Nostradamus

Michel de Nostredame nació en St. Rémy, en la Provenza francesa, el 14 de diciembre de 1503. Nostradamus era el mayor de cinco hermanos, de los que apenas se sabe nada excepto del menor de ellos, Jean, que llegaría a ser Procurador del Parlamento de la Provenza.

Sus padres eran judíos, pero se convirtieron al catolicismo cuando Michel contaba nueve años. Esto le supuso abarcar por igual la Kábala judía y las predicciones bíblicas. Su abuelo le aportó su primera educación en hebreo, griego, latín, astronomía, matemáticas y ciencias.

Cuando el abuelo murió, le enviaron a estudiar a Avignon. Su familia había logrado una buena posición con el mercadeo de grano, lo que le permitió ingresar en la escuela de medicina de Montpellier en 1522.

Se tituló en medicina a los treinta y dos años, y trabajó como profesor antes de ejercer su especialidad en diferentes ciudades de Francia.

Retrato original de Michel de Nôtre-Dame por su hijo César alrededor de 1614.

Retrato original de Michel de Nôtre-Dame por su hijo César alrededor de 1614.

Combatiendo las plagas en el interior del país aprendió una serie de métodos poco ortodoxos que perfeccionó posteriormente y le valieron el enfrentamiento con sus colegas y las autoridades religiosas.

Su mujer y sus hijos fueron alcanzados por las plagas en 1538, y Nostradamus quedó destrozado por haber sido incapaz de protegerlos. Enfrentado a sus amigos y a la familia de su mujer, aún le faltaba ser acusado de herejía por parte de la Inquisición.

Unos años antes había dicho a un escultor que estaba modelando un demonio cuando trabajaba en una obra en bronce de la Virgen María. El médico se refería a la total falta de sentido estético de la obra, pero esta puntualización fue ignorada por sus acusadores.

Para evitar enfrentarse a un juicio que no esperaba justo, viajó a Italia durante seis años. Regresó a Marsella en 1554, donde trabajó febrilmente combatiendo la epidemia de gripe que aquel año arrasó la ciudad.

Luego se trasladó a Salon-de-Provence, donde en Noviembre se casó con Anne Ponsart Gemelle, una rica viuda con la que vivió una existencia burguesa durante veinte años, y hasta su muerte, en una casa que aún se conserva. Allí comenzó sus predicciones por el método de la concentración, dirigiendo su atención hacia un cuenco lleno de agua y sujeto por un trípode.

Se ganaba la vida fabricando horóscopos, almanaques, coloretes de maquillaje y confituras. Era un padre afectuoso para sus muchos hijos, lo que no le impedía en los negocios un cierto carácter especulador. La fama le alcanzó durante los diez últimos años de su vida, gracias a la llamada que le hizo la reina Catalina de Médicis en 1556. Ya reinando Carlos IX fue incluso nombrado físico de la corte.

Presintió su propia muerte y dejó todos sus asuntos terrenales preparados y a sus amigos avisados de su próximo fin. Murió el 2 de julio de 1566 y fue enterrado en la Iglesia de Cordeliers, en Salon. Sus restos fueron trasladados en 1791 a la Iglesia de Saint Laurent, también en Salon, después de haber sido desenterrados por soldados supersticiosos durante la Revolución.

De naturaleza prudente y aburguesada, parece improbable que tuviera pactos con el diablo, con sectas satánicas o participación en misas negras, como se dijo durante mucho tiempo.

Al contrario, su conocimiento de los métodos de la censura religiosa de su época le llevó, en la más absoluta prudencia, a ocultar sus predicciones en una misteriosa clave bajo la forma de sus célebres poemas titulados “Centurias“.

A lo largo de cuatro siglos, los poemas de Nostradamus han sido objeto de las más variadas interpretaciones. Sin embargo, en todos los casos parecen haberse centrado más en el tiempo presente de cada erudito que en el verdadero futuro. Cada uno ha querido ver en la obra la explicación al más corto plazo, el futuro más inmediato, sin interesarse por la verdadera trayectoria de la Humanidad.

A pesar de lo mucho que se ha dicho y escrito sobre Nostradamus y sus predicciones, lo único cierto que existe, al margen de las diferentes interpretaciones que han sido hechas, son un millar de cuartetos escritos en una oscura mezcla de francés, provenzal, griego, latín e italiano.

Aproximadamente un centenar de ellos parecen haber predicho la muerte de reyes como Enrique II y Carlos I, el devenir de otros como Guillermo de Orange o la familia de los Borbones, épocas como la Revolución Francesa, el primer y segundo imperios, la URSS, los Estados Unidos, las guerras de nuestro siglo, los viajes a la Luna, la bomba atómica, y algún otro acontecimiento.

Nostradamus

Nostradamus

La obra de Nostradamus comprende un total de 942 profecías, algunas muy concretas y otras más genéricas, pero que siempre están fuera de orden, cronológicamente. Esta fue una de sus protecciones contra la censura religiosa de su época, y constituye por parte de sus interpretadores uno de los motivos de discusión más frecuentes.

Algunos estudiosos han establecido complicadas claves criptográficas y numerológicas para establecer el verdadero orden de los versos, tratando de desentrañar la clave secreta que de acceso a las verdaderas predicciones de Nostradamus. Debido a esto, las interpretaciones se multiplican, en especial respecto a las fechas en que habrá de producirse cada desgracia.

Otros de los temas de discusión más frecuentes son la identidad del tercer anticristo y la de Mabus. Nostradamus menciona en su obra la existencia de tres anticristos, dos de los cuales se asume que hayan sido Napoleón y Hitler. La identidad del tercero se desconoce todavía, aunque suele aceptarse que proceda de Oriente Medio o Asia.

Mabus es mencionado en una de las composiciones para marcar con su muerte el comienzo de una serie de desgracias. Algunos estudiosos lo identifican con el tercer anticristo, pero no existe en las predicciones ninguna referencia que lo documente. También se le ha querido identificar con Raymond Mabus, embajador norteamericano en Arabia Saudi desde 1996.

Casi todos los acontecimientos que hasta ahora han podido ser identificados con profecías de Nostradamus, lo han sido a posteriori. Hasta el momento no se ha logrado un método fiable y definitivo para la interpretación de su obra.

En cualquier caso, la obra de Nostradamus consiste únicamente en una serie de poesías que pretenden predecir el futuro. Pero el propio autor de estas adivinaciones era consciente, y así lo manifestó en repetidas ocasiones, de que son las decisiones del hombre las que marcan su futuro.

6 profecías de Nostradamus que realmente se cumplieron

Nostradamus es, sin duda, uno de los profetas modernos más conocidos, y esta fama se debe, precisamente, a que varias de sus profecías terminaron por cumplirse con el paso del tiempo. A continuación te compartimos los 6 más importantes:

6 – El nacimiento de Adolf Hitler

En una de sus cartas, Nostradamus pronunció: “Desde lo más profundo del Occidente de Europa, de gente pobre nacerá un niño que, con su habla seducirá a las masas, y así el reino crecerá”, coincidencia o no, la relación entre estos versos y el nacimiento de Adolf Hitler dejan mucho que pensar, tomando en cuenta que el líder nazi nació en Austria, proveniente de una familia pobre. Sin contar la magistral habilidad oratoria de Hitler, lo que le permitió convencer a millones de alemanes de luchar a su lado.

Hitler

5 – La gripe española

Se estima que, en 1918, la gripe española mató a más de 15 millones de personas en todo el mundo. En estas fechas se desarrollaba, así mismo, la Primera Guerra Mundial en Europa, durando cuatro años y tres meses. Nostradamus escribió de la siguiente manera: “La terrible guerra estallará en Occidente; luego vendrá una epidemia tan terrible, que alcanzará jóvenes, viejos y animales; habrá sangre, fuego; y estarán presentes Mercurio, Marte y Júpiter en Francia.

4 – El Holocausto

Hitler fue nombrado “primer” canciller de Alemania en 1933, por el presidente Hindenburg y, al año siguiente, asumió el poder absoluto por medio de un plebiscito. Haciendo que Alemania se constituyera de nuevo como una potencia mundial. Esto, después de la derrota en la Primera Guerra Mundial. Así, los nazis consiguen devolver al pueblo alemán de su confianza, convenciéndolo que la raza aria era superior a las otras. Nostradamus escribió así: “Este hombre será peor que Nerón; serán llevadas a cabo acciones monstruosas y se derramará sangre humana. Mandará construir hornos. La prosperidad tendrá fin. Este nuevo jefe causará un gran escándalo.”

3 – Hiroshima y Nagasaki

“Cerca de las puertas y dentro de las ciudades, habrá plagas nunca antes vistas, el hambre y el hierro serán arrojados por el gran Dios Inmortal, y todos pedirán socorro”. Estas fueron las frases del cuarteto número VI de la segunda centuria de Nostradamus, de acuerdo con las interpretaciones, hacen referencia a las bombas atómicas que Estados Unidos lanzó sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Así, en el segundo verso, el profeta se refería a las ciudades japonesas, mientras que en el tercero se refería a los cientos de miles de personas muertas como consecuencia de los ataques y víctimas posteriores.

2 – El asesinato de John F. Kennedy

El ex presidente estadounidense John F. Kennedy fue asesinado en el año de 1963, por un francotirador, en la ciudad de Dallas, en Texas. Lee Oswald, un ex infante de la marina de entonces 24 años, fue acusado del asesinato. Sin embargo, murió antes de ser juzgado, en el mismo año. Algunas obras de investigaciones e historiadores afirman que Lee no fue el responsable y el verdadero asesino huyó por entre un bosque cercano. Las palabras de Nostradamos fueron: “Un trabajo anterior será concluido, desde el techo caerá el gran mal de un hombre. Un inocente será acusado de su muerte. El culpable estará oculto en las sombras del bosque.”

1 – Torres Gemelas

Todos sabemos la historia de las Torres Gemelas, el trágico atentado ocurrido el 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Muchos afirman que Nostradamus habría profetizado el ataque en LXXXVII de la primera centuria, cuando escribió:

“Dos pájaros de acero caerán del cielo en la metrópolis / El cielo arderá a cuarenta y cinco grados de latitud / fuego se acercará a la gran ciudad nueva / Inmediatamente una enorme llama dispersa saltará / En cuestión de meses, los ríos fluirán con sangre / los muertos-vivientes deambularán en la tierra por poco tiempo.”

Más claro imposible.

Torres gemelas

¿Quién fue Nostradamus?

Nostradamus era el nombre en latín de Michael de Michel. Nacido el 14 de diciembre de 1503, en la provincia de Saint Remy de Provenza, en el sur de Francia, vino al mundo en el inicio del Renacimiento Francés, convirtiéndose en un famoso vidente. Escribió colecciones proféticas oscuras, que se hicieron mundialmente famosas. James de Nastradamus, su padre, era un comerciante de granos, su familia, judía, se convirtió al cristianismo, a causa de la persecución durante la ascensión de Luis XII.

Michael era el hijo mayor de James y Reyniere de Saint-Rémy. Su madre tenía educación en lenguas clásicas, astrología y ocultismo, por cuenta de sus abuelos. Durante la adolescencia, Michael estudió en Avignon y, más tarde, estudió medicina en la Universidad de Montpellier, institución muy prestigiosa. A causa de su memoria increíble, inteligencia y espíritu bromista, Nostradamus era muy admirado por sus compañeros de clase. Cuando, en ese período, a finales de 1520, la epidemia de “peste negra” inició en el país, dejó de asistir a clases en la Universidad.

Nostradamus

Fue entonces cuando Michael de Nostradamus viajó al sur de Francia, para utilizar sus conocidos ya adquiridos en el tratamiento de las víctimas. Se cree que la Peste Bubónica, como también es conocida, se inició en el siglo XIV, en Asia, extendiéndose por Europa, haciendo que repetidos brotes diezmaran las poblaciones de varios países a lo largo del siglo XVII. La peste negra era transmitida a través de las pulgas y roedores, extremadamente contagiosa, dolorosa, pero rápida y letal. A veces causaba delirios y manchas negras (de ahí el nombre) por todo el cuerpo. Como tratamiento, Nostradamus trabajaba con la limpieza del cuerpo y administraba vitamina C.

Algunos años después, en 1534, se casó con una joven de Montpellier, con ella tuvo un par de hijos. Por desgracia, la plaga afectó a la región donde vivían y, muy ocupado en tratar de curar a la población, no fue capaz de salvar a su propia familia. Evento que lo hizo cuestionarse acerca de sus capacidades medicinales; entonces, comenzó a viajar sin destino, por toda Europa, se cree que principalmente por Italia y Francia, en un período de seis años. Durante este período fue que comenzó a notar sus poderes proféticos.

Cuando la muerte de su familia cumplió diez años, Michael de Nostradamus se instaló de nuevo y se casó con Anne Ponsarde, una viuda rica, en 1547. Con ella tuvo seis hijos, tres chicos y tres chicas. En su casa diseñó un estudio en el que instaló un astrolabio, espejos mágicos, un trípode y otros elementos ligados al esoterismo. Pasaba las noches en el estudio, haciendo experimentos. Por años, prefirió no exponer su trabajo, descubriendo cada vez más cosas y profundizando en los conocimientos en el ocultismo y la astrología.

En el año de 1550, publicó su primer almanaque, que contiene previsiones para las cosechas de cada mes del año. Tal vez, su mayor trabajo, nombrado “Las Centurias”, empezó en el año 1554, siendo su primera versión publicada en el año siguiente. Este trabajo está dividido en un período de diez siglos (de ahí su nombre), siendo que cada siglo contiene cien cuartetos de profecía o cuatro líneas de versos.

Sus visiones venían, principalmente, por la noche, cuando miraba fijamente el fuego o el agua, a veces llevaba algunas hierbas para ayudar. Gran parte de los versos que escribió permiten las más variadas interpretaciones, esto porque son la combinación de varios idiomas, donde empleó anagramas y epigramas. Algunas partes son oscuras, mientras que otras son muy específicas en cuanto a ubicaciones, eventos y configuraciones astrológicas.

Nostradamus

Catherine de Médicis, reina de Francia, se consultaba con Nostradamus; de hecho, el profeta predijo la muerte de su esposo, Enrique II, haciendo que su fama fuera aún mayor. Fue capaz de predecir numerosos eventos en todo el mundo, en las más diferentes épocas, algunas de las cuales aún están por llegar. Incluso profetizó su propia muerte, cuando el 1 de julio de 1566, su asistente le deseó buena noche, Michael respondió: “No me encontrarás vivo al amanecer.” Al día siguiente fue encontrado muerto.

El legado de Nostradamus

El hombre que abra la tumba cuando
sea hallada y que no la cierre inmediatamente,
sufrirá grandes males que nadie podrá probar…

…CIX C7

Corría el año 1791, en plena revolución francesa. Una noche, un grupo de guardias nacionales procedentes de Marsella, en completo estado de embriaguez, decide entrar en una iglesia con el ruin propósito de saquearla. En su borracha y destartalada búsqueda, tropiezan con un ataúd en el que se encuentra el esqueleto de Nostradamus. La fiesta nocturna y los efectos del vino, hacen que los soldados desmantelen el esqueleto desperdigando los huesos por todas partes, uno de ellos vierte vino en el interior del cráneo y bebe de en él como si se tratara de una copa. Algunos de los lugareños que acompañaban a los soldados en su improvisada fiesta, retaron a este para hacerlo pues se suponía que aquel bebiese de el cráneo de Nostradamus, adquiriría las extraordinarias facultades del profeta. Pero no se le advirtió o el soldado no quiso escuchar, el vaticinio que el profeta dejó escrito y que indicamos arriba. Al día siguiente, el soldado que desatendió el anatema, murió en una emboscada cuando regresaba con sus compañeros a Marsella, a consecuencia de un disparo efectuado por los simpatizantes realistas. El esqueleto deshonrado que fue nuevamente puesto en su sepulcro, portaba en su cuello un medallón en el que se encontraba grabado el año 1700, un medallón que Nostradamus había mandado enterrar con él por considerar esta fecha el siglo de su profanación.

Nostradamus

Nostradamus

Esta no es más que una pequeña muestra (y la última) de las sorprendentes dotes adivinatorias del magnífico e insigne doctor en medicina Michel de Notredame, más conocido con la versión latinizada de Nostradamus.

Nació Nostradamus un 14 de diciembre de 1503 en la población de Saint-Remy, en Provenza. Era hijo natural de René y Jacques de Notredame. En su niñez gustaba reunirse con sus abuelos, Jean de Saint-Remy y Pierre de Notredame, médicos personales del rey Renato y de su hijo, el duque de Calabria y Lorena, quienes le inculcaron el placer por la lectura, los idiomas el estudio. Es de hecho notable que aprendiera con relativa soltura el latín, griego y hebreo y sintiera una especial predilección por las matemáticas. Más tarde su abuelo Jean le enseñaría lo que más tarde le daría la absoluta inmortalidad pública, es decir, el estudio de las ciencias astrales, la astrología.

Según fueron avanzando los años, Michel de Notredame fue convirtiéndose en un insigne y respetado médico, además de herbario, creador de cosméticos y sustancias para conservar la fruta.

Con el tiempo llegó a la Francia del Renacimiento el azote de la peste bubónica, que arrastró con su guadaña de la muerte a miles de personas entre los que se incluiría a su propia esposa e hijos. Esto hace que Nostradamus luche con todas sus fuerzas y todas sus ciencias por evitar mayores muertes entre la población, logrando con sus ungüentos de herbario salvar la vida de miles de personas, pero la perdida de su familia le sumerge en una amargura difícil de superar y se arropa cada vez más en su práctica adivinatoria que años antes venía ejercitando con la intención, suponemos, de arrancar de su memoria el recuerdo de su familia perdida.

El tiempo le convierte en un hombre temido y odiado, a raíz de la publicación en diez volúmenes de Las Centurias, libros en el que cuenta los resultados de sus visiones y profecías. Pero si odiado y temido era por las clases bajas de la sociedad, los supersticiosos y la propia iglesia, no ocurre así con la casa real francesa y la clase aristocrática de su tiempo que le concede todo tipo crédito y se maravilla de los resultados proféticos que sucesivamente van desenvolviéndose. Las cortes europeas lo consideraban “la voz de Dios” y recibe la visita de ricos y nobles de toda Europa que solicitan sus servicios astrológicos.

Su triunfo y su fama eran ya grandes y esto le permitió vivir con cierta tranquilidad instalándose en un magnífica casa en la rue de la Poissonerie, en Salon. Contrajo segundas nupcias con una rica y viuda mujer de nombre Anne Posart Gemelle, quién le facilita una vida desahogada. Nostradamus puso en marcha un negocio de cosméticos que le mantenía ocupado durante el día, adquirió con esto un respeto de sus conciudadanos que le tenían por un cristiano ejemplar, que siempre acudía a misa y era un fiel defensor de la vida religiosa, pero llegado la noche colgaba su bata de herbolario y su “sotana” de cristiano apostólico y se instalaba en el pequeño ático de su casa, rodeado de sus astrolabios, varillas de virtudes, espejos mágicos y el cuenco de latón para realizar sus oráculos.

Todas las luces se mantenían apagadas cuando la oscuridad hacía su presencia en las noches de Salon, excepto una, la de Nostradamus que envuelto en sus instrumentos mágicos, se volcaba en la lectura del porvenir. Nadie sabe con certeza cuales eran las artes o técnicas que Michel de Notredame dominaba pero lo cierto es que su predicciones tuvieron un altísimo porcentaje de aciertos que le llevaron a escribirlas en su tan afamada y reeditadas Centurias, un libro con más de mil predicciones divididas en cien cuartetas. El libro (que como hemos dicho antes se publicó en diez volúmenes) despertó las más dispares reacciones, los unos decían que eran obra de un genio, los otros que provenían de la propia jerigonza de Satanás, sus colegas médicos le tacharon de embaucador y los poetas, y filósofos de su época no supieron como entender sus embrollados versos. Pero, como indicábamos antes, se granjeó la simpatía de la corte, siendo invitado, a la sazón, por la propia reina Catalina de Médicis, una de sus más ávidas admiradoras.

Es ya de todos conocido los innumerables aciertos de sus cuartetas. Algunas de las cuales son verdaderamente asombrosas. En ellas nos habló de asuntos de luego fueron cumpliéndose puntualmente: La revolución francesa , la llegada al poder de Napoleón, la Segunda Guerra Mundial, Hitler, Mussolini, Franco, la muerte de Kennedy y un larguísimo etcétera.
También nos habla en Las Centurias del devenir de nuestra humanidad, que de ser ciertos o de haber sido interpretados con corrección, no resultan muy halagüeños para nosotros. La más espectacular y escalofriante dice lo siguiente:

En el año 1999 y siete meses el gran Rey del Terror vendrá del cielo.
Resucitará a Gengis Khan antes y después la guerra gobierna felizmente
, CX C72

Saque el lector sus propias conclusiones al respecto, lo cierto es que Nostradamus vaticina una conflagración mundial, que, comenzando ese año de 1999, dará lugar a una guerra que durará veintiséis años, una guerra sangrienta y despiadada que dará por terminado la idílica existencia que conocemos. Sus últimas predicciones acaban en lo que podría ser el año 6000-8000. Aquí nos habla en los siguientes términos:

Algunos vivirán en Acuario, otros en Cáncer durante más tiempo.

¿Es posible que esté hablando de la colonización del espacio por los sobrevivientes de la hecatombe?… Nadie lo sabe con seguridad, y dudo mucho que podamos comprobarlo los que ahora vivimos. Pero yo recomendaría a más de un dirigente, que echará, aunque sólo sea por curiosidad un vistazo a estas cuartetas, porque las profecías están hechas para ser impedidas en sus partes negativas, y no estaría nada mal impedir esa guerra que Nostradamus nos predice. Pero volvamos a aspectos más gratos.

Como ya hemos advertido, Nostradamus contaba con un sistema de predicción más misterioso de lo que creer. Se sabe que hacía uso de la astrología, que entraba en éxtasis contemplando la llama de una vela y que observaba un cuenco de latón lleno de agua en ebullición entre otras muchas cosas, pero ignoramos como alcanzaba esos estados y es posible que siempre nos mantengamos en la duda. Pero a continuación reproducimos íntegramente una carta poco conocida dirigida a su hijo Cesar, en la que le habla del método utilizado por él para su oráculos. Como todo en sus escritos, está expuesto en un lenguaje poco familiar pero que quizá arroje alguna luz sobre la magia y obra de este enigmático e irrepetible personaje llamado Nostradamus.

Nostradamus predijo la Revolución Francesa

Nostradamus predijo la Revolución Francesa

La carta reza así:

1- Tu llegada tardía a este mundo Cesar Nostradamus, hijo mío, me induce a poner por escrito, a fin de dejarte este recuerdo después de mi extinción corporal, aquello que, del Porvenir, la Divina Esencia me ha permitido conocer por medio de las Revoluciones Astronómicas. Es provecho común de los hombres que te dedico esta obra, fruto de una serie nunca interrumpida de vigilias nocturnas en el curso de una vida ya larga.

2- Y porque es la voluntad de Dios inmortal que, en el presente, no estés todavía despierto a las luces naturales que Él ha dado a esta terrena playa, y que deba recorrer solo y bajo el signo de Marte los meses de tu primera infancia, y que no hayas llegado siquiera a los años más robustos en que sería posible mi compañía, y que por lo tanto, tu entendimiento, demasiado débil ahora, no puede recibir nada de esta búsqueda que realizo y que por la fuerza de las cosas terminará con mis días.

3- Visto que, por escrito, no podré transmitirte lo que sólo es posible por la tradición oral: esas palabras, entre los nuestros hereditarias, que te abrirían a tu vez la vía de la oculta predicción, porque, bajo la escritura, el tiempo las haría ineficaces, quedarán encerradas en mi estomago.

4- Considerando también que, para el hombre, los acontecimientos futuros quedan siempre definitivamente inciertos, estando regidos y gobernados por el poder inestimable de Dios; el cual no deja de querer inspirarnos, y esto, no a través de transportes dionisiacos ni de movimientos delirantes, sino, a la verdad, por las figuras Astronómicas que El nos propone: “fuera de la aprobación divina nadie puede presagiar con exactitud los acontecimientos fortuitos y particulares, ni si haber sido tocado por el soplo del espíritu profético”.

5- Recordando además que desde tiempo atrás y muchas veces, he predicho, con mucha anterioridad y precisando los lugares, acontecimientos que se produjeron efectivamente en ellos, previsión que nunca dejé a atribuir a la virtud de la inspiración divina; que, además, he anunciado como inminentes algunas calamidades o prosperidad que, bien pronto, vinieron a afectar las zonas que yo había designado entre todas las que se extienden bajo las diferentes latitudes; que después he preferido callar y no dar al mundo mis predicciones, renunciando aún a ponerlas por escrito tanto temía para ellas la injuria del tiempo, y no solamente del tiempo que corre, sino también, y sobre todo, de la mayor parte de las épocas que seguirán: porque los reinos del porvenir se mostrarán bajo formas de tal manera insólitas, porque sus leyes, doctrinas y costumbres cambiarán tanto con relación a las presentes, a tal punto que les podría decir diametralmente opuestas, que, si hubiese intentado describir esos reinos tales como serán en realidad, las generaciones futuras, quiero decir aquellas que, teniendo todavía el orden hoy en vigor, se sentían para siempre seguras en sus fronteras, en sus sociedades, en su modo de vida y en su fe, esas generaciones, digo, no hubiesen creído creer lo que oían y hubieran venido a condenar una descripción, por tanto verídica, la misma que, demasiado tarde, será aceptada por los siglos.

6- Refiriéndome en fin a la verdad de esta palabra del Salvador: “no darás a los perros lo que pertenece a la santidad, no arrojarás las perlas a los cerdos, por temor a que las pisoteen y volviéndose juntos contra vosotros, os despedacen”.

7- Por todas estas razones me había resuelto a privar de mi lengua al pueblo y de mi pluma al papel.

8- Después, yo cambié de opinión, y tomé un partido diferente: extender el empleo de mis luces al conjunto de los acontecimientos futuros, tan lejos como me fuera posible percibirlos, comprendiendo aquellos cuya comunicación me parecía lo más urgente, y dirigirme, no a algunos, sino al pueblo entero de los hombres y a la época que habrá visto el acceso de ellos a la cosa pública. Además, sabiéndola “auricular” fragilidad de los hombres, y no queriendo arriesgarme nunca a escandalizarla, cualquiera que sea la mutación que se produzca en las mentalidades, decidí expresarme en sentencias cortas, tejidas unas con otras, y cuyo sentido quedaría oculto tras de severos obstáculos: todo esto debía ser redactado bajo forma nebulosa, como conviene muy particularmente a estas profecías de las que está escrito: “tú has escondido estas cosas a los sabios y a los prudentes, a saber a los poderosos y a los reyes, pero las has entregado como frutos limpiados de sus semillas a aquellos que pesan poco sobre el suelo y que no entorpecen el espacio”.

9- Los profetas del pasado, que vieron las cosas lejanas y que previeron los acontecimientos futuros, habían recibido de Dios y de sus ángeles este “espíritu de vaticinación” sin el cual ninguna obra puede llevarse a término. Mientras este espíritu de vaticinación permanecía en los profetas, el poder que les comunicaba era inmenso y ellos esparcían sus beneficios sobre todo aquello que les estaba sometido. Existen otras realizaciones posibles además de las realizaciones sublimes de los profetas, y, por analogía entre sus finalidades respectivas, estas dependerán de nuestro “buen genio” exactamente como aquellas dependían de Dios. A fin de permitirnos estas menores realizaciones, el espíritu de profecía acerca a nosotros su calor y su poder, así como hace el sol con nuestras personas físicas cuando, habiendo lanzado sus rayos sobre los cuatro elementos deja su influencia, de vuelta por esos elementos, esparciese también sobre los cuerpos no elementales como son los nuestros. En cuanto a nosotros, como simples seres humanos, no somos capaces de penetrar, por el solo ejercicio de nuestras facultades y talentos naturales, los secretos insondables de Dios creando el Universo: “porque no nos ha sido dado conocer los tiempos ni los momentos, etc.”.

10- No se trata de que nuestra época no puedan existir o aparecer ciertos personajes, como fue en el pasado, a quienes Dios el Creador quiera revelar, por medio de imágenes impresas por El en su espíritu, algunos secretos del porvenir armonioso acuerdo con los juicios astrológicos. Para este resultado, una clase de llama surge en estos personajes, exaltando su facultad volitiva, inspirándolos, y haciéndolos discernir en las cosas futuras aquello que será hecho por el hombre y aquello que será hecho por Dios. Porque la obra divina, si bien es absoluta en su totalidad, no lo es en sus partes. Esas partes son tres: los ángeles, los malos y entre los dos el hombre y sus poderes; esto deja a Dios todo el campo posible para realizar y terminar su obra como El la entiende.

11- Pero me parece, hijo mío, que te hablo aquí en un lenguaje demasiado complicado.

12- Para volver a mi exposición, te diré que existe otra clase de predicción oculta, que nos viene oralmente y bajo la forma poética del “sutil espíritu del fuego”. Esto nos llega alguna vez cuando, como consecuencia de una más alta contemplación de lo que en realidad son los astros, ese sutil espíritu del fuego se apropia de nuestro entendimiento. Entonces nuestra atención se hace más vigilante y muy especialmente a las percepciones del oído: comenzamos a oír frases con carencia rítmica, sin ningún temor y olvidando toda vergüenza, largas series de sentencias, perfectas ya para ser escritas. ¡Pero qué!. ¿Esto no se produce también por el don de la adivinación, y no procede de Dios, Del Dios que transciende el tiempo, y del que proceden todos los otros dones?.

13- Aunque hijo mío, haya puesto adelante la palabra Profeta, no creas que yo me quiero atribuir título de tan alta sublimidad, sobre todo teniendo en cuenta el tiempo presente. No está escrito: “aquel que hoy es calificado de Profeta, ¿antiguamente hubiera sido nombrado vidente?”. Profeta, en efecto, es propiamente aquel que ve las cosas situadas completamente fuera de la posibilidad del conocimiento natural, y no digo solamente del hombre, sino de todo ser creado. Que si su pensaras que el Profeta pudiera, mediante la luz profética, la más perfecta, captar el todo de una cosa, sea divina, o aún humana, yo te respondería que no es posible, visto que dicha cosa extiende en todas direcciones ramificaciones indefinidas.

14- Si, hijo mío, los secretos de Dios son incomprensibles; y si la virtud que produce las causas futuras puede andar durante largo tiempo en estrecho contacto con el conocimiento natural, las causas que nacerán de ella escaparán seguramente a ese conocimiento natural: partirán, en efecto, de otro de sus orígenes, el último y más determinante de todos, el “libre arbitrio”; esto hace que no sabrán adquirir ninguna condición capaz de hacerlas conocer antes de su realización, ni por humanos augures, ni por ninguna inteligencia sobrehumana o potencia oculta existente bajo la concavidad del cielo. Lo cual resulta también de este hecho supremo: una Eternidad Total, que reúne en si todos los tiempos.

15- Pero por lo mismo que esta eternidad es indivisible, los impulsos continuos que de ella emana no pueden sino inscribirse, con todo rigor aunque de manera simbólica en el movimiento de los astros: de aquí la posibilidad de llegar a las causa para quien posee el conocimiento de este movimiento.

16- No digo, hijo mío, y me entenderás un día, aunque toda noción de estas materias sea hoy vedada a tu débil entendimiento, no digo que muchas causa futuras, y aún muy lejanas, se encuentran fuera de la comprensión de la criatura racional. No es así, toda vez que esas causas futuras han de ser engendradas por el alma intelectual de las cosas presentes. Por lejanas que ellas sean, esas causas futuras no son ni demasiadas ocultas ni difíciles de situar en su cadena causal.

17- Pero aquello que jamás se podrá adquirir fuera de la inspiración divina, es el conocimiento “completo” de las causas: este exige imperiosamente la inspiración ese motor primordial cuyo principio es Dios el Creador; instinto y ciencia de augures no vienen sino después. Sin embargo, estas últimas son eficaces en lo que concierne a las causas “indiferentes”, es decir, aquellas que son indiferentemente producidas o no producidas: en ese caso, el presagio se realiza regularmente, y en el lugar previsto, pero en parte solamente.

18- Porque el entendimiento, creado para el conocimiento racional, es, por si mismo, incapaz de la “visión oculta”: esta facultad no se despierta sino a favor del “limbo adivinatorio” y de la voz que en él se hace oír, esta voz traduce los movimientos de una “llama exigua, exacta y que actúa de fuera”, ante la que se inclinan las causa futuras.

19- A este respecto, hijo mío, te suplico que no emplees nunca tu entendimiento en semejantes sueños y vanidades que secan el cuerpo y llevan el alma a su perdición, nublando el juicio en quienes no lo tienen fuertemente formado, y sobre todo, guárdate de la magia, esta vanidad más que execrable, reprobada por las Santas Escrituras y por los divinos cánones; exceptuando la Astrología Judiciaria que no está incluida en esa condenación, y que ha sido el tema de mis continuos cálculos. Es gracia a la Astrología, y mediante la inspiración y revelación divina, que he redactado las presentes Profecías.

20- Y aunque esta rama de la Filosofía secreta no sea, en lo que ella misma concierne, de ninguna manera reprobada, me he guardado muy bien de llevarla hasta donde pudiera presentarse como presuntuosa y desenfrenada en sus especulaciones extremas; a pesar de que muchas obras que tratando de esas especulaciones, escondidas durante largos siglos habían llegado a mis manos. Pero, como yo desconfiaba de lo que podía suceder después de mí, he hecho de ellas una vez leídas, presente a Vulcano. Y entre tanto el fuego las destruía, la llama lamiendo el aire producía una claridad insólita, más fuerte que todas aquellas que pudiera producir una llama ordinaria, y, semejante a un relámpago de rayo iluminó de repente la casa como si ella fuera “sutilmente” a incendiarse. Es por esto, y a fin de que no te arriesgues un día a ser engañado por esos libros persiguiendo y verificando cuidadosamente la perfecta de lo que, en ello, estaba relacionado con la Luna, así como de lo que estaba relacionado con el Sol, de tal manera que, bajo tierra, los elementos solares fueses a las substancias incorruptibles y los lunares a la ondas ocultas, es por esto – repito – que los he convertido finalmente en cenizas.

21- ¡Pero dejemos de lado estas imaginaciones fantásticas!.

22- Lo que he querido manifestar ante ti, es la esencia misma de este conocimiento que, modelándose sobre el conocimiento celeste nos permite juzgar las causas que intervendrán en un espacio bien definido, los lugares mismo y una parte del tiempo, a saber: de aquella esencia que está dotada de propiedades ocultas, todo por inspiración divina, y de acuerdo con las figuras celestes consideradas bajo una luz o concepción sobrenatural, y bajo esta cualidad, propia a la Eternidad, de comprender en Si los tres Tiempos: gracias a esto se nos revela la causa futura tanto como la causa presente o la causa pasada: “porque todas las cosas están desnudas y abiertas delante de El, etc.”.

23- Así, hijo mío, tú podrás bien pronto comprender a pesar de tu tierno cerebro que las cosas del porvenir se pueden profetizar por las nocturnas y celestes luces, que son naturales y por espíritu de profecía. No es, repito, que me quiera atribuir nombre y poder profético cuando digo haber recibido inspiraciones y revelaciones. No, yo no soy sino un hombre mortal, que toca el cielo por el espíritu no menos que la tierra por los pies: “yo puedo no errar, y sin embargo he fallado y he sido infiel”. Soy pecador, como cualquiera de este mundo, y sujeto a todas las humanas aflicciones.

24- Pero, a pesar de esto, como varias veces en la semana me he sorprendido interrogando un espejo líquido y de él recibiendo alucinantes imágenes he querido dar esas visiones dignas de la benevolencia divina sometiéndolas durante largas noches a la prueba del estudio y del cálculo. Así he compuesto los presentes Libros de Profecías. Contiene cada uno cien cuartetas de acuerdo con la Astronomía. En cuanto a las Profecías las he oscurecido voluntariamente un poco por la manera como las he ordenado: constituyen una perpetua vaticinación de aquí al año 3.797.

25- Leyendo esta cifra algunos retirarán su frente de mi obra considerando la duración que pretende abarcar y, también, su extensión a “todo” lo que ocurrirá y todas sus significaciones bajo la concavidad de la Luna, quiero decir a todas las causas, universalmente y por toda la tierra, como bien lo entiendes, hijo mío. Que si tu vives hasta su término la edad natural del hombre, tú verás, bajo la latitud que habitas y el cielo de tu nacimiento, los acontecimientos que preveo para el porvenir.

26- Ciertamente, el Dios Eterno es el único que conoce la Eternidad de su Luz que procede de El y reúne en si todos los tiempos. Pero, al personaje que El quiere escoger, su Majestad inconmensurable e incomprensible dispensa sus revelaciones, al precio, lo que confieso francamente, gracias a su amplia, estudiosa y melancólica respuesta. Ese personaje entra así en relación con una “potencia oculta” que Dios permite que se manifieste a él. Y cuando profetiza bajo el soplo de la inspiración, dos causas eficientes, cito las dos principales, se presentan a su entendimiento y determinan juntas su profecía: la primera es esa misma inspiración que no es otra cosa que una cierta participación de la eternidad divina; ella les hace más inteligible la luz sobrenatural de los astros y le permite juzgar, por medio de Dios, Creador, todo lo que “su divino espíritu” presenta a su juicio. La segunda es una consideración puramente racional, pero también capaz de dar plena confianza al Vidente, a saber: que aquello que el predice es verdadero, como todo aquello que tiene su origen en el mundo del éter. Y es así como esa “llama exigua, exacta y que actúa del exterior” se demuestra eficaz; su divinidad aparece indudable como la dignidad de la luz natural, que ilumina a los Filósofos dándoles plena seguridad; gracias a ella han llegado partiendo del principio de la causa primera, a los más profundos abismos de las más elevadas doctrinas.

27- ¿Pero de qué sirve vagar a semejantes profundidades a las que la capacidad futura de tu inteligencia no te permite seguirme?. 28- ¿No veo yo, además, presentarse en el porvenir una inmensa regresión del pensamiento, sin ejemplo en el pasado?. El mundo cuando se aproxime la universal conflagración, sufrirá tantos diluvios y tan altas inundaciones que no quedarán terrenos que el agua no haya cubierto. Y tan largo será este periodo de calamidades que todo perecerá por el agua, fuera de lo que quedara inscrito en el inconsciente de los seres y en la topografía de los lugares.

29- Además de esas inundaciones, y en sus intervalos, algunas regiones estarán a tal punto privadas de lluvia, con excepción de una lluvia de fuego, que caerá del Cielo en gran abundancia y de piedras candentes, que nada quedará que no sea consumido. Y esto vendrá pronto y antes de la última conflagración.

30- El planeta Marte, en este momento termina su “siglo” antes de comenzarlo nuevamente al final de su último periodo; pero, entonces quedarán reunidos los diferentes planetas, unos en Acuario por muchos años, otros en Cáncer durante mayor tiempo y de manera más continua. Si ahora somos conducidos por la Luna, por la voluntad de Dios Eterno, antes que termine su total circuito, el Sol vendrá y después Saturno. Cuando el reino de Saturno regresara los signos celestes nos muestran, todo bien calculado, que el mundo se aproxima a una “anaragónica” revolución.

31- Y antes 177 años, tres meses y once días, a contar de la fecha que esto escribo, por pestilencia, larga hambruna y guerras, y más todavía por inundaciones que se repetirán muchas veces, antes y después del término que he fijado, el mundo se encontrará tan disminuido y quedará tan poca población que no se encontrará quien quiera trabajar los campos que quedarán libre por tanto tiempo como pasaron en servicio. He aquí lo que aparece del estudio del Cielo visible.

32- Estamos actualmente en el séptimo número del mil en que concluye todo acercándonos al octavo que es el firmamento de la octava esfera, que se encuentra, en dimensión latitudinal, en la posición fijada por Dios para terminar la revolución. Entonces, volverá a comenzar el movimiento de las imágenes celestes, ese movimiento superior que nos da la tierra estable y firme: “ella no se inclinará por los siglos de los siglos”. He aquí lo que ha decidido la voluntad de Dios y cómo será en adelante si dicha voluntad permanece, a pesar de la opinión más o menos ambigua y sin relación con las leyes naturales que puedan profesar en esta materia ciertos personajes dados a sueños mahometanos.

33- También, algunas veces, Dios Creador, por intermedio de sus mensajeros de fuego viene a proponer a los órganos exteriores de nuestro sentidos, y principalmente a nuestros ojos, un mensaje de fuego, significativo de los acontecimientos futuros que quiere manifestarnos, está “llama mensajera” constituyendo la causa material de nuestra predicción. Porque es evidente que todo presagio que se deba tomar de la “luz exterior” exigirá como factor parcial, “una fuente de luz que sea ella misma exterior”. Y como el otro factor del presagio se muestra ante lo que llamaré “el ojo del entendimiento”, y que, en verdad, la visión de que tratamos aquí no podría confundirse con la clase de visión que producirá una lesión del sentido imaginativo, parece evidente que el conjunto de la predicción, luz exterior y visión interior, proviene de una sola y la misma “emanación de divinidad”. Es gracias a ella que un espíritu angélico inspira al hombre que profetiza; es ella que reviste de una unción sagrada sus aterradoras vaticinaciones; es ella también la que le da forma a su fantasía en diversas apariciones nocturnas: debiendo someterse todo, a la claridad del día, a la intervención de la Astronomía, y recibir de ella esa certeza que dispensa regularmente cuando se une a la Santísima Profecía, la que no toma en consideración sino la verdad sola y no exalta sino el animo libre.

35- En esta hora debes comprender, hijo mío, lo que yo encuentro por mi revelaciones astronómicas, las cuales concuerdan en todos sus puntos con aquello que me ha revelado la inspiración: yo encuentro que la espada mortal se acerca a nosotros, bajo la forma de peste, de guerra más horrible de todo lo que se ha visto en tres vidas humanas, y de hambruna; yo encuentro que esa espada caerá sobre la tierra y volverá a caer muchas veces. Porque los astros se inclinan al regreso periódico de esas calamidades, porque también está dicho: “yo pondré a prueba sus iniquidades con una barra de hierro y yo los castigaré a golpe de vergas”.

36- Sí, hijo, la misericordia de Dios no se esparcirá más sobre los hombres durante el tiempo que transcurriría antes de que la mayor parte de mis profecías sean cumplidas y consumadas por los efectos de su cumplimiento. Así por muchas veces, durante este tiempo de siniestras tempestades: “Yo trituraré”, dirá el Señor, “y Yo quebrantaré y no tendré piedad”.

37- Yo encuentro también mil otras desventuras que acaecerán por medio del agua y de continuas lluvias. Las describo detalladamente “aunque en proposiciones inconexas entre si”, en esta cuartetas precisando los lugares, las fechas y el término prefijado. Y los hombres después de mí, conocerán la verdad de lo que digo porque habrán visto realizarse algunas de esas profecías, de la misma manera que algunos lo han conocido ya, como lo he hecho notar a propósito de mis predicciones verificadas anteriormente. Es verdad que entonces yo hablaba en lenguaje claro, en cambio ahora oculto las significaciones bajo algunas nubes: “pero cuando sea apartado el velo de la ignorancia” el sentido de mi predicción se aclarará cada vez más. Término hijo mío; toma este don de tu Padre, Michel Nostradamus, que espera tener tiempo sobre esta tierra para explicarte cada una de las profecías de las cuartetas dadas aquí; y que ruega al Dios inmortal que El te quiera prestar larga vida, en buena y prospera felicidad. De Salon. Este 1 de Marzo de 1.555

Catalina de Médicis y Nostradamus

Catalina de Médicis y Nostradamus

Nostradamus murió el año 1566, a consecuencia de una hidropesía, el hombre que había vaticinado tantos acontecimientos venideros, también lo hizo con la hora de su muerte, el último escrito de su almanaque puede leerse:

A su retorno de la embajada, el obsequio del rey puesto en su sitio. Nada más hará. Irá ha reunirse con Dios. Parientes cercanos, amigos, hermanos de sangre (le encontrarán) completamente muerto cerca de la cama y del banco“.

Y así es exactamente como lo encontraron.

¿Cuáles son las predicciones exactas de Nostradamus?

Varios expertos han analizado los trabajos de Nostradamus con el fin de encontrar errores, quedan muy pocos horóscopos escritos por Nostradamus, uno de ellos transcritos en un diario puede ser comparado con la verdad histórica, el horóscopo de un cierto Suffren Antoine que se encargó cuando era un niño.

Nostradamus predijo que tendría barba, con la espalda doblada, jugará con sus hermanos y moriría a los 75 años. La realidad es que Anthony nunca llevó barba, tenía buenos dientes y la espalda recta y nunca tuvo problemas de familia. Murió a los 54 años de edad. En este caso Nostradamus lo hace radicalmente mal cuando trata de ser un poco más específico.

Sin embargo, el aura de misterio que rodea a Nostradamus desde hace más de cuatro siglos es tan fuerte que sus seguidores prefieren no cuestionarlo. Ellos interpretan sus escrituras para que se adapten a los acontecimientos.

Una de estas predicciones, sin embargo, es perfectamente clara, ya que nunca se ha hecho, a menudo se cree que él predijo un Apocalipsis, pero estas predicciones son para el cuarto milenio. Si Nostradamus fue capaz de predecir el futuro, lo único tranquilizador es que el fin del mundo ocurrirá en el año 3797.

Mas informacion sobre este tema

    1. sole 21 noviembre, 2015
    2. Juan Carlos 6 septiembre, 2016
    3. Juan Carlos 6 septiembre, 2016
    4. Juan Carlos 6 septiembre, 2016
    5. Juan Carlos 6 septiembre, 2016
    6. Juan Carlos 6 septiembre, 2016
    7. Pingback: La astrología y el zodiaco 24 julio, 2017

    Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad