SIMBOLOGÍA DEL DRAGÓN: significado de los dragones en 4 culturas

Sin duda, es difícil encontrar un animal mitológico más rodeado de simbolismo que el Dragón. Es curioso porque la simbología del dragón es diferente para cada cultura, pero todas coinciden en identificarlo con un guardián protector poseedor de gran sabiduría y poder.

Al dragón se le han atribuido connotaciones positivas y negativas, pero en realidad acopla ambas energías. En el lejano Oriente son considerados como seres benevolentes, mientras que en Occidente son vistos como seres maléficos. Como muchas otras criaturas fantásticas, fueron creados por la imaginación de los hombres para explicar la naturaleza humana, o para justificar fenómenos naturales.

Se ha teorizado mucho acerca de donde provienen los dragones. Una posible explicación es el descubrimiento de restos fósiles de dinosaurios que hubiesen inspirar a los humanos de la época.

El dragón es un ser mitológico que puede verse o aparecer de diversas formas y también dependiendo de muchas culturas o relatos. Así mismo presenta simbolismos en cada una de sus presentaciones.

Por ser de las criaturas más sensuales a nivel de simbolismo por su cantidad de significados que se pueden interpretar de distinta manera, pero que muestran la misma fuerza y valor espiritual, ayudándonos a conocer más sobre nuestro yo interno.

El significado del dragón se asemeja a nuestro actuar, caminar, hablar y en la manera correcta de cómo mejorar, evolucionar o crecer individualmente para nosotros y las personas que nos rodean.

Simbología del dragón oriental
Simbología del dragón oriental

Simbología de los dragones orientales

En la cultura oriental, los dragones son muy poderosos y generalmente benignos. Son catalogados como los señores del tiempo, dueños del rayo y la tormenta, guardianes de las fuentes, lagos, mares y ríos, y traen el agua a los cultivos para fecundar la tierra.

Algunas historias orientales relatan que en China durante el invierno, los dragones descansaban en el fondo de los charcos, y despertaban en primavera en forma de nubes de lluvia. Durante la sequía, los campesinos intentaban despertar a dos dragones para que se pelearan y explotaran las nubes de lluvia y regaran la tierra. Si peleaban en el aire, producían tormentas, y si lo hacían en el agua, provocaban inundaciones.

En cambio en Japón, el dragón es un Dios de los Mares. Son bestias amables, sabias y siempre en disposición de ayudar, y han pertenecido tradicionalmente al estandarte de la Familia Imperial.

Los dragones orientales no son alados, se asemejan más a una serpiente, pero aun así tienen la capacidad de volar debido a su magia. Tampoco escupen fuego. Pueden tener garras de águila, cabeza de caballo, cuernos de ciervo y largos bigotes.

El dragón es el emblema más antiguo en el hemisferio oriental. La simbología del dragón está relacionada con poderes terrenales, celestiales y espirituales extraordinarios, siempre acompañados de fuerza y conocimiento, y por lo tanto considerados en todo Oriente como criaturas del bien.

Simbología del dragón occidental
Simbología del dragón occidental

Dragones occidentales

Son todo lo opuesto a los dragones orientales. Son engendros alados que escupen fuego, malévolos, peligrosos, avaros, se les vincula con lo demoníaco y por eso, según las leyendas, constantemente eran cazados.

Los dragones simbolizaban el eterno combate entre luz y oscuridad, se les asocia también con males y desgracias, y se les cataloga como centinelas de tesoros por los cuales lucharían sin tregua.

En Europa, específicamente las tribus nórdicas incluyeron al dragón en sus costumbres por variadas razones. Por ejemplo, los vikingos escandinavos solían tallar un dragón en las proas de sus naves con la finalidad de ahuyentar a los espíritus que según ellos, vigilaban las costas a las que llegaban.

En la mitología griega existieron dragones que fueron utilizados por los Dioses, como en el mito del famoso dragón de cien cabezas llamado Ladón, guardián del Jardín de Hespérides, y asesinado por el legendario héroe Heracles para obtener las manzanas doradas.

Sin embargo, ya en tiempos más cercanos, la visión del dragón en Occidente se ha suavizado y ha adquirido matices mas indulgentes tanto en la literatura como en la gran pantalla, en los que podemos apreciar que estas bestias, debajo de esa apariencia violenta y tenebrosa, también son seres vivos que sienten y padecen.

Significado del dragón como símbolo

Las mayores virtudes del dragón son: la fuerza y el poder. La simbología del dragón está relacionada con ambas cosas.

Estas cualidades son determinantes para definir correctamente su presencia en nuestros sueños, pensamiento o alrededor. Primeramente, se debe considerar como actor principal de tu obra, con la capacidad de controlar o ser mismamente el agua o la lluvia.

La personalidad del dragón

Muchas de las personas están relacionadas con la personalidad del dragón, ¿qué significa esto? Se refiere a la energía poderosa que emana esta persona, siempre positiva y constante.

Sin embargo, esta personalidad o la actitud en sí de estas personas se relacionan con el egocentrismo, y el egoísmo que pueden mostrar en ciertos casos. Los dragones también ocasionan conflictos, discusiones y problemas que llegan a la incomodidad o alguna pelea.

A pesar de la negatividad de parte de su personalidad, el dragón connota honestidad, su energía espontánea no muestra indecisión, ideal para ser un líder, cosechar un espíritu tenaz. Por ende, se puede apaciguar lo negativo con la correcta expresión de sus sentimientos.

Más información sobre la simbología del dragón

Por lo general, se le considera representante de males y desgracias y aparece como un símbolo del maligno en multitud de ocasiones. A lo largo del tiempo ha venido asociándose al dragón con la rigurosidad de los vigilantes y centinelas.

Al final de todos los obstáculos descritos en los distintos mitos aparece siempre, indefectiblemente, la figura del dragón como un guardián insobornable e inexorable. Y, así, en occidente, por ejemplo, un dragón guarda el Vellocino de Oro.

También el idílico Jardín de las Hespérides, estaba guardado por un dragón de proporciones gigantescas, de gran ferocidad, y que poseía, según la leyenda, cien cabezas.

Parece ser que fue el legendario héroe Heracles quien dio muerte al dragón y se apoderó de las manzanas de oro.

En el lejano oriente, numerosas narraciones populares corroboran la función de guardián atribuida al dragón y, en tal sentido, aparece como el último y más dificultoso estorbo a evitar o eliminar para acceder a la posesión de la atractiva Perla.

No sólo aparece el dragón como símbolo del vigilante de bienes materiales, sino también de bienes intangibles y metafísicos como, por ejemplo, se nos muestra en el apólogo de Sigfrido, cuando se descubre que la riqueza escondida tras el dragón de los muchos ojos es la inmortalidad.

Escultura de un dragón en la Fuente de la Cascada del Parque de la Ciudadela, Barcelona
Escultura de un dragón en la Fuente de la Cascada del Parque de la Ciudadela, Barcelona

Para la tradición cristiana, el dragón forma parte de los signos emblemáticas nefastos y es un animal que hay que eliminar.

En tal sentido, son muchos los ejemplos expuestos en su iconografía, tales como el arcángel San Miguel luchando con el dragón, o el dragón que se revuelve contra la lanza de San Jorge, además de que, en ocasiones, el propio Maestro es quien aplasta la cabeza del dragón.

Para los psicólogos, la simbología del dragón representa la incipiente lucha entre los instintos primarios y la propia razón.

Este animal, que zoológicamente pertenece al orden de los saurios y que habita la zona tropical del continente asiático, está cargado de significación emblemática entre los distintos pueblos y culturas de las diversas zonas orientales; por tanto, no sólo existe una concepción simbólica, por así decirlo, negativa, relacionada con el dragón, sino también un aspecto beneficioso.

Lo cierto es que existen muchos significados emblemáticos de gran importancia referidos al dragón entre los pueblos del lejano oriente, especialmente entre la India y China, así como también entre los japoneses y las Filipinas. En tal sentido, en los pueblos del valle del Indo se identifica al dragón con Agni, personificación del cielo, que vigila con sus innumerables ojos, al tiempo que protege a quien le pide ayuda, es decir, con el origen y principio del cielo y la tierra.

Pero donde adquiere mayor importancia el significado emblemático del dragón es al relacionarlo con el poder de los emperadores, mandarines y gobernantes.

Entre los hebreos, la simbología del dragón estaba relacionada con la lluvia y de la tormenta y, puesto que escupía fuego, también era asociado al rayo.

En algunos países de occidente se halla presente la figura del dragón en sus enseñas y banderas y, así, en el País de Gales se tiene por emblema a un dragón rojo.

Simbología del dragón en diferentes zonas del mundo
Simbología del dragón en diferentes zonas del mundo

Significado y simbología del dragón en diferentes culturas

La participación de los dragones a lo largo de la historia y cantidad de culturas por el mundo ha influido significativamente en el desarrollo independiente de cada una.

En la tradición cristiana simboliza el apocalipsis, mostrando al dragón como Satanás en forma de serpiente gigante, malvada, asesina y terriblemente antigua, como un ser sabio encerrado en negatividad y crueldad.

Es importante resaltar que el dragón es una criatura fantástica, mágica y muchas veces significativa y poética, o así nos dejaron ver el cine y la literatura de antes y de ahora.

Dragón Chino

Los dragones chinos, como el Lung, el más conocido, tienen un significado que abarca los grandes secretos de un guerrero ejemplar, estos son los fundamentales:

La valentía, el heroísmo de cumplir, la audacia en cualquier plan o estrategia, perseverancia, paciencia y sin falta la nobleza de un guerrero.

Este dragón representa la superación absoluta de los obstáculos presentes, nunca bajando la guardia y siempre positivos y direccionados al éxito total, optimistas y muy ambiciosos para obtener buenos resultados.

En China los dragones son amados y venerados, se han construido capillas, estatuas, templos y demás en honor a estos seres, de los cuales se dice que tienen control total del país y sus recursos como el agua de los ríos, lagos o del propio mar.

Dragón de Japón

El dragón Fuku Riu es una leyenda reconocida en Japón, forma parte de su mitología, donde su significado más arraigado e importante es: La buena suerte. Venerado por sus propiedades benéficas y su gran sabiduría.

Las historias relatan que su forma de serpiente le ayuda a volar tan alto que visita a los dioses y por ello, los deseos que se le encomiendan, son entregados directamente a la divinidad para que se hagan realidad.

Según la leyenda, aún pueden verse surcar los cielos, y esa persona recibe la mayor buena fortuna que puede otorgar, sin embargo, también puede llevarse, de manera física a través de un talismán o tótem, al cuidarlo y frotarlo llena de energía a la persona.

Dragón inglés

O mejor conocido como el dragón del viento, llamado Henham y es inglés, forma parte de los dragones elementales, apareciendo por primera vez en 1668.

Este dragón es el mejor aporte o motivo de referencia que se usa para controlar los excesos del clima, sean agresivos o no, como también son sinónimo de la fluidez que necesita la vida personal, la movilidad del alma y sus procesos mentales.

Su función vital es proteger, y otorgar flexibilidad mental, paz y nueva apertura, novedosa y sin prejuicios para las nuevas ideas, incrementando la vida social.

Se dice que fue visto por personas ilustres de la zona de Essex, durante varios años seguidos, hasta que de repente, desapareció.

Dragón de Polonia

El dragón de Cracovia se le llama Smok Wawelski, y es de fuego, formando parte de los dragones eslavos. Se dice que este vivía en una colina de Wawel, dentro de una cueva con libertad de atemorizar y sobrevolar la ciudad, dejando atrás sólo su sombra.

Su historia tan pintoresca relata cómo un zapatero con un cordero relleno de azufre y granos de mostaza logra derrota al dragón, haciéndolo explotar de tanta agua bebida, y hereda el trono, cuando cientos de soldados fracasaron.

Las propiedades increíbles de este dragón derivan de la valentía, coraje, decisión y valor para derrotar grandes amenazas.

Como ves, la simbología del dragón es un tema complejo como pocos. Para cualquier duda, utiliza la caja de comentarios.

Mas informacion sobre este tema

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad