Simbología del macho cabrío

Por lo general, la simbología del macho cabrío aparece siempre asociada al daño y a la culpa, a lo diabólico y a lo infernal.

Su carácter maléfico ha sido recogido en la obra de los artistas plásticos de todos los tiempos; y, así, se le representa en grabados y pinturas que simbolizan escenas cargadas de misterio, en las que el macho cabrío ocupa el centro del conciliábulo.

Para los simbolistas es el animal sobre el que se proyecta la propia culpabilidad, por lo cual aparece como portador de un significado expiatorio.

Simbología del macho cabrío en la antigüedad

En muchas de las leyendas antiguas se considera al macho cabrío como un símbolo de la energía viril.

Los pueblos del valle del Indo lo relacionaban con la fuerza y la claridad solares y, al propio tiempo, lo consagraban al dios del fuego.

Los pueblos de la antigüedad clásica lo relacionaban con el dios Dionisos, con la diosa del amor Afrodita y con Pan, dios perseguidor de ninfas y de efebos. Todas las deidades enumeradas lo utilizaban como cabalgadura.

El Aquelarre, de Goya - Ejemplo de simbología del macho cabrío

El Aquelarre, de Goya

En el medievo se le asociaba con la figura del Maligno, al que se representaba con los cuernos y las patas de un macho cabrío. Se le tenía, además, por un animal lujurioso y obsceno, pues sobre su lomo transportaba duendes y brujas.

Para el cristianismo tenía, sobre todo, un significado expiatorio, pues sobre él se echaban todos los pecados del género humano, se le denominaba chivo expiatorio.

Mas informacion sobre este tema

    1. Ever 3 enero, 2016

    Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad