Trisquel

Hay un simbolismo común en todas las culturas del mundo desde la antigüedad, y hoy mismo, ese simbolismo sigue siendo representativo debido a que cuentan con una energía especial, forman parte de la geometría sagrada. Se trata de una simbología que encontramos en los orígenes de las culturas, en el caso del trisquel, en los celtas, una de las culturas más antiguas de Europa. El trisquel es capaz de generar una energía purificadora para la mente, llevar la luz al espíritu y neutralizar la oscuridad del alma de los hombres.

Además, el trisquel protege contra los enemigos, sean visibles o invisibles.

Vinculado a la magia de los elementos naturales, esta cultura mística , formó el origen de los emblemas heráldicos que posteriormente utilizarían nobles y religiones.

Las tres espirales o el trisquel es un símbolo que forma parte de la magia, las leyendas celtas y el arte. Pero el trisquel aparece en culturas lejanas, como en el Tibet, lo que demuestra un origen común y supone un profundo misterio.

El trisquel tenía carácter divino para los celtas, que lo relacionaban con la trinidad que forman cuerpo, mente y alma. Los chinos utilizan el mismo símbolo, aunque para ellos significa hombre, cielo y tierra.

El trisquel es la creación, este símbolo estimula la creatividad y es un protector excelente para la salud. Es un talismán muy positivo para quien lo lleva.

El poder que los celtas le atribuyen era proteger a todos los niveles, incluida la salud, sus formas tienen la capacidad de equilibrar las energías del cuerpo, evitando así los desequilibrios tanto mentales como físicos, dando a quien lo lleve, el bienestar, la salud y la protección de las energías naturales y esotéricas, así como contra los hechizos comunes en su época.

Tiempo atrás, en la cultura china, es en el arte del Feng Shui, donde se utiliza con el mismo concepto, siendo capaz de neutralizar las energías negativas de la tierra (a nivel telúrico) y cósmico (celestes), y humanas. Las energías humanas pueden ser muy peligrosas, sobre todo las relacionadas con emociones como la envidia y el odio, dependiendo de la fuerza que tiene la persona que emite el receptor puede ser desequilibrante, llegando incluso a causar la muerte.

Triskel

Triskel

El Trisquel tiene el poder de protegernos frente a estas situaciones, generando positividad, energías del amor capaces de eliminar potenciales amenazas que nos llegan desde diferentes planos. Este amuleto también es denominado el de las “Tres espirales“, que tiene que ver con la fluidez , ya que el símbolo de rotación que muestra el interior y el exterior del círculo, lo que resulta en la simplicidad, “Dar y Recibir” para llegar al equilibrio de las cosas.

El trisquel representa los dos sentidos de giro, la dualidad de las fuerzas que de forma natural interactúan con la naturaleza y su número (tres) en perfecto equilibrio .

El número de elementos que forman el trisquel es nueve (dos veces tres espirales y tres circuitos internos), a ello hay que añadir el círculo exterior que conforma el número de la perfección (el 10). El círculo exterior tiene una doble función, la primera, representa el todo y una segunda: no tiene comienzo ni fin, el equivalente al “Uroboro” o serpiente que se muerde la cola en constante renovación.

El Trisquel se manifiesta tanto al principio como al final del desarrollo eterno y del aprendizaje, es como una manifestación divina de la Trinidad. Para los antiguos, el trisquel era una forma de conexión directa con Dios. Este símbolo sagrado era de dominio exclusivo de los druidas que conocían su alcance y poderes a la perfección. Por ello, eran tenidos por pequeños dioses andantes o templos vivientes de la sabiduría.

También fue utilizado como un talismán mágico o llave que les permite el acceso a otros niveles de dimensión para obtener las respuestas o conocimientos que querían encontrar, ver, según la leyenda, la fiebre y heridas podían sanar y llevar a las almas de los muertos, para que se reunieran con sus seres queridos. Se ha dicho que los druidas utilizaban el trisquel para entrar en un estado de meditación, donde se ponían en contacto con los dioses.

Para los druidas este símbolo era el acceso a los secretos del culto, junto con la hoz, el muérdago, el caldero y la varita, les daba el poder que tenían para completar sus rituales y que les diferenciaba del resto de personas.

El Trisquel es considerado como una llave interdimensional que te permite acceder al conocimiento o viajar al pasado y al futuro, estableciendo una conexión con los dioses.

Los druidas conocían sus secretos y meditaban mirándolo fíjamente. De esta forma podían desmaterializarse y viajar grandes distancias, según las leyendas Los druidas realizaban el símbolo del trisquel en los árboles del bosque y las piedras, ya que como ya se ha dicho, representa portales interdimensionales, un disparador de viaje astral, como se conoce en el Oriente.

Los giros del trisque son consistentes con las rotaciones de los famosos chakras hindúes, que todos tenemos en nuestro cuerpo, incluyendo 7 principales en los mismos lugares donde se encuentran las glándulas más importantes del sistema endocrino humano.

Esta energía proporcionada por las ruedas gira en una dirección determinada y se equilibran cuando la persona está sana, desequilibrándose cuando hay un problema biológico o emocional.

Mas informacion sobre este tema

    1. Juan 13 febrero, 2015
      • DIEGO GUZZI 27 octubre, 2016
    2. Eliseo 5 noviembre, 2016
    3. darkangel 30 noviembre, 2016
    4. Elizabeth Silva 19 diciembre, 2016

    Leave Comments

    • Responsable: Octavio Ortega Esteban
    • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
    • Legitimación: Tu consentimiento
    • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
    • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
    • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
    • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad