando Göbekli Tepe con Arqueoastronomía: ¿qué dice el Zorro?”, en español) fue publicado en el periódico “Mediterranean Archaeology and Archaeometry” Vol. 17, Nº 1, (2017), págs 233-250. El mismo fue escrito por Martin B. Sweatman y Dimitrios Tsikritsis, ambos ingenieros (o sea, no son arqueólogos) de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Edimburgo. Por más que los autores no citen a Graham Hancock, ellos citan a Andrew Collins y listan en la bibliografía la mayoría de los mismos artículos sobre el impacto de un supuesto cometa en el período Dryas reciente, que Graham Hancock menciona. Además, existe una evidencia de esta proximidad de pensamiento en relación a Hancock y especialmente Collins, cuando los autores dicen que Göbekli Tepe debe ser interpretado astronómicamente. Sin embargo, no se ofrece ninguna buena garantía de que “si” la interpretación artística de ellos es correcta, entonces el catastrofismo es verdadero y “las implicaciones son sensacionales.”

El artículo llamado "Decoding Göbekli Tepe with Archaeoastronomy: What Does the Fox Say?" ("Descodificando Göbekli Tepe con Arqueoastronomia: ¿qué dice el Zorro?", en español) fue publicado en el periódico "Mediterranean Archaeology and Archaeometry" Vol. 17, Nº 1, (2017), págs 233-250 Tenga en cuenta los problemas lógicos: Los autores asumieron que el cometa realmente ha llegado a la Tierra (algo de lo que no existe ningún consenso hasta el día de hoy), lo que supone que Göbekli Tepe debería ser entendido astronómicamente (algo de lo que tampoco hay ningún consenso) y, por lo tanto, utilizan estas suposiciones para demostrar que el cometa golpeó la Tierra, y que esto fue registrado en Göbekli Tepe.


El artículo llamado “Decoding Göbekli Tepe with Archaeoastronomy: What Does the Fox Say?” (“Descodificando Göbekli Tepe con Arqueoastronomia: ¿qué dice el Zorro?”, en español) fue publicado en el periódico “Mediterranean Archaeology and Archaeometry” Vol. 17, Nº 1, (2017), págs 233-250
Tenga en cuenta los problemas lógicos: Los autores asumieron que el cometa realmente ha llegado a la Tierra (algo de lo que no existe ningún consenso hasta el día de hoy), lo que supone que Göbekli Tepe debería ser entendido astronómicamente (algo de lo que tampoco hay ningún consenso) y, por lo tanto, utilizan estas suposiciones para demostrar que el cometa golpeó la Tierra, y que esto fue registrado en Göbekli Tepe.

Los autores comienzan con una conjetura, en la que no hay fundamento sólido – la misma que Graham Hancock utilizó a partir de fuentes selectivas – que dice que los animales que se encuentran en los pilares de Göbekli Tepe representan constelaciones del sistema de constelaciones babilónico/griego, particularmente Escorpión. Por diversas razones esto es profundamente incierto. Eso es porque las constelaciones zodiacales, tal como las conocemos, no son mostradas en una fecha tan antigua como la Era del Hielo, principalmente por la poca evidencia de la existencia de ellas antes de 500 a 1000 a. C. Aunque debemos añadir más de 10.000 años en esa cuenta, aún siquiera llegamos al momento en que los autores asumen que ellas existían en el cielo nocturno.

Por más que los autores reconozcan, aunque de forma vaga, que esto es un problema, ellos se relacionan con Hancock y Collins – a veces casi literalmente – al asignar formatos a partir de animales y figuras de los pilares tratando de encajar en los patrones de estrellas en el cielo moderno. Los dos conjuntos de escritores hacen hincapié en la importancia del asterismo denominado de “La Tetera”, en relación a Sagitario y, extrañamente, también traen a la luz los posibles alineamientos astronómicos del sitio arqueológico para demostrar que podrían tener la razón.

Los dos conjuntos de escritores hacen hincapié en la importancia del asterismo denominado de "La Tetera" (en la foto) en relación a Sagitario y, extrañamente, también traen a la luz los posibles alineamientos astronómicos del sitio arqueológico para demostrar que pueden estar seguros.

Los dos conjuntos de escritores hacen hincapié en la importancia del asterismo denominado de “La Tetera” (en la foto) en relación a Sagitario y, extrañamente, también traen a la luz los posibles alineamientos astronómicos del sitio arqueológico para demostrar que pueden estar seguros.

Con base en el supuesto de que las figuras son estelares, los autores concluyen que las imágenes del pilar 43 representan el cielo nocturno en 10.950 a. C, el año del cometa. Esto supone una precisión excepcional, y todos sabemos que, debido al lento desplazamiento de las estrellas, una tolerancia razonable podría cubrir un período largo de ambos lados de esta fecha. Una vez que se esté razonablemente cerca de cuando se cree que el sitio haya sido construido, inmediatamente nos podemos preguntar el porqué debemos concluir que las imágenes representativas de las estrellas, están indicando un cometa en vez de, digamos, el cielo en el momento que los pilares fueron construidos.

Esto se vuelve aún peor con los autores argumentando que los símbolos específicos son “coherentes” con los cometas, o sea, “hebillas de cinturón” y “serpientes”. La pregunta es, ¿Cómo se sabe que las personas que crearon Göbekli Tepe los usaban para este propósito? Los autores parecen creer que los formatos, en su mayoría curvos, se parecen exactamente a la trayectoria de un cometa hipotético.

Ahora, la peor parte de la misma es publicar un “estudio” altamente especulativo como este, y ponerlo en un período concreto como si fuera una especie de confirmación científica para algo que no se sabe hasta el día de hoy. Para que ustedes tengan una idea, hasta el propio Andrew Collins se quedó con un “pie de atrás” ante toda esta historia, y por increíble que parezca rechazó el estudio. Voy a terminar esta entrada con los tres primeros párrafos que escribió en una sobre este tema. Echa un vistazo a continuación la traducción del mismo:

“Una nueva teoría sostiene que el Buitre de Piedra (pilar 43) en Göbekli Tepe, es un retrato del cielo en 10.950 a. C. mostrando la fecha y el horario del impacto de un cometa. La misma interpreta el destacado relieve de un buitre como la constelación de Sagitario, algo defendido por Graham Hancock ‘Magicians of the Gods’. La misma también interpreta todos sus otros relieves tallados de animales como constelaciones, y se identifica el objeto en forma de una pelota, por encima del ala de buitre central del pilar, como el Sol. Una vez que este artículo fue escrito por dos académicos y publicado con sus afirmaciones sensacionalistas y un tanto rebuscadas, fueron propagadas por los medios de comunicación internacionales e incluso por la revista ‘New Scientist’

Aunque, así como he señalado en mi libro de 2014, llamado ‘Göbekli Tepe: Genesis of the Gods’, los primeros pilares de Göbekli Tepe fueron construidos casi ciertamente como una respuesta al llamado ‘evento del impacto de un cometa en 10.800 a. C’ del período Dryas reciente. Tal vez los mismos hubieran sido usados por los chamanes para oponerse a las influyentes amenazas de los cometas. La apariencia del pilar 43 muy probablemente se relaciona con las primeras creencias y prácticas neolíticas acerca del viaje del alma del plano terrestre al reino de los muertos, algo que ya ha sido aceptado por algunos arqueólogos que trabajaron en el sitio arqueológico. Esta nueva teoría del impacto de un cometa pasa por alto el hecho de que el profesor Klaus Schmidt ha identificado el objeto en forma de una pelota, por encima del ala de buitre, como una cabeza humana desencarnada, un símbolo abstracto del alma humana y no toma en consideración que las estrellas de Sagitario nunca fueron vistas en el antiguo Oriente Próximo como un buitre, el pájaro más comúnmente visto como guía de las almas o pájaro del alma en el mundo Neolítico Pre-Cerámico en sitios arqueológicos tales como: Göbekli Tepe, Nevali Çori y Çatal Höyük en Turquía, y Jerf el Ahmar, en el norte de Siria. Todas las indicaciones señalan que el pilar 43 refleja el viaje de la muerte del alma al mundo de los cielos. Sin embargo, una vez que esta nueva teoría fue propuesta por dos académicos, ganó los titulares de los medios internacionales.

Para que ustedes tengan una idea, hasta el propio Andrew Collins (en la foto) se quedó con un "pie atrás" ante toda esta historia, y por increíble que parezca rechazó el estudio

Para que ustedes tengan una idea, hasta el propio Andrew Collins (en la foto) se quedó con un “pie atrás” ante toda esta historia, y por increíble que parezca rechazó el estudio

Recuerden que esto es tan solo y simplemente una teoría. Sólo porque fue escrito por los académicos no la convierte necesariamente correcta. Además, es sólo una de las diversas interpretaciones ya aplicadas a la extraordinaria imagen tallada en ‘Vultore Stone’ en Göbekli Tepe. Ahora es la hora de crear teorías sobre las imágenes talladas en Göbekli Tepe. Aún más importante es hacer predicciones que puedan ser confirmadas en futuros hallazgos en el sitio arqueológico. Los resultados de mis propias predicciones sobre Göbekli Tepe y sus imágenes está publicadas en el nuevo libro llamado “The Cygnus Key: The Denisovan Legacy, Göbekli Tepe and the Birth of Egypt”.

En fin, creo que es eso. Finalmente llegamos al final de esta publicación, que terminó siendo más larga de lo que yo pretendía. Podía haber puesto simplemente, que estaba siendo difundido por los medios de comunicación internacional y destacar que los autores del estudio no pudieron confirmar nada sobre la caída de un cometa. Sin embargo, mi compromiso es con la veracidad de los hechos y también el mostrar exactamente quiénes son las personas involucradas, y cómo determinados asuntos llegan de forma distorsionada y fantasiosa hasta los ojos de ustedes. Desafortunadamente, la información en el mundo se está convirtiendo cada vez más superficial, con personas que se preocupan más del dinero que pueden ganar al difundir un contenido totalmente superficial y no de lo que realmente proporcionan con una base de conocimiento para los lectores. Siempre que pueda y tenga tiempo, intentaré dilucidar estas cuestiones, para que ustedes no sean tan fácilmente engañados.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies