no comments

El significado de los naipes en la baraja francesa

La baraja francesa resume la variedad de iconografía que ha transitado por los naipes desde su origen. No ha sido el país galo el encargado de crear una nueva, sino que ha bebido de sus predecesoras: barajas española, italiana y de tarot (en el caso de la frontera este de Francia) o, incluso, una adaptación de los signos alemanes (en la frontera sur), en una segunda hipótesis. Según éstos, las bellotas y las hojas habrían devenido en tréboles y picas, y en diamantes los cascabeles. Los corazones serían los únicos que se mantendrían. Son, sin embargo, los diamantes, el único símbolo de los palos de origen francés.

Los que defienden la hipótesis de que su origen está en la española, italiana y de tarot, creen que la forma de los cálices o copas de las barajas habrían dado lugar a los corazones; las hojas de los bastos a los tréboles, las espadas habrían sido sustituidas por las picas (puntas de lanza), manteniendo el carácter militar, mientas que los oros lo habrían hecho en diamantes, signos ambos de riqueza. Con todo, hay que señalar que el nombre francés de este último palo, “carreau”, no apela a la riqueza, sino al dibujo.

Aunque la baraja francesa haya experimentado notables influencias extranjeras, su uso se remonta a las primeras décadas del siglo XV. Hay quién se atreve a señalar un autor, el caballero Étienne de Vignolles, más conocido como La Hire, fallecido en 1443. En ese momento, en convivencia con la española, la italiana y la alemana, la francesa es la primera que adopta una figura femenina, denominada la Dame, como figura intermedia, la equivalente al caballo/caballero en la española y la italiana u Oberman en la alemana, es decir, dos masculinas. Algunos historiadores explican esta incorporación al imaginario de los naipes a través de la influencia de las reinas francesas. Otros a la popularidad de la heroína Juana de Arco. No se descarta tampoco que su origen esté en las cuatro figuras de la baraja del tarot.

Fuente: pixabay.com

Fuente: pixabay.com

La popularización del póker, fundamentalmente, gracias a la popularidad de PokerStars, líder del mercado español y que, según páginas especializadas, genera un tráfico cuatro veces superior al de otras marcas, ha hecho que la baraja francesa casi haya desplazado a la española en la tradicional partida de tarde; pero pocos conocen el significado oculto de sus símbolos. Comencemos por la característica que más peso aporta en cualquier lectura y que será común a cualquier configuración que definamos: los palos.

-Las Picas, asociadas al elemento tierra y al invierno, representan los problemas cotidianos. En el cuerpo humano, son símbolos de adversidad, de limitaciones y de problemas gracias a los que, sin embargo, aprendemos.

-Los Corazones, asociados al agua y al verano, representan el amor, los más allegados y la amistad. En el cuerpo humano, son el sistema circulatorio. Se asocian a las emociones, los sentimientos, el arte y la felicidad.

-Los Diamantes, asociados al fuego y a la primavera, representan la riqueza, los motivos y lo material. En el cuerpo humano, simbolizan la energía que fluye por el sistema nervioso. Se asocia a la inteligencia, los pensamientos, el ingenio y los nervios.

-Los Tréboles, asociados al aire y al otoño, representan el trabajo, la comunicación y los planes. En el cuerpo humano, simbolizan el sistema muscular, su potencia como motor del ser humano. Se asocia a los negocios, a la actividad y a lo práctico.

Una vez definido lo que será el eje central que determinará nuestra interpretación, deberemos decidir el nivel de complejidad, la configuración y el número de cartas que dispondremos para responder a nuestra consulta.

Para aquellos que deseen iniciarse y carezcan de experiencia previa, la mejor forma de comenzar el viaje hacia las respuestas de la baraja francesa pasa por utilizar sólo las cartas de mayor poder arcano, aquellas que también ofrecen una lectura más unívoca en una tirada simple como la que presentamos.

El juego de tres: se hace la consulta y se baraja. Se corta y se extraen tres cartas que serán las que se empleen para resolver las dudas al consultante.

♠ ♦ ♠ Riesgos económicos
♠ ♥ ♠ Inestabilidad anímica
♠ ♣ ♠ Inseguridad en el trabajo
♠ ♠ ♠ Tragedia insospechada
♣ ♦ ♣ Trabajo mal remunerado
♣ ♥ ♣ Exceso de desconfianza en el plano sentimental
♣ ♠ ♣ Solución a la inestabilidad laboral
♣ ♣ ♣ Necesidad de pausa, reflexión, descanso
♦ ♥ ♦ Alma pura, corazón generoso
♥ ♠ ♥ Una situación amorosa se soluciona
♦ ♠ ♦ Solución a los problemas económicos
♣ ♥ ♠ Exceso de preocupación por lo sentimental
♥ ♠ ♣ Necesidad de afrontar una situación emocional desde la razón
♠ ♥ ♣ Un problema sentimental o emocional de difícil solución

Para complementar la tirada, y una vez definido el eje central de la lectura, podemos completar la información que nos ofrecen las combinaciones de palos con los números y figuras.

  • Las jotas o valets simbolizan el compromiso, la lealtad, el honor, el sacrificio, la disposición a la acción.
  • Las damas, figuras que beben de la emperatriz de los arcanos del tarot, representan la fertilidad, lo potencial, un mensaje inminente, las artes, la belleza temporal.
  • Los Reyes suelen asociarse con el poder, lo masculino, el origen, la fuerza física, la dominación, la figura patriarcal.
  • Los ases simbolizan el desenlace, la consecución de los objetivos, un referente masculino no presente, un comienzo acertado, lo fundamental, lo esencial.

La baraja francesa se convierte así en un compendio de los principales conceptos que conforman la existencia del ser humano; su combinación, las diversas circunstancias que vive y en las que se desarrolla.

Uso de cookies

Oculto.eu utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies