Mitos del fin del mundo

El fin del mundo, es el suceso más impactante que puede ocurrir en la historia de la humanidad, ya que significaría el fin de la civilización como la conocemos hoy en día. A lo largo de la historia, cientos de civilización han aportado su conocimiento sobre cómo se puede acabar el mundo, y en algunas ocasiones, estas predicciones poseen una fecha exacta en la cual ocurrirá el cataclismo final y por lo que vemos, hemos sobrevivido exitosamente varias veces al fin del mundo. En este artículo hablamos de los mitos del fin del mundo.

El fin del mundo Maya

Uno de los mitos más famosos acerca del fin del mundo, proviene de la milenaria pero ya extinta civilización Maya, la cual estaba ubicada en el norte del México.

Para llevar el conteo de sus días, esta cultura poseía un calendario que tenía dos tipos de lectura. La primera era un ciclo religioso que duraba 260 días, y la segunda era un ciclo natural de 365 días. Para ellos, el fin del mundo se da el momento en el cual ambos calendarios coinciden en su final de ciclo. Es importante destacar que -entre sus creencias religiosas- el mundo ya se había acabado varias veces a causa de la preponderancia de alguno de los 4 elementos sobre los demás -fuego, viento, agua y tierra- y este último ciclo marcado en su calendario ocurrió el 21 de septiembre del año 2012, fecha en la cual el mundo colapsaría cerrando así otro ciclo.

31 de diciembre de 1999; otro de los mitos del fin del mundo

Otro mito que desató polémica a nivel internacional, fue la fecha del 31 de diciembre del año 1999, fecha en la cual se presumía iba a haber una falla eléctrica a nivel internacional la cual nos dejaría sumidos en una oscuridad eterna. Como ya vemos, este mito también ha fallado, y es posible que haya surgido de la gente por el miedo a la llegada del nuevo milenio.

Ateroides entre los mitos del fin del mundo

Ateroides entre los mitos del fin del mundo

Otro temor que es frecuente en la gente, es que nuestro frágil planeta sea impactado por un asteroide, ya que esto provocaría grandes terremotos que acabarían con gran parte de la zona adyacente al impacto y que a su vez producto de la onda expansiva se generase grandes tsunamis que terminasen con el trabajo de destruir la civilización restante. El último gran impacto de asteroide contra la tierra ocurrió hace 65 millones de años, razón por la cual se extinguieron los dinosaurios. Pero actualmente la NASA para evitar un cataclismo de este nivel, constantemente está revisando los asteroides que posiblemente puedan impactar contra nosotros y hasta los momentos no hay riesgo de ningún tipo.

Como ya hemos visto, el ser humano lidia día a día con el temor de que en cualquier momento se pueda extinguir la vida humana. Además, este fenómeno ha sido anticipado desde hace millones de años en diversas culturas como los Mayas, e incluso en la biblia hay un apartado (el Apocalipsis) que se dedica en explicar cómo se irá dando este gran acontecimiento de manera progresiva, salvando a las personas puras y condenando a todos los pecadores. Así que ve tomando tus previsiones, ya que nunca sabes lo que pueda pasar. Nosotros nos hemos limitado a contarte algunos de los mitos del fin del mundo.

El Fin del Mundo y el Juicio Final

El tema del Juicio Final asociado al Fin del Mundo, parecería un tema que no tiene necesidad de discutirse pues de tan conocido es tautológico. Por ejemplo, hace unos días se publicó en los periódicos la noticia de la caída de granizos del tamaño de puños en la provincia Azurduy de Chuquisaca en Bolivia. Los comentarios de los pobladores nos hablan de que ellos creían que había llegado el Fin del Mundo y lloraban preparándose para el Juicio Final.

Sin embargo, desde la óptica etnográfica -y luego de la lectura de diversas tradiciones, mitos y leyendas de los pueblos mal llamados salvajes o primitivos – encontramos que el epígrafe que encabeza estas líneas tiene un fuerte asidero, ya que si bien desde el punto de vista judeo-cristiano el Juicio Final y el Fin del Mundo se convierten en sinónimos, para muchas culturas arcaicas esto no es así. Después de un Fin del Mundo vendrá uno nuevo, redivivo materialmente.

Por ejemplo, los Hopi de Arizona creen que nos encontramos en un quinto mundo, que será destruido por una estrella azul que caerá sobre la Tierra. Este fenómeno se agravará por culpa del abandono de los cuatro guardianes cósmicos que velan por la conservación de las columnas que sostienen el cielo. Este “fin del mundo” ya ocurrió cuatro veces antes y, según la cosmovisión Hopi, ocurrirá muchas veces más.

Lo que nos interesa rescatar de esto son los conceptos de los mundos sucesivos y el de los guardianes cósmicos, pues se encuentran también en México, en Asia, en Grecia, en Egipto e incluso entre las leyendas de los pueblos nórdicos. En la antigua China, por ejemplo, cuatro guardianes cuidaban el mundo, por eso la mayoría de los edificios estaban orientados a los cuatro puntos cardinales, lo mismo en Egipto y Babilonia y también en los Tecalis o casas sagradas de los Mexicas.

Fin del mundo

Para los mayas estos guardianes se asemejan al concepto del Atlas que, para los griegos, sostiene la bóveda celeste. Los escandinavos también adoraban a estos cuatro guardianes a los que simbolizaban con la svástica. Por su parte, los Guaraníes de las áridas tierras chaqueñas de Bolivia, Paraguay y Argentina tienen el mito de la Tierra sin Mal que será el lugar donde la bóveda celeste, después de su caída, mantendrá un espacio seguro para ellos. Esto explica su nomadismo mesiánico, en la búsqueda incesante de esta tierra sin mal. La Loma Santa, la llaman los Moxeños de la Amazonia boliviana.

En cuanto al quinto mundo. Entre los Teotihuacanos existía el concepto de los cinco soles, de las cinco eras; actualmente nos encontramos en el Quinto Sol, que será destruido para dar paso a una nueva era, a un nuevo sol.

Estas coincidencias anotadas tan solo como ejemplo refrendan, pues, la percepción de Louis-Claude de San Martin de una tradición primigenia de la cual se desprenden todas las demás, tamizadas por el cedazo cultural.

Desde un punto de vista individual el Juicio Final y el Fin del Mundo no se corresponden necesariamente, salvo que pensemos como Hitler que creía que su desaparición coincidiría con la desaparición del planeta. En realidad, al fin de nuestros días nuestra conciencia superior hace un análisis de lo que vivimos, hicimos o dejamos de hacer. Este es un juicio final, definitivo, que nos prepara a aceptar nuestro inevitable fin físico y la subsecuente vida posterior, en otros niveles de vibración.

Mas informacion sobre este tema

  • Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad