Lectura de cartas

Una de las cosas más importantes que se deben tener en cuenta, es que una buena lectura profundiza en elementos relevantes y expresa posibilidades, nunca hechos irremediables. Lo primero que debe hacerse en una lectura de cartas es abrir los canales de comunicación.

Tanto el lector como el consultante deberán abrir un espacio de confianza en el que dialogarán para obtener mejores resultados. Si el consultante se niega a creer en la lectura de cartas, ésta simplemente se convertirá en una pérdida de tiempo. Lo mismo si el lector adopta una posición de “gran adivino” y no es capaz de explicarle a su consultante claramente el significado de lo que surge durante la lectura.

Por otra parte, es responsabilidad del lector advertir al consultante de que las predicciones son únicamente la respuesta a un futuro posible, es decir, al futuro que en ese mismo instante el consultante construye a través de sus acciones y decisiones.

Sin embargo, ese futuro se concretará solamente si el consultante decide continuar por ese camino. Cada persona tiene la facultad de reflexionar y vislumbrar su horizonte, de modo en el que también es capaz de decidir si eso es lo que quiere o si preferirá dirigir su marcha hacia otro rumbo.

Lectura de cartas

Lectura de cartas

La lectura de cartas es una guía, un oráculo que tiene la misma finalidad que el antiguo oráculo de los griegos, el Oráculo de Delfos. Si nos remontamos a la historia, sabremos que en la entrada de dicho oráculo había una inscripción que decía “Conócete a ti mismo”.

En este sentido, la lectura de cartas siempre debe asumirse como un medio para pensar, reflexionar y concientizar nuestras acciones, saber quiénes somos, qué deseamos y hacia dónde queremos dirigir nuestra vida.

Todos estos puntos son de gran relevancia al momento de consultar una lectura de cartas pues existen muchas personas que venden estos servicios y garantizan a los clientes que les adivinarán el futuro de una manera exacta. Tal vez existan fuerzas que desconocemos y que actúan sobre nosotros todo el tiempo, pero está comprobado que no existe mayor poder que la voluntad y que nadie puede decirnos qué es lo que va a pasar con precisión.

Así, un buen lector debe tener presente que no es un adivino, sino un mago, un sabio que tiene la capacidad de analizar e interpretar una serie de símbolos para guiar a sus consultantes. Por su parte, el consultante debe confiar en el guía que eligió y llevar a cabo un profundo trabajo de reflexión sobre sí mismo, además de tener mucho cuidado con los farsantes, pues es muy posible que además de gastar sin sentido su dinero, puede verse influenciado a seguir todo aquello que apareció en la lectura de cartas, lo que podría llevarlo a cometer grandes torpezas.

Mas informacion sobre este tema

    1. Carme 28 octubre, 2016

    Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad