Simbología de la vaca

Cuando pensamos en vacas, una ráfaga sacude nuestra cabeza, siendo la más frecuente la del animal de granja por excelencia. Pero lo que mira uno, no mira lo mismo el otro, y es por eso que este bovino pasa a ser un símbolo sagrado donde otros ven solo un productor de carne y leche.

Algunos consideran el acto de ordeñarlas bastante relajante, e incluso llegando hasta el punto de ponerlo como un ritual harmonioso y de autodescubrimiento.

La vaca es uno de los animales que ha estado más tiempo a la orden del hombre, y a pesar de que en una amplia gama de cultura se le considere un ser de oficio o trabajo, la verdad es que otras la ponen en el estandarte más sagrado. Claro ejemplo de esto es la cultura hindú.

Contenidos

Hinduismo

Dos cosas: Fecundidad y maternidad. Eso es lo que se pudiera traducir cuando un hombre de India aprecia a una vaca, quien siempre se ha tomado como un símbolo sagrado, pues recuerda a la madre, con un aspecto dadivoso y noble. En una religión que aprecia a cada ser vivo, la vaca se distingue porque le hace recordar al hombre sus raíces y cómo debe serle fiel a ellas.

Matar a la vaca es matar a la madre, dirían ellos, y es que esta costumbre de venerar al bovino data de hace más de dos milenios y medio, cuando por cambios climáticos, las zonas verdes escasearon, por ende, sus vacas, y los regentes del lugar los tomaban como seres valiosos, que producían leche necesaria para la alimentación de grandes y chicos.

Eso y el abono que más pronto que tarde serviría para restaurar este hábitat verdoso, causando que su población, tanto humana como animal, no pereciera. Desde esos percances, la han tratado como un símbolo de amor y paz, que ayuda al hombre cuando más lo necesita, y que es impensable para ellos el darle fin a la vida de algún ejemplar.

Y es que no solo su pieza como tal es digna de culto, pues su orina y excrementos son usados en innumerables recetas y medicinas, añadiéndole más peso a su veneración.

Simbología de la vaca

Simbología de la vaca

El toro

Su contraparte dista mucho de la imagen simple y amorosa de su otro género. Pues este animal es considerado agresivo y de fuerzas sexuales. Pero, de igual manera es visto como un símbolo sagrado y bastante respetado.

Egipcios

Los egipcios por su parte, eran más cósmicos con sus visiones, pues veían a la vaca como un símbolo geográfico, a la cual les gustaba representar con cuatro estrellas en su vientre, significando los cuatro cuadrantes cósmicos de la tierra. También remembraba la vía láctea como Nut, la primigenia de la alegría y la maternidad.

Nórdicos

Su visión era más simplista, ya que Auðumbla, la vaca primigenia, provenía del mundo de las tinieblas, Niflheim, y que fue aquel ser que alimentó al gigante de hielo Ymir, siendo entonces venerada como un símbolo de abundancia, alimento y fuerza, pues ella fue quien dio fuerzas a la dinastía que tarde o temprano desembocaría en los dioses más famosos como Odín o Thor.

Mas informacion sobre este tema

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad