Supersticiones

Es sabido que según la tradición «Romper un Espejo» trae mala suerte durante 7 años. Las supersticiones relativas al espejo se cuentan entre las mas antiguas. Ya que hacen referencia a que nuestro reflejo esta en el y si se rompe nos hacemos daño a nosotros mismos. Dañar un espejo es dañar el alma. La leyenda del vampiro refleja con la mayor fidelidad el aspecto negativo de las supersticiones relativas al espejo, ya que como se sabe que el vampiro no tiene alma, pues no tiene reflejo. Mientras el vampiro poco a poco va apoderándose de su víctima, esta también poco a poco va perdiendo reflejo. Recordemos que los vampiros no se ven reflejados en el espejo. En lo que respecta a la mala suerte o a influencias negativas durante 7 años, la Tradición Popular dice que cada 7 años dura un periodo de la mala suerte, ya que el cuerpo experimenta un cambio en su constitución fisiológica precisamente cada 7 años. Pero existen remedios para evitar que esta acción se produzca. Por ejemplo si recogemos los trozos del espejo roto y los lavamos en un río que fluya hacia el Sur, entonces la mala suerte desaparecerá. Pero no es aconsejable mirarse en un espejo roto.

Si eres propietario de una tienda o negocio, la Tradición Popular nos dice que no debes barrer la acera hasta finalizar la jornada, ya que se dice que barriendo, a parte de llevarte polvo o basura también te llevas las «Ganancias del Dia«. Si eres sastre o fabricante de prendas de vestir, siempre debes empezar a trabajar por el lado izquierdo de la prenda y no debes hacer girar nunca un colgador por el gancho de metal ya que si lo haces puede que debas abandonar el negocio. Tampoco debes silbar mientras estés trabajando o ahuyentaras el trabajo. Debes tener también mucho cuidado con rodearte de gente que sea propensa a los accidentes, ya que su presencia puede embrujar tu oficina o taller

Supersticiones

Segun la Tradición hay que llevar siempre una moneda de plata o de oro en todo momento, cuando se intervenga en negocios financieros. El origen de la idea de que la Buena Suerte reside en una moneda se encuentra en el mundo de la navegación. Antiguamente, los barcos nuevos se construían con una moneda de oro en la base del mástil y otra en la quilla. El mástil y la quilla eran las dos partes mas vitales del barco, y por lo tanto requerían la mayor buena suerte. Pero el oro y la plata tenían una clara diferencia en lo que se refería a la suerte. El Oro es el que nos da el éxito y la buena fortuna y llevarlo en transacciones financieras nos dará éxito. La Plata es un Poder Pasivo, y las personas que lo lleven en operaciones de dinero deberán usar la serenidad y el buen criterio y quizás sea ya alguien que es muy rico y que ha obtenido muchos éxitos

Se dice en Artes Magicas que «Hay que cortar el pelo del perro que te ha mordido«. El pelo es una importante substancia supersticiosa, pero en este caso lo mas importante es la mordedura mas que el pelo. Y es que La «Tradición Supersticiosa» nos viene a decir que existe un viejo concepto a seguir: «Lo igual cura a lo igual«. La superstición tiene su origen en la historia de un hombre al que mordió un perro. El hombre agarró al animal, le cortó el pelo y utilizó el mismo para cortar la hemorragia. Después se quedó el pelo, creyendo que tenia virtudes curativas para cualquier herida que el u otra persona pudiera sufrir.

Se dice en varios estados de Estados Unidos, que la acción de subir una escalera que tenga un numero impar de travesaños trae muy buena suerte, mientras que ocurre lo contrario cuando se pasa por debajo de una de ellas. El origen de las supersticiones basadas con las escaleras viene del miedo al Patíbulo. En Europa y en Norteamerica, durante anteriores periodos históricos, el patíbulo solía ser alto y generalmente había que usar una escalera de mano para colocar la soga en la posición correcta, y luego había que usarla también para retirar el cadáver. Cualquiera que pasase por debajo de la escalera, se encontraba ante la muerte en mas de un sentido y de ahí nos viene esta enigmática y antigua superstición.

Se dice desde muy antiguo que el acto de poner los zapatos encima de la mesa trae muy mala suerte. Desde tiempos inmemoriales se ha evitado el colocar encima de una mesa los zapatos que se va a usar, por ejemplo antes de ir a trabajar. La creencia popular, decia que esa acción podía traer consigo la perdida del trabajo. El obscuro origen de esta antigua tradición proviene que en la antigüedad, se solía poner encima del ataúd los zapatos del difunto

Uno de los puntos culminantes de la Tradicion Negra de las Supersticiones nos viene dados con el paso de una ambulancia. Se dice que cuando pasa una ambulancia, «La Muerte y la Aflicción estan el aire…«. A finales del siglo pasado se decía en Inglaterra que los niños de Londres se alzaban el cuello del abrigo cuando veían una ambulancia y decían: «Cógete el cuello. No tragues. Nunca pilles la fiebre«. Parte del ritual consistía en contener el aliento y apretarse la nariz con dos dedos hasta que se veía un perro negro o castaño. Toda esta antigua y aterradora superstición venia de rémoras de la maléfica «Peste Negra» y de los azotes que provocó en la población

Las Joyas Reales y la Corona del Soberano o del Estado contienen poderes mágicos o especiales. Esta es la antigua tradición. La corona y el cetro, que siguen utilizándose en Inglaterra, para celebrar e inaugurar el reinado del nuevo Rey o de la nueva Reina, se derivan del nimbo del mas antiguo Dios Sol, guirnalda que rodea al monarca con un enjoyado halo de luz y poder y la varita mágica. Y es que hace solo 200 años se creía que los Reyes poseían facultades curativas y que por medio de la «Imposición de Manos» podían curar el llamado «Mal del Rey», enfermedad denominada también «Escrofula» que producía hinchazones desagradables en la garganta. Desde hace cientos de años, debajo del trono del monarca de Inglaterra, se encuentra la «Piedra de la Coronación» símbolo de poderes sobrenaturales que protegen a la soberana o al soberano sentado y la nación contra el Mal.

Las antiguas costumbres nos hablan de la «Supersticion de Santiguarse y cruzar los Dedos«. La costumbre de santiguarse como acto de adoración o contra la incertidumbre es tan común que a penas pensamos en ella. Cada vez que hacemos una promesa que tememos no poder cumplir, el gesto mas común es el de cruzar los dedos para protegernos del fracaso. Cada vez que deseamos algo que tememos que quizás no ocurrirá, cruzamos los dedos. Cada vez que buscamos la buena suerte cruzamos los dedos. Una manifestación mas reciente del lado mas tenebroso de la «Magia Supersticiosa» junta la Cruz y la Encrucijada en la Horca. Donde los malhechores y las brujas eran colgados durante la Época Medieval. El cadáver se enterraba luego en el terreno no consagrado a la vera del camino

Las viejas tradiciones dicen desde antiguo: «El Martes y 13 siempre trae mala suerte«. Desde hace muchos, muchos años la superstición que rodea al Martes y 13 se compone de una extraña selección de elementos diferentes que de un modo u otro han dado en concentrarse en un solo día: El Martes. Decía el saber popular: «Llegó la hora, El Martes, decís las viejas, de toda la semana el día mas infortunado.». En cuanto a los sajones no es el martes sino el Viernes junto también al numero 13. El origen por supuesto es cristiano ya que Jesucristo murió en Viernes. Pero esta superstición se vio incrementada por la imprudencia de un Capitan llamado Friday (Viernes en Ingles) ya que se negó a que se colocara la moneda de oro debajo del mástil de su nuevo barco, sino que también se negó a que ataran la tradicional cinta roja al primer clavo que se empleó en su construcción, además de ordenar que la construcción del barco comenzara en Viernes. Y salió a la mar en Viernes. Podéis imaginaros, que del barco y del capitán y su tripulación nunca mas se supo

Las Antiguas Tradiciones nos han legado curiosos y misteriosos casos que sin duda son de lo mas intrigante. Así existe una curiosa superstición en Inglaterra, la cual consta que lo único que hace es mantener a la Monarquía. Y es así, en la Torre de Londres existe un lugar que por supuesto se muestra a los visitantes que es el «Lugar de los Cuervos». La leyenda, la superstición, la Tradición, decidle como queráis, sostiene que en las alas de los cuervos reside la protección a la Corona y a sus instituciones. La Antigua Tradición afirma que si los cuervos deciden irse, la monarquía británica caerá. Los cuervos han estado en las proximidades de la Torre desde antes de la época de Enrique VIII y durante los últimos siglos se ha asegurado su presencia por medio de buenos alimentos, mucha atención y la «juiciosa» medida de recortarles las alas.

Las Reglas mas Antiguas sostienen que cuando un país va a la guerra, se somete a todos los efectos, ante el dios de la tribu y con la protección del mismo, se dispone a asesinar a sus semejantes del otro lado del mar con el grito de batalla, que en otra época era el de los Sacrificios Humanos. Durante la Segunda Guerra Mundial muchas personas llevaban siempre encima una pata de conejo que frotaban fervorosamente con las manos cuando se veían obligados a circular por la calle de noche. ¿De donde procede la Leyenda de la Pata de Conejo? Pues bien, su origen mas antiguo no proviene de los conejos, sino de las liebres. Se dice que las Brujas Galesas del siglo XII, se transformaban en liebres para sorber la leche de las mujeres embarazadas. De ahi surgian curiosas costumbres que mas adelante relataremos. Pero lo cierto es que los soldados en todos los tiempos han ido siempre cargados de amuletos y rituales para defenderse de los males de las guerras

Mas informacion sobre este tema

    1. Rafael 27 agosto, 2015

    Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad