Leyenda de la cosa mala

Al incendio de algunas materias propias de las sustancias animales en estado de putrefacción, que van forman pequeñas llamas en el aire, el gaucho le dio el nombre de Luz mala, intuyendo que se trataba de La Cosa Mala, el diablo. Particularmente se ve este fuego cerca de cementerios. Los gauchos desde su ignorancia la consideraban algo sobrenatural. Según la creencia, eran representaciones de almas en penas de los difuntos, los cuales abandonaban su sepulcro e iba pidiendo venganza.

En todos los fogones, se temía que apareciera esa cosa mala, la luz mala. Siempre estaba quien relatara leyendas o cuentos de alguien que tuvo que enfrentarla. Muchos aseguraban que la única salvación era prometerle prender una vela en su memoria, aunque otros decían que conocían a alguien que lo había seguido tanto que desapareció.

En varios lugares se conoce que en las épocas más secas del año se suele ver entre cerros, una luz especial, casi como un fuego. A su alrededor, varios gauchos orando y otros huyendo. El fuego en realidad, es producto de los gases que emanan los animales y vegetación deteriorada. Junto con los factores climáticos terminan explotando y creando una luz mala, que para los lugareños no es más que el farol del diablo.

Hay quienes afirman que cada 24 de agosto, día de San Bartolomé es el más ventajoso para verlas, porque parece estar más brillante esa luz que se levanta desde el suelo. Por creencia es una influencia maligna, y para ellos es el día en que Lucifer se libera de los guardianes celestiales y puede realizar impunemente sus maldades. A su vez, temen que el alma sea la de algún difunto conocido que no pudo llegar al cielo, y no está purificado, por ende sigue en la tierra acechando.

Habitualmente nadie cava donde supuestamente sale la luz por miedo a que ésta se les aparezca. Porque por supuesto la leyenda también habla de quienes se animaron a hacerlo y perdieron la vida. Sin embargo, los pocos que verdaderamente se han arriesgado solo han encontrado objetos metálicos y alguna alfarería indígena. Otros se han escandalizado al ver restos humanos, y aumentó el terror.

Imagen de la cosa mala

Imagen de la cosa mala

Sin embargo, hay una inversión de la creencia que dice que la luz blanca que aparece a veces en plena falda del cerro es en realidad buena. Allí hay que clavar un puñal y seguro al otro día cavar para encontrar oro y plata. En cambio de la luz roja es de la que hay que huir, y hasta rezar un rosario.

A medida que nos movemos de pueblo en pueblo, la leyenda cambia junto con el color de la luz mala. Por ejemplo, si es una luz roja significa peligro y debemos siempre huir de ella. Si es una luz amarilla tenemos que estar alertas, y no debemos acercarnos a ella. Si es verde o si es blanca es de buena suerte aunque también tendremos que escondernos, y hasta huir porque nos podría jugar en contra.

Mas informacion sobre este tema

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad