Los siete planos de la existencia

El ser humano, así como todo lo que existe, se encuentra constituido de una infinidad de combinaciones de materia y energía, basados en un sinfín de grados de densidad y complejidad. Cada una de estas combinaciones o grados de materia-energía representa un nivel particular de la «Conciencia-Energía» en la escala cósmica, presente en toda manifestación universal.

La tradición oriental ofrece una visión ordenada y simplificada de este hecho, presentando los diversos niveles de conciencia estratificados en capas.

De esta forma, se sitúa el plano más denso (el físico-material-sólido) en un extremo de la escala, que se caracteriza por la máxima diferenciación de formas, la densidad y la ignorancia (inmersión de la Conciencia en la Materia) y, en el otro extremo, el plano divino, también denominado como “el plano de la unidad”, que se caracteriza por la máxima característica sutil de la materia-energía, sin distinción de formas y en la máxima plenitud del Ser (emersión de la Conciencia en la Materia).

Los siete planos de la existencia 1

En el nivel más denso, diferenciado del más sutil, tenemos:

  • el plano físico (sólido, líquido, gaseoso) – este es el plano más palpable, donde vive la «ciencia ortodoxa». Básicamente, es el mundo que podemos tocar y experimentar con nuestros sentidos.
  • el plano astral (vital o emocional, de las energías nerviosas y emocionales)
  • el plano mental o Manásico (de las energías de pensamiento o mentales)
  • plano intuicional o Buda (de las energías psíquicas o de alma)
  • plano espiritual o Átmico (donde se manifiestan las esencias espirituales)
  • plano monádico o Anupadaka (donde se manifiestan las monadas, últimos bastiones de las individualidades espirituales)
  • plan divino o Adi (el plano de la unidad)

Aunque todos los fenómenos implican procesos simultáneos en los diversos planos o niveles de materia-energía, cada plano puede, así mismo, ser visto como poseedor de un determinado conjunto de leyes o principios de operación, involucrando en «su espacio» todas las realidades energéticas de dicho plano.

Tratando en un lenguaje más simple, es lo mismo decir que hay 7 planos físicos dimensionales que se superponen, como «layers» en una imagen de photoshop, cada uno más sutil que el anterior. Y cuando uno de ellos se ve afectado; termina por afectar a la imagen de las otras capas. Y el hombre, como ser que habita en el universo; se encuentra inmerso en estas siete dimensiones. Se dice, por tanto, que el hombre tiene 7 cuerpos correspondientes a los respectivos planos de conciencia/energía.

Los siete planos de la existencia 2

La Personalidad del hombre («yo inferior» o EGO) está constituida por las energías de los planos físico, doble-etérico (donde se encuentran los chakras, que hacen la conexión entre el físico y el astral) y vital (o astral y mental inferior). Comúnmente, la mayoría de los hombres y mujeres viven insertos, durante toda su vida, en el plano físico, experimentando, solamente, el mundo material.

En cambio, los planes: mental superior, intuicional (o buda) y espiritual (o átmico) proporcionan la energía y los materiales constitutivos de la Tríada Espiritual (que llamaremos «yo superior»); y que muy pocas personas alcanzan durante sus vidas.

 

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad