Leyenda del hombre del saco

El famoso hombre del saco o viejo de la bolsa, es un reconocido personaje de mitología popular presente al día de hoy en algunas poblaciones. Se lo conoce como un hombre que va circulando por las calles durante la siesta o a la nochecita en busca de niños. En su saco o su bolso se los lleva y nunca más regresan a su casa. Se ha utilizado para asustar a los niños, con la idea de que estén dentro de su casa, o incluso como “amenaza” para que coman, hagan los deberes o se duerman.

En realidad la base de la leyenda del hombre del saco es un crimen de Almería cometido en 1910.

Francisco Ortega el Moruno, era un hombre que estaba muy enfermo de tuberculosis y buscaba una cura. Una curandera la cual por su gravedad lo mandó con otro curandero. Este último le dijo el remedio: beber sangre de un niño sano, la cual esté recién salida del cuerpo. Debía ponerse en el pecho la grasa del niño caliente y de esa manera sanaría. El mismo curandero se ofreció a buscarle al niño, y trató de conseguir algún niño extraviado.

Bernardo González Parra, un pequeño de siete años, el cual se había despistado mientras jugaba con sus amigos, fue secuestrado una tarde por el curandero. Lo durmió con cloroformo, lo metió en un saco y lo llevó hasta un pueblo. Allí, le realizó un corte en una axila para poder sacarle sangre, que recogió en un vaso y de la cual el enfermo bebió con azúcar antes de que se enfriara. Mató al niño de un golpe en la cabeza, y abrió su vientre para extraerle la grasa para que el enfermo se la colocara en su pecho y terminar el tratamiento.

Condenados por el crimen de Gador - El hombre del saco

Condenados por el crimen de Gador – El hombre del saco

Una vez que terminó el ritual, el hombre del saco ocultó el cuerpo en un matorral. Pero un malentendido entre el curandero y la curandera que también participaba del acto, hizo que ésta denunciase la presencia del cuerpo de un niño. Al realizar las investigaciones, y viendo todo lo que había sucedido, ambos criminales tuvieron que confesar el crimen y hablar sobre todos los que habían participado: los dos hijos de la curandera se habían ocupado del cuerpo.

La Guardia Civil terminó por detener a todas las personas que estaban implicadas en el asesinato del niño Bernardo. El curandero, en principio fue condenado y murió en la cárcel. El enfermo y la curandera también fueron condenados con la pena máxima y luego ejecutados. En tanto, los hijos de la curandera, José y Julio, también fueron a la cárcel pero con menos años de condena.

A partir de esta historia del hombre del saco, las madres comenzaron a asustarse y a cuidar más a sus niños. Si bien no se conoce otro caso real, suele inventarse en cada pueblo un hombre que ha cometido este crimen y que asusta a los niños con comérselos. Las madres, en tanto, obligan así a sus pequeños a quedarse en casa o regresar temprano para que estén seguros y a buen recaudo del hombre del saco.

Mas informacion sobre este tema

2 Comments

  1. XILEF nunez 6 mayo, 2017
  2. XILEF nunez 6 mayo, 2017

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad